cabecera pau ninja podcast

Mentalidad ninja en los Juegos Olímpicos

Escuchar ahora
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en octubre, 2021

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

#237. David Llorente sacó la plata en el mundial de piragüismo y se clasificó para representar a España en las Olimpiadas de Tokyo. Además es un ninja de la vida en todos los ámbitos.

Cómo participar en las olimpiadas

Cada dos años, miles de atletas de todo el mundo se reúnen para competir en el mayor escenario del mundo: los Juegos Olímpicos (de verano o de invierno, elige). Y cada dos años, miles de personas corrientes tienen el mismo pensamiento:

«Quizá yo también podría hacerlo».

Una investigación de más de 300 olímpicos durante 10 años ha revelado algunos factores comunes entre los que alcanzan la cima del rendimiento. La buena noticia es ésta: no hay ningún secreto para su éxito. En teoría, alcanzar un sueño olímpico es lo mismo que alcanzar cualquier otro, sólo que a una escala mucho mayor.

A diferencia de sus homónimos griegos, los olímpicos actuales no poseen ningún poder mítico que separe a «nosotros» de «ellos». Todos los olímpicos empezaron como personas normales y corrientes, sólo que con un sueño de algo extraordinario. Para llegar de aquí a allá, necesitarás tiempo, esfuerzo y mucha dedicación. Esto es lo que necesitas para convertirte en un olímpico.

Construye tu tribu de mentores

Se necesita un pueblo para criar a un niño, y se necesita una tribu para criar a un olímpico. Los grandes logros son multidisciplinares. Para alcanzar tu nivel de máximo rendimiento, necesitas la experiencia de expertos que te ayuden. Necesitas un entrenador que te proporcione habilidades y orientación, un dietista que te ayude a comer bien, un equipo a tu alrededor que te empuje hacia la excelencia, y muchas más personas a lo largo del camino. Hay demasiadas cosas para que una sola persona lo sepa todo, pero con las personas adecuadas puedes aprender lo que necesitas.

Incluso como olímpico, sigues siendo humano. Aunque consigas hazañas notables, te enfrentarás a tu parte de fracasos. Construye y mantén fuertes conexiones con tus amigos cercanos y tu familia, tu equipo y tu pareja. Estas son las personas que celebrarán contigo los éxitos y te proporcionarán apoyo cuando las cosas no vayan bien. Incluso los olímpicos necesitan a alguien en quien apoyarse.

Necesitarás gente que te apoye, en el fracaso y en el éxito.

Haz tus 10.000 horas

Pasa a la acción, cuanto antes. Muchos olímpicos empezaron jóvenes, pero si estás leyendo esto, no es demasiado tarde. He aquí el motivo: para un deportista olímpico, el tiempo medio que transcurre entre la decisión de hacer realidad el sueño olímpico y que ese deportista llegue al equipo olímpico es de 8 años. No puedes recuperar el tiempo perdido en el pasado, pero puedes empezar a ganar tiempo en tu futuro. El paso más importante es el primero. Y después, el siguiente paso.

En su libro Outliers, Malcolm Gladwell nos presenta la regla de las 10.000 horas. La regla afirma que para llegar a ser de clase mundial en cualquier disciplina, (sólo) necesitas pasar 10.000 practicándola. Aunque la exactitud de esta afirmación es discutible, contiene dos verdades. Primera: casi todo es posible. Y segunda: para conseguir ese «cualquier cosa», tendrás que dedicar una gran cantidad de trabajo, día tras día.

Dedicar mucho tiempo a la búsqueda activa y con propósito. Este es uno de los «secretos» del éxito olímpico. Desarrolla tus habilidades con 10.000 horas de práctica deliberada. El camino hacia la excelencia es largo, pero sin embargo está ahí. Sin embargo, para recorrer ese camino se necesita algo más que tiempo: se necesita dedicación.

Dedícate a la tarea

Nunca se ha conseguido nada grande a medias. Si realmente quieres alcanzar un sueño de tamaño olímpico, tienes que comprometerte mentalmente con la búsqueda. No basta con ser un aspirante olímpico los fines de semana: tienes que pensar en ello, soñar con ello, comprometerte plenamente a perseguir ese objetivo, todos los días. Y hay ciencia que respalda esto.

La razón por la que debes comprometerte plenamente con tu objetivo reside en tu mente, en lo que se llama nuestro sistema de activación reticular (SRA). El SRA es el guardián de tu cerebro. Filtra la información irrelevante y sólo deja pasar los estímulos que son importantes. Una vez que crees en algo, tu mente puede centrarse menos en si es posible, y más en encontrar formas de hacerlo realidad. Cuando crees en hacer realidad tu sueño, no es el universo el que conspira para hacerlo realidad: es tu mente.

Construye tu vida en torno a la búsqueda. Diseña tu vida de forma que cada día sea un paso más hacia tu sueño. Esto significa incluir esas sesiones de entrenamiento en tu agenda, y responsabilizarte de acudir a ellas. Significa construir tu agenda teniendo en cuenta en primer lugar tu objetivo, y sólo entonces hacer tiempo para todo lo demás. La dedicación es la única forma de conseguir algo tan ambicioso, pero no está exenta de costes.

Programa tu vida en torno a tu objetivo. 

Sacrifica lo que no importa por lo que sí importa

«Por todo lo que se gana, se renuncia a algo». – Emerson

Di «no» a las cosas que te gustan, para poder dedicar tu tiempo a trabajar en algo que te gusta. Convertirse en un deportista olímpico no se consigue sin sacrificios. La mayoría de los atletas de élite no pasan los fines de semana de fiesta, sino que dedican el tiempo a entrenar o a recuperarse. Esto requiere disciplina. Cuando tu vida está dedicada a un objetivo tan audaz, no hay tiempo para cervezas. Conseguir algo verdaderamente extraordinario significa decir «no» a las muchas otras oportunidades que se te presentan.

Imagina cuatro quemadores en una estufa. Si distribuyes uniformemente el gas entre los cuatro quemadores, cada uno de ellos arderá suavemente. Pero al apagar uno, las llamas restantes arderán con más intensidad. Y cuantos más quemadores apagues, más brillantes serán los otros. Puedes ver tu vida dividida en estos cuatro quemadores: tu trabajo, tu salud, tu familia y tus amigos. Para tener éxito -es decir, para elevarte sobre la media- necesitas apagar una llama. Y para lograr un éxito salvaje, necesitas apagar dos. No tiene que ser para siempre. Pero para conseguir algo notable, debes estar dispuesto a sacrificar lo mismo.

No dejes tu trabajo

Además de tu tiempo y dedicación, llegar a los Juegos Olímpicos requiere otra inversión: tu dinero. Los viajes, el entrenamiento, el equipo, las cuotas de afiliación y de competición son una parte necesaria del viaje olímpico. A menos que seas rico de nacimiento o te asegures un patrocinio deportivo, tendrás que encontrar otra forma de financiar el viaje. ¿La forma más fácil? No dejes tu trabajo diario. Incluso el gran artista Miguel Ángel trabajó como organizador de fiestas (entre otras cosas) para la familia Medici, que era mecenas de su arte. Conviértete en el mecenas de tu sueño olímpico, y sigue teniendo un trabajo diurno.

Si estás en la senda olímpica por el dinero, no has venido al lugar adecuado. Tanto si se trata de las Olimpiadas como de un hobby, la forma más rápida de matar la diversión de un sueño es convertirlo en tu trabajo. Cuando tienes que depender del éxito de un sueño para pagar el alquiler, es más difícil dedicar tu tiempo a tomar las decisiones correctas. Al no tener que depender de tu sueño para obtener ingresos, puedes centrarte en lo que es importante: dedicar tiempo, esforzarte y trabajar para conseguir tu objetivo.

Encuentra el equilibrio ideal

No persigas el sueño de otro. Las investigaciones demuestran que, después del reto, el deseo de tener éxito y el deseo de una salida competitiva, el principal factor de motivación para los olímpicos es la diversión. Cualquier objetivo -en este caso, la excelencia mundial en el deporte- es mucho más fácil de perseguir si realmente lo disfrutas. Cuando tengas un sueño de tamaño olímpico, asegúrate de poner tus miras en una actividad que realmente disfrutes.

Hablemos del elefante en la habitación: hay cosas para las que no has nacido. Como varón de 1,65 m., es poco probable que llegue a jugar al baloncesto profesional. Y si eres una mujer de 40 años que está pensando en cambiar de carrera, puede que «gimnasta olímpica» no sea la más sabia de las opciones. Pero esto no es una excusa para rendirse.

Es cierto que hay algunas oportunidades que no están abiertas para ti, debido a la genética, las circunstancias o el paso del tiempo. Pero hay muchas más que sí lo están. En los deportes de tiro y vela a menudo hay competidores de más de 40 o incluso 50 años. No hace falta medir 1,80 m para ser un golfista de talla mundial. Y en realidad, ¿qué papel puede desempeñar la genética en la hípica? No todos los sueños olímpicos son posibles. Pero siempre hay uno que lo es.

Vive tu sueño olímpico

Resumamos. Esto es lo que necesitas para convertirte en un olímpico:

Gente. Tiempo. Dedicación. Sacrificio. Dinero. El ajuste adecuado.

Eso es todo. Los olímpicos también son personas, como tú y yo. Acaban de dedicar tiempo a desarrollar sus habilidades, han sacrificado mucho por el camino y han contado con grandes personas que les apoyan. Sin embargo, incluso con estos ingredientes, no hay garantía de éxito, pero nunca sabrás a dónde te lleva tu propio camino hasta que lo recorras.

Puede que no quieras competir en el escenario olímpico. Puede que ni siquiera te importe la competición. Pero algún día descubrirás un sueño extraordinario que querrás cumplir. Y una vez que lo encuentres, necesitarás las mismas cosas para lograr ese objetivo que para lograr éste. Puede que nunca juegues en el escenario olímpico, pero aún puedes vivir un sueño olímpico en tu propia vida.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría