cabecera pau ninja podcast

Leonardo da Vinci: el rey de los multipotenciales

Escuchar ahora
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en noviembre, 2021

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

#257. No ha habido caso de mayor éxito multipotencial que Leonardo Da Vinci. La frase de «aprendiz de todo, maestro de nada» no puede aplicarse al bueno de Leo porque pocos maestros llegaron a su nivel de especialidad.

Cuando pensamos en Leonardo da Vinci, es probable que lo primero que nos venga a la mente sea la Mona Lisa.

Claro que fue uno de los artistas más famosos del mundo, pero el bueno de Leo fue mucho más que esto. De hecho el tipo nunca se consideró a sí mismo como un artista.

Seguramente lo podríamos considerar a Leonardo da Vinci como uno de los primeros multipotenciales de éxitos de la historia.

Cuando le envió una carta al gobernador de Milán describiendo sus fortalezas para que le diera un trabajo, listó diez habilidades distintas. Y casi como un añadido al final, mencionó que también sabía pintar. Pero el motivo por el que sus obras de arte son tan realistas y detalladas es que invirtió buena parte de su tiempo en el estudio de la ciencia. Una de sus tantas pasiones.

Estudios de Leonardo da Vinci

Leonardo da Vinci nació en 1452 en un pueblo cerca de Vinci, a las afueras de Florencia. Fue el hijo ilegítimo de la hija de un granjero y de un abogado que lo petaba. No recibió educación formal, pero sus dotes artísticas fueron evidentes desde que era un chaval. Cuando tenía 15 años, estudió en Florencia con el aclamado artista Andrea del Verrocchio.

La historia cuenta que cuando ayudó a Verrocchio a pintar un ángel en el “Bautismo de Cristo”, su versión era tan superior que su maestro juró no volver a coger un pincel.

Eso dicen.

Multipotencialidad

Lo que pasa es que se ve que Leonardo era lento pintando, y no llegó a terminar muchas de sus obras.

Os suena esto ¿no? típico de multipotencial o disperso de miierda. Que empiezas mil cosas y lo dejas todo a medias porque ya te está llamando la atención de otra cosa.

De Leo sólo sobreviven un par de docenas, una nimiedad en comparación con otros artistas. Por ejemplo, Van Gogh dejó más de 2.000 obras detrás. Entre ellas su oreja.

Anatomía humana

A Leonardo no sólo le interesaba el aspecto que deberían tener la naturaleza y el cuerpo humano sobre el lienzo. Quería saber por qué tenían el aspecto que tenían. Por esto fue capaz de darle a la Mona Lisa ese aspecto tan misterioso porque estudió todos los músculos que intervienen en la sonrisa. Porque dedicó buena parte de su tiempo a estudiar la anatomía humana.

Si querías aprender sobre anatomía humana en el siglo XVI, no es que hubiera una forma sencilla de hacerlo. No había manuales de medicina y, por supuesto, no podías buscar una imagen en Google. Por lo tanto, Leonardo hizo sus estudios de la única forma que podía: examinando cadáveres.

Los hospitales se mostraron entusiasmados en apoyar sus investigaciones artísticas así que le dieron acceso a cadáveres. En concreto, llegó a diseccionar más de 30 cuerpos a lo largo de su vida, llenando miles de páginas con notas y dibujos detallados.

Por cierto que tenía la costumbre de escribir sus notas al revés. Le gustaba ir de derecha a izquierda. Como un árabe casi. Además, era zurdo. Por eso algunos han especulado con la posibilidad de que hiciera esto para evitar que la tinta se corriera. Así que sus textos manuscritos se pueden leer normalmente si se ven en un espejo. Algo que no hubiera hecho si hubiera tenido la intención de publicar sus notas.

Proporciones humanas

En cualquier caso, sus representaciones del cuerpo no son sólo muy bonitas. También precisas. Tanto, que sus dibujos se pueden utilizar para enseñar anatomía.

En este sentido, una de sus obras más famosas que ilustra perfectamente la fusión de arte y ciencia es el Hombre de Vitruvio, que representa las proporciones del cuerpo humano según Vitruvio, que fue un arquitecto romano: los brazos extendidos del hombre equivalen a su altura, lo que es sorprendentemente acertado para la mayoría.

Corazón humano

Al igual que yo con mi ex, Leonardo estaba especialmente obsesionado con el corazón, que describió como un “maravilloso instrumento inventado por el Maestro Supremo”.

Muchas de sus conclusiones médicas sobre el corazón resultaron ser increíblemente precisas. Y de nuevo, por la tecnología que había en el siglo XVI, es flipante.

Fue el primero en describir el corazón como un músculo que tiene cuatro cámaras, con válvulas que se abren y se cierran para que la sangre fluya a través del órgano.

También fue el primero en reconocer la arteriosclerosis. Hacia el año 1506 vio cómo un hombre de 100 años se murió de forma repentina. Pues le dio por diseccionar su corazón. Ahí vio que sus arterias se habían estrechado deduciendo que eso fue lo que le mató.

En este sentido, estaba muy adelantado a su tiempo: la arteriosclerosis no sería descrita por un médico hasta más de 150 años después.

Pero es un misterio por qué nunca publicó ninguno de estos trabajos.

Sus notas no fueron descubiertas hasta finales del siglo XIX, más de 250 años después de su muerte.

Si se hubieran conocido durante su vida, podrían haber tenido un efecto inimaginable en la comprensión del cuerpo humano, y posiblemente había ayudado a los médicos a encontrar formas de curar ciertas enfermedades.

Tal vez incluso ahora estaríamos aún más adelantados en medicina.

Plantas y botánica

Al igual que estudió el cuerpo para mejorar sus pinturas y eso hizo que se obsesionara con la anatomía, estudió las plantas para mejorar su arte y acabó obsesionándose con la botánica.

Dibujaba la mayoría de sus obras más delicadas usando tiza roja.

Sus bocetos de plantas eran tan precisos, que podrían haber sido considerados como estudios científicos.

Flujo del agua

Por ejemplo, en su estudio sobre una planta llamada Estrella de Belén, las espirales formadas por las hojas recuerdan al movimiento del agua, otra de sus obsesiones.

Leonardo dedicó mucho tiempo a entender el flujo del agua.

La mayor parte del diario científico de 72 páginas llamado Códice Leicester está dedicado al movimiento del agua en mares, ríos y canales.

Bill Gates lo compró por casi 31 millones de dólares, convirtiéndolo en el libro más caro jamás vendido.

Leonardo también inventó un tipo de esclusa que utilizan en la actualidad muchos canales. La esclusa que diseñó estaba formada por dos paredes que se unen formando ángulos de 45 grados.

Aerodinámica

Además, sus contribuciones a la ingeniería abarcaron desde las aguas hasta los cielos.

En concreto, mientras trabajaba como ingeniero militar para el Duque de Milán en la década de 1490, esbozó una máquina voladora a la que llamó Tornillo Aéreo. Un dispositivo pensado para ser movido por cuatro hombres que empujarían cuatro mangos de madera en un movimiento circular.

Creía que esto generaría suficiente fuerza como para levantarse del suelo. Pero si hubiera intentado crear un prototipo, habría sido demasiado pesado.

De todos modos no se le dio nada mal a él tampoco: los principios básicos del despegue proporcionaron los fundamentos básicos de los helicópteros modernos.

Para

También hizo bocetos de un paracaídas, especulando que si una persona tuviera una carpa hecha de lino con las proporciones correctas, podría saltar desde cualquier altura sin lesionarse.

De nuevo, no llegó a construir un prototipo de verdad, pero cinco siglos después, en el año 2000, un paracaidista británico puso en práctica la idea de Leonardo da Vinci y consiguió que funcionase.

Matemáticas

Claramente, Leonardo tenía confianza en sus propios diseños, e incluso llegó a utilizar algunas ecuaciones. Fijaros que hasta aplicó las matemáticas a sus cuadros.

En el de “La Última Cena”, una de sus obras más conocidas, es un ejemplo perfecto del uso del principio matemático de la perspectiva.

En esta pintura, Jesús comparte una última cena con sus doce discípulos antes de que le crucificasen. Pues bien, todas las líneas de la pintura convergen en un único lugar, conocido como el punto de fuga, que se corresponde con el propio Jesús y que permite central en él la atención. Esto lo hizo para enfatizar la importancia de Cristo.

Pintura

No tenía miedo de probar nuevas técnicas de pintura.

La forma tradicional de pintar en Florencia consistía en delinear la imagen para darle un aspecto muy nítido.

En vez de eso, Leonardo perfeccionó una nueva técnica llamada esfumado o sfumato, que significa “desvanecer” o “evaporar” en italiano. Consiste en evitar los bordes definidos  mezclando todo para que no haya líneas.

La Mona Lisa es un ejemplo clásico del uso del esfumado, sobre todo en las sombras que rodean los ojos.

También comenzó a experimentar con nuevos materiales para pintar. Los artistas del Renacimiento empezaron a abandonar la pintura al temple donde se mezclaba clara de huevo y agua.

En vez de eso, preferían la pintura al óleo, que permitía unos colores más intensos y un mayor contraste. El problema era que las pinturas al óleo eran complicadas de elaborar, y su calidad fluctuaba mucho.

Química

Así que Leonardo da Vinci se puso el sombrero de químico y preparó sus propios pigmentos usando aceite de linaza con alrededor de un 5% de cera de abeja, lo que evitaba que la pintura se oscureciera sobre el lienzo.

El rey de los multidisciplinares

Llegados a este punto podemos decir que el arte de Leonardo da Vinci es una fusión de biología, química, ingeniería, matemáticas y física.

Pudo utilizar todas estas habilidades cuando, con más de sesenta años, el rey Francisco I de Francia le nombró como “el primer pintor, ingeniero y arquitecto real”.

Su última obra no fue una pintura, sino una fiesta que dio en verano de 1518 en su residencia del Château du Clos-Lucé, el castillo de verano del rey situado en el centro de Francia, para agradecer al monarca su generosidad.

En esta fiesta hubo un espectáculo en la que los actores se vistieron como planetas rodeados por el Sol y la Luna.

¿Estaríamos hablando del primer cosplay de la historia?

Podría ser, pero Leonardo los hizo vestir así porque quería explicar por qué es posible ver luz entre los dos extremos de una Luna creciente: propuso que se debía a que la luz del Sol llegaba a la Tierra y se reflejaba hacia la Luna. Es lo que conoce como la luz cenicienta.

Una teoría muy extravagante para la época.

De hecho, la mayoría de la gente ni siquiera sabía que la Tierra orbitaba alrededor del Sol. Así que, una vez más, se había adelantado a su época.

Cuando Leonardo da Vinci falleció en este castillo el 2 de mayo de 1519, dejó tras de sí miles de páginas de notas y dibujos para generaciones futuras.

Es posible que fuera conocido sobre todo por su arte, pero para para algunos ha sido un aprendiz de todo, y maestro también de todo.

Seguramente la persona multidisciplinar más influyente de la historia que nos enseña cuál puede llegar a ser el potencial de una persona multipotencial. No sólo a nivel individual y personal, pero también para la sociedad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría