cabecera pau ninja podcast
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en diciembre, 2022

¿Sientes que te estás cansando de viajar? Esto podría ser un signo de fatiga o desgaste por viajar.

El burnout (desgaste o agotamiento) se define como «el colapso mental o físico debido al exceso de trabajo y al estrés».

Podrías estar experimentando un burnout si alguna vez te levantas sintiéndote abatido y agotado, como si quisieras abandonar el día antes de que haya empezado. Son días en los que lo único que quieres hacer es meterte debajo de las sábanas y no moverte en todo el día.  Creo que la mayoría de nosotros hemos tenido uno o más de estos días en un momento u otro.

Qué caracteriza el cansancio de viajar

Ventana de avion

Ahora bien, aunque a menudo oirás el término «agotamiento» cuando se trata del tema del trabajo o de la universidad, también puede golpearte en la carretera, cuando estás de mochilero. Sé lo que estás pensando… «¿Viajar? Lo que hacemos para desestresarnos y escapar del mundo laboral. ¿Por qué no disminuye esto mis posibilidades de sufrir burnout?».

Es una pregunta justa, pero el agotamiento puede golpearte mucho más fácilmente de lo que la mayoría piensa.

Razones principales por las que estás cansado de viajar

Hay dos causas principales del agotamiento por viajar cuando se trata de ser mochilero y vivir la vida en la carretera:

Nunca, mentalmente, escapar completamente de la vida en casa

Aunque te hayas ido físicamente, tu mente sigue atascada en casa, en el trabajo o en otros asuntos.

Viajar demasiado rápido

Viajar demasiado deprisa se ha convertido en un problema en los últimos años, ya que todo el mundo intenta abarcar ciudades enteras en unos pocos días y países enteros en un par de semanas o menos. Aunque esto sigue siendo indudablemente mejor que el trabajo habitual de 9 a 5, no hay duda de que se trata de un entorno de alto estrés y alta carga de trabajo.

Entonces, ¿qué podemos hacer para evitar que el agotamiento nos golpee? Para eso está esta guía. En primer lugar, empezaremos por ver los síntomas del agotamiento y lo que puede causarlo en la carretera. Y luego, nos adentraremos en cómo curar estos síntomas y cómo evitar el agotamiento por completo.

Así que si buscas una experiencia mochilera más relajante, agradable y satisfactoria, sigue leyendo.

Síntomas del desgaste en los viajes

El agotamiento es como una pared de ladrillos en medio de la carretera. Sólo te golpeará si no lo ves venir. Por suerte, hay muchas señales de advertencia temprana que sugieren que puedes estar sufriendo el agotamiento de los viajes, o que puedes estar dirigiéndote hacia un choque en un futuro próximo.

Ventanilla de avión con ciudad de fondo.

Estrés o ansiedad elevados

Puede que pienses en esto como algo puramente relacionado con el trabajo, pero puede ser igual de común en el camino de los mochileros. Si viajas constantemente a nuevos lugares, no te quedas en ningún sitio más que unas pocas noches, no tienes nunca un momento libre programado en tu día, todo eso te va a pasar factura en algún momento.

Sentirse desinteresado

Sentirse desinteresado e incapaz de concentrarse en una tarea determinada es un signo revelador de que el agotamiento se acerca.

Negatividad y autocrítica

El agotamiento puede hacer que te sientas más negativo de lo habitual, tanto hacia los demás como hacia ti mismo.

Atracones

Todos hemos pasado por eso, ¿verdad? Nos estresamos o nos sentimos totalmente abrumados (quizás por viajar demasiado rápido o por meter demasiadas cosas en nuestro itinerario) y recurrimos a darnos un atracón de nuestra comida reconfortante favorita. Suelo saber que estoy al borde del agotamiento cuando me descubro en el McDonald’s local, en lugar de en un lugar local o en un carrito de comida callejera.

Comer distraído

Otro síntoma común y una señal temprana de fatiga de viaje es si te encuentras distraído al comer. Esto puede significar que estás comiendo y en tu portátil o tableta al mismo tiempo. El trabajo puede esperar. Netflix puede esperar… Sobre todo cuando se viaja.

Agotamiento mental

A esto me refería al principio, cuando sólo quieres pasar todo el día en la cama; no necesariamente por la somnolencia, sino por el total agotamiento mental y emocional.

Preocupación constante

Tienes las mismas preocupaciones y miedos dando vueltas en tu cabeza, de forma repetida. Y, pase lo que pase, parece que no puedes acallar el ruido.

Enfermedad física

Esto llegará bastante lejos en el proceso de agotamiento, así que es de esperar que nunca llegues a esta fase, pero puede ocurrir. Si estás constantemente haciendo cosas durante el día y luego te vas de fiesta hasta la madrugada y no tienes en cuenta ningún tiempo de inactividad en la ecuación, en algún momento todo se volverá contra ti.

Un sistema inmunitario suprimido

Los viajes en sí mismos pueden comprometer tu sistema inmunológico. ¿Has notado alguna vez que es mucho más probable que enfermes después de viajar que si te hubieras quedado en casa?

De hecho, es 100 veces más probable.

Esto es una consecuencia del jet lag, el acto físico del viaje y la exposición a bacterias y virus a los que su cuerpo no ha estado expuesto (y por lo tanto no ha creado anticuerpos para combatirlos).

Un sistema inmunitario deprimido es un síntoma común de la fatiga de los viajes. Es necesario que cuidemos nuestro cuerpo, especialmente después de un viaje.

Aumento del consumo de alcohol

En este caso, es un poco más difícil de saber, ya que beber y ser mochilero parecen ser sinónimos. Las banderas rojas deberían levantarse cuando empiezas a beber para escapar de las preocupaciones y los miedos de tu cabeza, para olvidarte de tus tensiones y para combatir el agotamiento mental.

Pero, ¿probar la cerveza local cuando comes fuera? Hazlo. ¿Salir de fiesta con tus nuevos compañeros de albergue de mochileros? Bebe todo lo que quieras. Sólo asegúrate de que el alcohol se utiliza como potenciador de la fiesta y no sólo como reductor del estrés.

Causas del agotamiento en los viajes

Ya hemos hablado de los síntomas a los que hay que prestar atención, pero eso es después de que el agotamiento se haya producido. ¿Qué causa el agotamiento en los viajes? Para saber cómo evitar el agotamiento en los viajes, tenemos que entender, para empezar, qué lo causa.

Persona caminando con valija.

No dormir lo suficiente

Todo el mundo es diferente cuando se trata de dormir, pero la mayoría de nosotros necesitamos entre siete y ocho horas de sueño de calidad para minimizar el riesgo de agotamiento. Si sólo dormimos un par de horas cada noche, el agotamiento es casi inevitable y nos acabará alcanzando.

No hacer suficiente ejercicio

Puede ser difícil mantenerse en plena forma mientras se es mochilero. Sí, hay mucho que caminar, explorar y aventurarse, y eso tiene sus beneficios físicos, pero es mucho más difícil programar un entrenamiento o salir a correr que en casa. El ejercicio es un conocido potenciador del estado de ánimo y de la energía, por lo que sin él es probable que nos sintamos más perezosos, negativos e -irónicamente- más cansados.

Prisas constantes

¿Siempre recoges tus cosas en el último momento? ¿Siempre corriendo para coger el avión, el tren o el autobús? El agotamiento podría estar en tu camino.

No hay descansos

Los descansos son importantes; en el trabajo, pero también en la vida. Y eso no cambia cuando se trata de la vida en la carretera. Mucha gente vuelve a casa de un viaje menos relajada que cuando se fue porque no se dio ningún descanso. Era ir, ir, ir el 100% del tiempo.

Horarios de viaje agitados

Cuando estás ansioso por aprovechar al máximo tu viaje, es posible que quieras hacer demasiadas cosas. Los monumentos, los paisajes, la degustación de la comida local, el disfrute de la vida nocturna y la visita a los lugares más importantes suelen formar parte de la mayoría de las agendas de viaje…a veces todo en un solo día.

Si organizamos de esta manera nuestro viaje, es muy posible que experimentemos la fatiga del viaje. Y con razón. No estamos dejando que nuestro cuerpo se relaje.

Intenta reducir la velocidad, tomar descansos adecuados y planificar las cosas de acuerdo con las necesidades de tu cuerpo.

Desorganización 

Cuando se trata de viajar, hay dos tipos de personas:

  • Los que lo hacen todo a última hora
  • Las que lo tienen todo bien organizado y se ciñen a un plan bien trazado.

Si usted pertenece a la primera categoría, es probable que experimente antes la fatiga del viaje. Hacer las maletas en el último momento, estresarse por perder el vuelo o el tren y organizar el viaje en el último momento sólo provocará un estrés indeseado. Esto se reflejará más tarde en forma de fatiga de viaje.

Diferencias entre el jet lag y la fatiga por el viaje

A menudo se utilizan indistintamente, pero hay una diferencia significativa entre la fatiga de viaje y el jet lag. Mientras que la fatiga de viaje puede ser causada por cualquier medio de transporte, el jet lag está relacionado con el avión y las zonas horarias.

Chico cansado

El jet lag suele producirse cuando se viaja a través de cinco o más zonas horarias. La recuperación puede llevar de 3 a 5 días. Se debe a que el reloj natural del cuerpo (ritmo circadiano) no puede seguir el ritmo del cambio de zonas horarias. El jet lag se caracteriza por el insomnio y la somnolencia diurna. Algunas personas también experimentan disforia, disminución del rendimiento físico, dificultad para pensar o alteraciones gastrointestinales.

La fatiga de los viajes es diferente del jet lag, ya que se produce incluso en viajes cortos. La fatiga se debe a la inmovilidad prolongada, a los patrones irregulares de sueño y alimentación y a la deshidratación. Tanto la fatiga de viaje como el jet lag pueden producirse incluso a la vez.

La luz es un factor clave en el mantenimiento de nuestros relojes corporales. La glándula pineal, adyacente al nervio óptico en nuestro cerebro, segrega melatonina que mantiene el cuerpo en un ritmo regular. El ritmo circadiano ordinario es de aproximadamente 25 horas. Dado que utilizamos relojes de 24 horas, el ciclo día/noche está condicionado por la luz. Sin las señales luminosas, funcionaríamos con un horario de 25 horas.

Por lo tanto, programar la exposición a la luz ayuda a mejorar el jet lag. Otras opciones son garantizar la duración y el horario óptimos del sueño así como las siestas cortas durante el día que pueden ser útiles, pero hay que tener cuidado de no dormir más de 30-60 minutos para no empeorar el insomnio.

Viajar al este es más duro para nuestro sistema que viajar al oeste. Cuando se atraviesan más de ocho husos horarios, es útil exponerse a la luz por la mañana si se viaja hacia el este y por la tarde si se viaja hacia el oeste.

Formas de evitar el agotamiento en la carretera

Ya hemos hablado de cómo y por qué te afecta el agotamiento en los viajes, pero ahora vamos a entrar en materia… Cómo evitar realmente el agotamiento para empezar. Cuando viajamos, nuestros horarios y rutinas diarias cambian. Eso es inevitable. Y, cuando esto ocurre, muchos mochileros no nos adaptamos bien a ello.

Chica acostada.

En lugar de vernos forzados a estos cambios de hábitos a regañadientes, si nos preparamos mejor para ellos, podremos afrontarlos, adaptarnos mejor a la vida de mochilero y conseguir evitar el agotamiento por completo.

Haz tiempo para dormir

En los aviones. En los taxis. En los trenes o autobuses nocturnos. Si es necesario, hazlo. Digamos que a tu iPhone le queda un 10% de batería. Sin cargarlo, no funcionará ni se encenderá. Si nuestro cuerpo es el teléfono, el sueño es el cargador y la cama es la toma de corriente en la pared.

Ten un horario de ejercicio (simplificado)

Sí, es más difícil seguir tus rutinas de ejercicio habituales cuando vas de mochilero, pero no es imposible mantenerse en forma. Sal a correr, o incluso a caminar cuando sea posible. Si tienes espacio, haz algunos ejercicios sencillos de peso corporal que no requieran ningún equipo especial.

Si viajas despacio y te quedas en un lugar durante un largo periodo de tiempo, esto te da la oportunidad de encontrar oportunidades de fitness en la zona, ya sea un gimnasio o algunas clases locales.

Despacio

Como he mencionado, es mucho menos estresante (y más agradable) viajar despacio. Además de limitar el estrés y el agotamiento, también establecerás una conexión más profunda con los lugares que visites.

Hazte voluntario

Hacer algún trabajo de voluntariado ya es popular entre la comunidad de mochileros y puede ayudar realmente a calmar el alma y hacer que te sientas bien contigo mismo. Como efecto secundario, es una forma estupenda de evitar el agotamiento.

Ríete

Tanto reír como hacer reír a los demás te produce una de las mejores sensaciones imaginables. Rodearte de gente positiva y divertida puede ser contagioso para tu estado de ánimo y tu visión de la vida. No va a ser difícil encontrar gente así mientras se viaja de mochilero.

Tómate días libres

Puedes permitirte hacer esto cuando viajas más despacio. No todos los días tienen que estar llenos de un millón de atracciones turísticas. Está bien pasar algunos días tumbado en la playa, relajado en tu albergue o incluso despatarrado en tu cama (o en una hamaca si hay una disponible) para leer tu libro.

Esto te ayudará a recargarte y a mantener tu energía para aprovechar al máximo las experiencias y aventuras que vivas.

Programa tiempo a solas

Si no vas de mochilero en solitario, puede resultar difícil pasar cada minuto del día con la misma persona (o con un pequeño grupo de personas). No pasa nada por hacer tus cosas de vez en cuando. De hecho, os mantendrá cuerdos a los dos o a todos y hará que disfrutéis más del tiempo que paséis juntos.

Evitar el cansancio en los viajes implica reconocer las causas y los síntomas y, a continuación, aplicar medidas y hábitos para evitarlo. Si viajas con un amigo mochilero, podéis convertiros mutuamente en compañeros de rendición de cuentas sobre el agotamiento. Tener a alguien que te ayude puede darte un gran impulso y te ayudará a evitar esa sensación de estar cansado de viajar.

Dicho esto, no todo va a ser sol y arco iris. Viajar de mochilero -como cualquier otra cosa en la vida- tiene sus altibajos. Pero si consigues evitar el agotamiento en el camino, podrás disfrutar más de las subidas y limitar las bajadas en la medida de lo posible.

Cómo volver a la rutina después de un viaje

Cuando intentas volver a la rutina después de volver a casa tras las vacaciones, hay algunas medidas que puedes tomar antes y después de viajar para facilitar las cosas.

Persona esperando en aeropuerto.

Con estos cinco consejos, puedes evitar experimentar la fatiga postvacacional y aprender a sobrellevar un poco mejor el cansancio posterior al viaje:

Poner orden y ser previsor antes de viajar

Para facilitar una transición suave de vuelta a la normalidad después de estar de viaje, intente ser lo más proactivo posible en casa antes de emprender sus viajes.

La transición de pasar de un estilo de vida vacacional temporal y despreocupado, con muchas menos responsabilidades (como preparar las comidas) de las que normalmente tiene, a volver a un hogar sucio y desordenado, puede ser chocante y mentalmente agotador.

Antes de irte de vacaciones, procura dejar tu casa limpia y ordenada para que haya menos trabajo a la vuelta.

Permite recuperarte al regresar 

Una de las razones por las que la gente siente fatiga postvacacional es que se presionan demasiado al volver a casa. Si el esfuerzo de alguien por ocuparse de todas las tareas domésticas posibles antes de marcharse se quedó un poco corto, puede surgir una sensación abrumadora de «tengo que ponerme al día para volver a estar en marcha».

Y una vez más, ten en cuenta que estás pasando de un espacio mental relajado de vacaciones a una mentalidad más orientada a la responsabilidad. Tómate tu tiempo y vuelve a la rutina diaria con calma.

No pospongas las tareas imprescindibles

Aunque te recomendamos que vuelvas a tu rutina habitual después de viajar, no te lo tomes al pie de la letra.

Es fácil dejar para más tarde las tareas imprescindibles que surgen después de un viaje, como por ejemplo

  • Comprar alimentos frescos
  • Deshacer las maletas
  • Ponerse al día con las respuestas al correo electrónico y devolver las llamadas y los mensajes perdidos
  • Lavar la ropa de vacaciones

Pero al cabo de uno o dos días, deberías volver a aclimatarte a estar en casa y afrontar cualquier nueva tarea.

Actívate

Sólo los más preocupados por la salud son capaces de mantener unos hábitos alimentarios saludables mientras están de vacaciones.

Todas esas comidas ricas, cocinas exóticas, y las bebidas alcohólicas que disfrutaste mientras estabas fuera pueden añadir unos cuantos kilos y afectar al metabolismo de tu cuerpo.

Si puedes reunir la energía necesaria para hacer que tu sangre bombee con alguna actividad física, estarás en camino de sentirte más vivo y menos letárgico. Cualquier tipo de ejercicio (incluso una sesión ligera de 20 a 30 minutos en la cinta de correr) te ayudará.

Empieza a pensar en tu próximo viaje

Sigue el ejemplo de los viajeros que no experimentan cansancio tras las vacaciones y que, por el contrario, se sienten llenos de energía tras un viaje reciente.

Tener algo divertido como unas vacaciones que esperar es algo saludable y motivador. Y la anticipación de un futuro viaje gratificante al extranjero también puede hacer que superar un momento difícil sea un poco más fácil de manejar.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.