Nunca venderé mi Bitcoin

autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en abril, 2021

¿Te gusta el podcast? apóyalo uniéndote a la comunidad.

#167. Ahora que Bitcoin vuelve a estar en máximos me ha parecido buen momento para soltar este freestyle que me salió una noche fría y loca en Estonia sobre los motivos por los que jamás venderé mi Bitcoin.

Razones por las que NO vender tu Bitcoin

Por supuesto, cada uno tiene que tomar su propia decisión basándose en su propio conjunto de criterios. Esto sigue siendo cierto para todos nosotros, pero, con suerte, dar un paso atrás y observar sólo uno o dos aspectos del panorama general puede ayudar a poner en contexto ese proceso de toma de decisiones.

Y aunque tendrás que tomar tu propia decisión sobre lo que haces con los Bitcoin que hayas adquirido, yo nunca tuve ninguna duda.

Por eso me gustaría transmitirte mis razones para no querer vender Bitcoin. 

El Bitcoin está aquí para quedarse

Llamar a Bitcoin «un sistema financiero alternativo» llega a su propuesta de valor principal, que es ofrecer otra opción a la infraestructura financiera tradicional. Satoshi expone claramente «el problema» en la primera línea de su documento de presentación de Bitcoin:

«El comercio en Internet ha llegado a depender casi exclusivamente de las instituciones financieras que actúan como terceros de confianza para procesar los pagos electrónicos».

Cuando te centras en este aspecto de Bitcoin -la opción de tener otra elección- te ayuda a entender dónde encaja Bitcoin en el mundo en general.

Sin Bitcoin sólo tienes la ilusión de las opciones. Dólares americanos o euros. JP Morgan o HSBC. PayPal o TransferWise. Cuando sigues todas estas «opciones» hasta sus raíces más profundas, descubres que conducen al mismo lugar: el dinero emitido por el gobierno y los sistemas bancarios tradicionales.

Bitcoin te da realmente otra opción. Es una alternativa que es fundamentalmente diferente al mundo financiero existente y viene con un conjunto diferente de beneficios y compensaciones.

Esto nos deja con algunas preguntas inevitables: ¿en qué se diferencia fundamentalmente Bitcoin y dónde es más útil? La utilidad de Bitcoin todavía se está determinando más de una década después de su creación. Se utiliza y se utilizará de muchas maneras diferentes.

El Bitcoin no es emitido por una autoridad gubernamental

La mayoría del dinero es emitido por los gobiernos. El dólar estadounidense se emite y está respaldado por la plena fe del gobierno de Estados Unidos. El bolívar venezolano es emitido (con bastante frecuencia) y respaldado por el gobierno venezolano. El valor y la confianza del dinero están estrechamente ligados a la confianza en su autoridad emisora.

Si tienes una moneda respaldada por el gobierno, estás sujeto a las políticas y decisiones de ese gobierno, buenas o malas. Históricamente, esas «políticas monetarias» pueden variar y no siempre son lo mejor para los intereses financieros de los individuos que poseen las monedas.

Uno de los aspectos más importantes de Bitcoin es que no es emitido ni mantenido por un gobierno. En su lugar, Bitcoin aprovecha el código informático de código abierto para mantener una política monetaria automatizada y transparente. Hay pros y contras en este enfoque, pero una ventaja incontrovertible es que el suministro de bitcoins en la red Bitcoin es conocido y predecible.

A diferencia de muchas monedas inflacionistas (siempre aumenta la oferta), Bitcoin es desinflacionista (inflación decreciente con el tiempo) y finalmente se detiene en 21 millones de bitcoins totales según las reglas actuales del protocolo. Esta desinflación puede ser atractiva para la gente de países con alta inflación o para aquellos que no están interesados en la erosión del valor relacionada con la inflación.

Las ventajas y desventajas de las políticas monetarias de Bitcoin, incluida su oferta total fija, son muy debatidas. Pero una cosa está clara: es muy diferente de las opciones existentes, incluidas las monedas emitidas por el gobierno. Esto da a la gente una forma de salir del sistema existente o simplemente tener otra opción junto a él.

El Bitcoin tiene su propia red de liquidación

Si quieres enviar 1 euro a alguien, ¿cómo lo haces? ¿Transferencia bancaria? ¿Giro? ¿Venmo? ¿ApplePay? Muchos de nosotros hemos utilizado alguna o todas estas opciones en algún momento. A menos que cambies tus activos por dólares físicos y se los entregues directamente a alguien, tienes que hacer transacciones utilizando el sistema bancario tradicional.

En la mayor parte de Europa, el envío de dinero a nivel nacional funciona bastante bien. En otras regiones con una tecnología bancaria poco impresionante o con fuertes controles de capital, no siempre funciona bien. Los pagos internacionales son un dolor de cabeza común para casi todo el mundo, debido a las elevadas comisiones por transacción y a la lentitud de la compensación. Esto se debe a una red amplia y fragmentada de sistemas tradicionales subyacentes, que pueden diferir significativamente según el país. Añade a la mezcla las leyes y normativas locales y tendrás un sistema bancario mundial muy complicado.

Bitcoin es un protocolo peer-to-peer nativo de Internet. Lo mantienen personas que ejecutan el software de Bitcoin en todo el mundo y que están incentivadas por la propia red, no por un banco central o un gobierno. Si tienes un monedero de Bitcoin y una conexión a Internet, puedes enviar Bitcoin a donde quieras muy fácilmente. De hecho, ni siquiera necesitas Internet.

Esto es increíblemente útil porque la red de Bitcoin funciona con total independencia de la infraestructura financiera existente. Esto da a Bitcoin la oportunidad de ser más barato o más rápido que las alternativas tradicionales en algunos casos. En otras ocasiones, Bitcoin puede no ser más barato o más rápido, pero sigue siendo valioso como red financiera alternativa, incluso en casos de personas preocupadas por que su riqueza sea confiscada o devaluada en los sistemas tradicionales.

Historia y datos del Bitcoin

Hace tres años, la prensa tuvo un frenesí de alimentación y el precio del bitcoin era el tema de conversación en las mesas de la cena de Acción de Gracias. La gente que acababa de oír hablar del bitcoin, se metía en el mercado para ganar dinero rápido, comprando bitcoin, ethereum y cualquier cosa que pudiera conseguir, sólo para perder la camisa cuando los precios empezaron a caer después de mediados de enero de 2018.

Esta vez las cosas son muy diferentes. En la superficie parecen iguales, es decir, el precio está subiendo. Pero las razones por las que el precio está subiendo no son definitivamente las mismas. Los términos de búsqueda en Google sugieren que los inversores minoristas no están prestando mucha atención ahora. En 2017, hubo una histeria de compra impulsada por los inversores minoristas. Las búsquedas de Bitcoin en Google se dispararon y el precio siguió la misma tendencia. Hoy, las búsquedas en Google son un 86% más bajas que en el pico, pero el precio está a un nivel similar al de finales de 2017.

Esto indica que el bitcoin ha madurado como activo. Sin embargo, al ver que el precio se dispara, la gente se pregunta qué hacer. Algunos piensan que han perdido el tren, que es demasiado tarde para comprar. 

En los primeros tiempos de Bitcoin, los buscadores eran los mineros y los especuladores que se dedicaban a Bitcoin antes de que hubiera mercados. Fueron los que presidieron el desarrollo de los primeros intercambios, que culminaron con el primer gran intercambio, MtGox. Algunos de estos primeros buscadores pasarían a establecer sus propios puestos de intercambio, como las empresas de caza de pieles del Salvaje Oeste, y surgieron empresas como Kraken, Grayscale o Blockstream.

La mayoría de los gráficos de precios del bitcoin no muestran los precios anteriores a MtGox, pero el bitcoin tenía un precio desde que se minó el primer bloque, cuando Satoshi intercambió una determinada cantidad de electricidad por la primera recompensa de 50 bitcoins. A medida que el precio del bitcoin ha ido aumentando, varios mineros se han hecho extremadamente ricos. Hoy en día hay incluso multimillonarios del bitcoin.

Y aunque 2017 fue un hito importante en la evolución del Bitcoin y las criptodivisas, todavía era demasiado pronto, porque faltaba la infraestructura. En 2020, todo es completamente diferente. Estamos atravesando una fase en la que la demanda ha aumentado y los grandes intereses empresariales, como los bancos y otros, están construyendo la infraestructura necesaria para beneficiarse de esta demanda.

Como ha destacado JP Morgan en un informe reciente, los inversores están abandonando los ETF de oro por el bitcoin. La investigación de Citibank, «Bitcoin: 21st Century Gold», habla de un objetivo de precio de 318.000 dólares en un año. El inversor multimillonario estadounidense Stanley Druckenmiller, que hace unas semanas se decía que estaba en corto con el dólar, está largo en bitcoin.

Microstrategy fue la primera empresa pública que anunció su entrada en el bitcoin. Pero otras empresas que cotizan en bolsa están incluyendo el bitcoin en sus balances. Esto significa que el bitcoin es mucho más difícil de prohibir para cualquier gobierno. Además, significa que millones de personas están ahora indirectamente invertidas en Bitcoin, porque tienen acciones de estas empresas.

El verdadero problema con el consejo que normalmente se oye, «comprar bajo y vender alto», es que es un consejo incompleto.

¿Qué es bajo y qué es alto? La clave es no vender.

«No vender» no significa «no vender nunca». Eso no tiene sentido, a menos que tu único objetivo sea construir una gran pila de acciones para los que te hereden, cuando tú ya no estés. Cuando digo «no vender», lo que realmente quiero decir es HODL a largo plazo, realmente a largo plazo. Comprar alto, sólo tiene sentido si compras el activo adecuado, y si eres lo suficientemente paciente para MANTENERLO el tiempo suficiente.

Con absoluta certeza, el bitcoin a 20k dólares va a parecer una ganga en el futuro, y no tan lejos. Con las elecciones de EE.UU. detrás, los mercados han vuelto al Covid-19, las vacunas y los estímulos. El dólar estadounidense tuvo un mínimo a principios de septiembre, y veremos más de eso. Si observamos los últimos cuatro años, el bitcoin ha subido cuando el dólar ha bajado.

Así que no te preocupes (demasiado) por la volatilidad diaria de los precios.

Bitcoin: el futuro del dinero

Para la creciente cantidad de personas que quieren un cambio real, Bitcoin representa el posible dinero de ese futuro brillante. O un almacén digital de valor, o ambos.

Las correcciones feroces harán implosionar sus velas, pero no dejes que se rompa tu mástil de confianza. Olvídate de los gráficos, del dólar y de todo lo demás, tratando de analizar lo que podría afectar al precio del bitcoin. Sólo piensa en una cosa. Si Internet supuso la digitalización de la información, la comunicación y el comercio, el bitcoin es la digitalización del dinero y el valor. Piensa en cómo Internet ha cambiado tu vida en los últimos 20 años e imagina cómo el bitcoin hará lo mismo en los próximos 20 años. Sólo si comprendemos lo temprano que estamos en su adopción y desarrollo, podremos darnos cuenta de cuánto desarrollo nos queda por delante y lo que eso significa para su precio.

Empieza con una pequeña cantidad de dinero. Compra sólo lo que puedas olvidar. Añade algo más, cada semana o cada mes. Ve a lo largo y a lo ancho y haz HODL.

Apoya al podcast

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Mándame una paloma 🕊

Más episodios de esta categoría

Nunca venderé mi Bitcoin
Episodio temático nº 51