cabecera pau ninja podcast

Decidí NO comer verduras (ni fruta)

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en agosto, 2022

#268. Desde pequeños nos han dicho que hay que comer verduras porque son sanas. Por alguna extraña razón su palatabilidad va en contra de los instintos más básicos y no hay ningún animal que se fuerza a comer algo.

Todo el mundo sabe que las verduras son buenas para ti. Pero, como hemos visto una y otra vez, que la gente crea algo no significa que sea cierto.
A pesar de todas las otras partes ridículamente controvertidas de la dieta carnívora, esto la supera de alguna manera.

Voy a hacer dos afirmaciones aquí que pueden asustarte:

  • No necesitas verduras
  • Las verduras pueden ser realmente perjudiciales para muchas personas

¿Qué es saludable?

En algún momento, olvidamos por qué comemos.

Algo así como que a veces sigues abriendo la despensa olvidando por qué, pero sigues haciéndolo.

¿Qué significa lo saludable y lo insalubre? A continuación, mi interpretación:

  • Insalubre: No satisface las necesidades de nutrientes del cuerpo. Tiene consecuencias negativas
  • Saludable: Satisface las necesidades de nutrientes del cuerpo. No tiene consecuencias adversas.

Comemos por dos razones principales:

  • Energía
  • Nutrientes esenciales

Los humanos somos heterótrofos. Nuestro cuerpo no puede fabricar todo lo que necesitamos para funcionar. Debemos obtener ciertos nutrientes de los alimentos.

Hay tres macronutrientes: proteínas, hidratos de carbono y grasas. Los necesitamos para funcionar correctamente.

Hay cuatro clases de micronutrientes que son esenciales.

  • Vitaminas (A, B, C, E, K, colina, folato, etc.)
  • Minerales (Magnesio, Calcio, Fósforo, Potasio, Sodio, Iónidos, etc)
  • Ácidos grasos (Omega 3 y Omega 6, etc.)
  • Aminoácidos (Isoleucina, leucina, etc.)

Así pues, cuando buscamos alimentos saludables, lo que debería preocuparnos es la densidad de nutrientes, el suministro de energía y cualquier efecto secundario adverso.
Pero todo el mundo piensa que la carne no es saludable, especialmente en comparación con algo como la col rizada y el zumo de verduras.

¿Cómo se comparan realmente las verduras? Bioquímicamente, los productos animales son las únicas fuentes donde podemos obtener todas nuestras necesidades de macro y micronutrientes.

Las vitaminas A, B12, D y K2 – nutrientes sin los que no podemos funcionar – no están presentes en absoluto en los alimentos vegetales.

Aunque es una cuestión aparte, esto también es un factor que contribuye enormemente a la crisis de salud mental actual. Muchas de estas vitaminas – DHA, B12, hierro y selenio, por ejemplo – son fundamentales para la salud del cerebro. Si privas a tu cerebro de productos de origen animal, se desquiciará.

El ser humano es capaz de sobrevivir sólo con productos animales. No puede decirse lo mismo de las plantas o los hidratos de carbono.

Una dieta carnívora correctamente elaborada, consistente en filete de ternera, hígado de ternera y huevos, es 100% suficiente en nutrientes.

Los productos animales tienen más cantidad de todos los nutrientes, salvo la vitamina C. Pero debido al antagonismo de la glucosa con el ascorbato, aunque consumas menos vitamina C con una dieta carnívora, es probable que absorbas más.

Aunque suene raro, el bistec y el hígado de ternera son realmente la cúspide de una dieta equilibrada. Equilibrada en el sentido de que obtienes todos los macro y micronutrientes que necesitas en las cantidades perfectas.

Además, muchos de los nutrientes de los alimentos vegetales están presentes en su forma menos biodisponible y menos funcional. Esto significa que es más difícil para nuestro cuerpo absorber la versión vegetal del nutriente que la versión animal. Por ejemplo:

  • La vitamina K2 es más importante que la vitamina K1
  • El DHA es más importante que el ALA
  • El hierro hemo es más biodisponible que el hierro no hemo
  • El retinol de la vitamina A es más biodisponible que los carotenoides de la vitamina A
  • La vitamina D3 es más biodisponible que la vitamina D2

Todos los nutrientes más biodisponibles están presentes en los alimentos animales y no en los vegetales. Muchas empresas alimentarias han intentado engañarte para que creas que toda la vitamina A es igual, por ejemplo. Tú, en cambio, al leer esto, no te dejarás engañar.

La mayor parte de la población tiene una carencia de nutrientes. Y cuando tienes una carencia de nutrientes, te quedas con hambre, echando mano de la despensa una y otra vez. Una de las razones principales es que todo el mundo come verduras y carbohidratos para saciar su hambre. Cuando en realidad deberían comer alimentos de origen animal.

¿Nuestros antepasados comían verduras?

Resulta que la carne roja, uno de los alimentos más temidos, es la fuente de nutrientes más biodisponible.

Contiene todas las proteínas, nutrientes y grasas que necesitamos para funcionar, en las proporciones adecuadas. Además, muchos de los nutrientes de la carne son más fáciles de absorber que sus homólogos de los vegetales.

Esto no es una coincidencia. Se debe a que los humanos somos carnívoros.

Tanto nuestra dieta como nuestra anatomía han cambiado en los últimos dos millones de años. Después de pasar millones de años adaptándose al consumo de animales, nuestros cuerpos ahora lo requieren.

Cuando digo que los humanos son carnívoros, no quiero decir que sólo coman carne. Quiero decir que los vegetales o los carbohidratos no son necesarios ni necesariamente saludables para los humanos.

Los primeros cazadores-recolectores sólo preferían alimentos vegetales cuando era difícil acceder a los alimentos de origen animal, o cuando se disponía de alimentos vegetales ricos en nutrientes, como la nuez de mongongo:

Sólo cuando era ecológicamente difícil conseguir fuentes de alimentación animal, y/o cuando se disponía de alimentos vegetales ricos en energía y fáciles de obtener, como la nuez de mongongo, los alimentos vegetales prevalecían en las dietas de los cazadores-recolectores. En consecuencia, los tejidos de los animales salvajes habrían representado casi siempre el alimento básico de los cazadores-recolectores contemporáneos del mundo.

Esencialmente, los vegetales eran alimentos de supervivencia.

Estos vegetales eran el último recurso o una golosina. El hecho de que mucha gente coma hoy en día tarta de chocolate como un capricho no significa que sea una necesidad.

Hay al menos 9 tribus aborígenes que apenas consumían verduras. Algunos ejemplos son los inuit del Ártico canadiense, los chukotka del Ártico ruso y los masai de África oriental.

Los mongoles llamaban a las verduras «comida para cabras».

Las verduras no eran en absoluto un alimento básico en la dieta. Eran, en el mejor de los casos, un manjar que estas tribus disfrutaban. Pero durante la mayor parte del año, la ingesta de verduras era un gran cero.

Los alimentos de origen animal siempre fueron un elemento básico de la dieta. Y coevolucionamos con su prevalencia, adaptándonos a requerir sus nutrientes.

Pero no hay nada en los vegetales que no podamos obtener de los productos animales.

A pesar de lo que te diga todo el mundo, la col rizada no es el epítome de la salud.

La carne de vacuno y el hígado de vacuno tienen más cantidad de casi todos los nutrientes que la col rizada, una de las verduras más nutritivas.

¿Y los «otros beneficios» de las verduras?

Muchos han pregonado los beneficios antioxidantes y de longevidad de las verduras. No hay pruebas que respalden estas afirmaciones. Y en el mejor de los casos, en una dieta ceto los beneficios antioxidantes son redundantes.

La oxidación y los antioxidantes

En primer lugar, ¿qué es la oxidación? La oxidación es el proceso por el que una molécula pierde un electrón. Cuando metabolizas los alimentos, la generación de ATP crea radicales libres. Los radicales libres son moléculas oxidadas sin un electrón emparejado.

A los electrones les gusta estar en pareja, y estos radicales libres van en cascada por tu cuerpo buscando uno. Piensa en ellos como en una persona borracha al final de una noche en un bar de solteros.

En este proceso, estas «especies reactivas de oxígeno» pueden dañar el ADN, los lípidos y las proteínas.

Si tienes demasiado estrés oxidativo y poca antioxidación, puede provocar problemas de salud.

Los radicales libres están asociados a casi todas las enfermedades conocidas, como el cáncer, el envejecimiento y el Alzheimer.

Tu cuerpo tiene enzimas antioxidantes naturales, como el glutatión. Lo que comes afecta a tu estado antioxidante natural.

Hormesis

Varios estudios epidemiológicos han demostrado que una ingesta elevada de frutas y verduras está asociada a una menor tasa de oxidación y de cáncer. Muchas personas han atribuido esto a la hormesis.

La hormesis es la idea de que una pequeña cantidad de algo negativo puede provocar una respuesta positiva. «Lo que no te mata te hace más fuerte». Por ejemplo, esto se aplica en el caso del ejercicio. Estresar tus músculos acaba haciéndolos más fuertes.

Durante la coevolución entre plantas y animales, las plantas desarrollaron sustancias químicas para combatir a los depredadores. Cosas como las lectinas, las saponinas, los flavonoides y los alcaloides son mecanismos de defensa para disuadir a los animales de comerlas.

La hipótesis es que estos fitoquímicos de las plantas pueden en realidad reforzar tu sistema inmunitario, ya que se moviliza para luchar contra las sustancias químicas. En última instancia, esto da lugar a unas defensas antioxidantes más fuertes.

Los científicos han intentado replicar los resultados epidemiológicos con ensayos controlados de intervención -estudios reales- y no han podido.

Estos dos estudios que publico a continuación confirman que las verduras no tienen ningún beneficio antioxidante.

En el primer estudio, 43 sujetos fueron distribuidos aleatoriamente en tres grupos durante 24 días. Un grupo recibió 600 g de frutas y verduras, otro recibió suplementos con vitaminas y minerales equivalentes y el tercero recibió un placebo.

Se midió la expresión de los genes de reparación del ADN y las roturas de la cadena de ADN. No hubo diferencias en el grupo que comió frutas y verduras.

El segundo estudio dividió al azar a 38 sujetos con riesgo de ECV en dos grupos. Durante cuatro semanas, uno consumió 800 g de verduras a la semana y el otro 4200 g de verduras a la semana. Se realizaron mediciones antioxidantes e inmunológicas antes y después del estudio. El estudio no mostró ningún beneficio antioxidante por el mayor consumo de verduras.

El beneficio antioxidante de los productos vegetales es un mito.

¿Cuántas verduras se necesitan para obtener un beneficio antioxidante?

Incluso si las plantas nos beneficiaran realmente desde el punto de vista antioxidante, ¿cómo sabríamos qué cantidad comer?

Este estudio sugiere que se necesitarían al menos 5 tazas de brotes de brócoli frescos para obtener algún beneficio.

En cuanto al Resveratrol, tendrías que beber 500L de vino para obtener algún beneficio. Después de 500L de vino, probablemente te comerás una pizza borracha que contrarreste todos los efectos.

Las cetonas aumentan los antioxidantes

Las cetonas son moléculas de señalización y pueden cambiar tu composición genética (esto es epigenética). Se cree que muchos de estos cambios aumentan la vida útil.

Uno de estos mecanismos es a través de FOXO3a. Este estudio demostró que los cuerpos cetónicos – principalmente el beta-hidroxibutirato – aumentan la expresión de FOXO3a, que disminuye el estrés oxidativo. Se ha demostrado que la expresión de FOXO3a aumenta la longevidad en modelos animales.

Además, este estudio demostró que el BHB en ratas aumentó el contenido de glutatión en las mitocondrias en 3 veces .

Si quieres aumentar tus antioxidantes endógenos, la dieta ceto es el mejor enfoque. Aunque el sulforafano aumenta el estado antioxidante, la dieta cetogénica proporciona los mismos beneficios sin todos los efectos secundarios.

En resumen: las verduras son innecesarias

A lo largo de la historia de la humanidad, nuestro cuerpo no podía procesar la fibra de las verduras y, por tanto, no podía obtener suficiente energía de ellas.

Cuando comíamos verduras, éstas proporcionaban una energía mínima en relación con el trabajo necesario para recogerlas.

Nuestros cuerpos se adaptaron para necesitar los nutrientes de los alimentos animales. No hay nutrientes que necesitemos de los vegetales que no podamos obtener de los productos animales.

Las civilizaciones que comían vegetales sólo lo hacían en épocas de hambruna o por placer.

Hay numerosas poblaciones que han sobrevivido sin vegetales durante la mayor parte del año.

En consecuencia, nunca ha habido una civilización que haya seguido una dieta vegana desde la infancia hasta la muerte.

Las verduras también DAÑAN a las personas

La guinda del pastel es que las verduras son realmente perjudiciales para muchas personas.

Un estudio controlado y aleatorizado trató de determinar los efectos del extracto de té verde en los fumadores. Para eliminar otros factores de confusión, decidieron eliminar las verduras de las dietas.

En realidad, descubrieron que eliminar las verduras de la dieta de los sujetos reducía el daño oxidativo. Las verduras perjudicaban a los participantes.

Cuando eliminé los carbohidratos de mi dieta, la mayoría de mis problemas de salud desaparecieron. Pero no fue hasta que eliminé las verduras cuando desaparecieron los problemas restantes. ¿Qué sentido tiene esto?

Una exploración de las propiedades bioquímicas de las verduras proporciona algunas respuestas.

Una posible explicación es que los vegetales, a diferencia de los animales, no pueden huir de los depredadores. En cambio, tienen toxinas para envenenar a los atacantes.

Un estudio de 1990 identificó 27 carcinógenos para roedores en las plantas que se producen para defenderse.

Aproximadamente la mitad de las sustancias químicas analizadas eran cancerígenas para los roedores, y se encuentran en muchos alimentos comunes.

Nuestras queridas verduras – los alimentos que tanto odiábamos de pequeños, pero que nuestros padres nos obligaban a comer porque eran «saludables» – son en realidad TÓXICAS.

Casi todas las verduras tienen una toxina que puede ser irritante. La siguiente tabla resume algunas de las toxinas que puedes encontrar en los vegetales.

Las verduras crucíferas, como el brócoli, las coles de Bruselas y la coliflor, producen sulforafano al cortarlas o masticarlas. Como se ha mencionado anteriormente, el sulforafano se promociona por sus beneficios antioxidantes.

Y hay algunas pruebas de que puede matar las células cancerosas. Pero el problema es que no discrimina entre las células sanas y las cancerosas, al igual que la quimioterapia. En una concentración suficientemente alta, el sulforafano puede ser perjudicial para la salud e incluso causar cáncer . El sulforafano también compite por el yodo y puede causar hipotiroidismo.

Las frutas del bosque tienen alcaloides que dañan el metabolismo de las grasas y los hidratos de carbono y la función del ADN. Las limas, las zanahorias y el apio tienen fotosensibilizadores que pueden irritar a los animales cuando se exponen al sol. Se ha demostrado que el resveratrol inhibe los precursores de los andrógenos . Y los polifenoles pueden causar daños en el ADN

Puedo seguir todo el día….

También hay una serie de lo que se denomina antinutrientes en los vegetales.

Los fitatos, tanto en las judías como en las tortillas, inhiben la absorción del zinc y disminuyen la biodisponibilidad de los nutrientes. Si consumes zinc con alubias negras, sólo absorberás la mitad del zinc. Esta es una de las razones por las que las CDR son erróneas. Las espinacas tienen oxalatos, que se unen al calcio y al magnesio y reducen su absorción.
Ahora bien, quiero aclarar. Ha habido pruebas anecdóticas muy positivas para las personas con trastornos autoinmunes que eliminan los productos vegetales.

Son explicaciones potenciales, pero ninguna de ellas es concluyente. No disponemos de grandes ensayos controlados aleatorios sobre las verduras.

Suprimir las verduras supuso un cambio para mí y para muchos otros.

Si tienes un intestino y un sistema autoinmune dañado, las verduras pueden exacerbar esta respuesta inmunitaria y empeorar los problemas.

Fibra: Deshazte de todos los consejos nutricionales que has escuchado

Una de las preocupaciones más comunes de la dieta carnívora es la falta de fibra. Si crees que la necesitas, PIENSA DE NUEVO.

La fibra es la parte de los carbohidratos de los alimentos vegetales que no podemos digerir. Sólo procede de los alimentos vegetales.

Se afirma que la fibra trata el estreñimiento, y está muy extendida la creencia de que es un componente necesario de nuestra dieta.

La fibra aumenta el tamaño de las heces. La gente piensa que, como el estreñimiento se debe a la falta de evacuación de las heces, hacer más heces y más grandes lo mejorará.
Pero eso es como argumentar que para acelerar el tráfico hay que hacer los coches más grandes.

Como no puedes digerir la fibra, aumenta el tamaño y el volumen de las heces. Pero esto acaba empeorando el estreñimiento.

En un estudio realizado, la supresión total de la fibra todos los problemas:

  • Estreñimiento
  • Hinchazón
  • Sangrado anal
  • Dolor
  • Apertura de la tensión

Para los enfermos de SII, la fibra es un veneno.

El SII suele estar causado por un sobrecrecimiento bacteriano, y la fibra pone en marcha a las bacterias para que se alimenten. Las bacterias provocan la fermentación, haciendo que te sientas aún más hinchado y con gases.

Es como jugar al baloncesto con un tobillo roto. Cuanto más ingieras, más difícil será para tu intestino recuperarse.

Si tienes problemas de estómago, eliminar la fibra puede ayudarte enormemente. En mi caso, la dieta carnívora mejoró mi salud 10 veces más que la dieta ceto. En gran parte debido a la reducción de la fibra.

Conclusión

No hay ninguna razón para comer verduras.

Los productos animales te proporcionan todos los nutrientes que necesitas en su forma más biodisponible. La dieta cetogénica aumentará tu producción de enzimas antioxidantes y te ayudará a promover la longevidad. Suprimir las verduras sanará tu intestino y permitirá que tu sistema inmunitario descanse.

¿La mejor manera de hacerlo? Con la dieta carnívora.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.