Persona protegiendo bitcoin

Todo a Bitcoin (por qué NO diversifico)

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en diciembre, 2022

#412. ¿Por qué lo tengo todo a Bitcoin y duermo tranquilo? Para mí no hay fallo en no diversificar cuando considero todo lo que os comento en el episodio de hoy.

Todos hemos oído a los expertos financieros describir las ventajas de la diversificación de la cartera, y es cierto. Una cartera de valores personal debe estar diversificada para ayudar a reducir el riesgo inherente a la tenencia de un solo valor o de valores de un sector concreto. Sin embargo, algunos inversores pueden llegar a estar sobrediversificados.

¿Qué es la diversificación?

Cuando hablamos de diversificación en una cartera de valores, nos referimos al intento del inversor de reducir la exposición al riesgo invirtiendo en varias empresas de distintos sectores, industrias o incluso países.

La mayoría de los profesionales de la inversión están de acuerdo en que, aunque la diversificación no es una garantía contra las pérdidas, es una estrategia prudente para alcanzar objetivos financieros a largo plazo. Hay muchos estudios que demuestran por qué la diversificación funciona: en pocas palabras, al repartir sus inversiones entre varios sectores o industrias con baja correlación entre sí, se reduce la volatilidad de los precios.

Esto se debe a que las diferentes industrias y sectores no suben y bajan al mismo tiempo o al mismo ritmo. Si se mezclan las cosas en la cartera, es menos probable que se produzcan caídas importantes, porque mientras algunos sectores atraviesan momentos difíciles, otros pueden estar prosperando. De este modo, el rendimiento global de la cartera es más uniforme.

Dicho esto, es importante recordar que, por muy diversificada que esté su cartera, nunca podrá eliminar el riesgo. Se puede reducir el riesgo asociado a los valores individuales (lo que los académicos llaman riesgo no sistemático), pero hay riesgos inherentes al mercado (riesgo sistemático) que afectan a casi todos los valores. Ninguna diversificación puede evitarlo.

Por qué no debes diversificar en exceso tu cartera

Una estrategia de gestión del riesgo diversificada aporta estabilidad a tu cartera y te ayuda a sortear las aguas turbulentas. Un principio básico de la inversión, la diversificación entre clases de activos y dentro de los activos, ayuda a cubrir el riesgo y refuerza el rendimiento de la cartera.

Sin embargo, a menudo, en nombre de la diversificación, los inversores tienden a excederse y acaban invirtiendo en demasiados valores. No es raro encontrar inversores que tienen 50 o más acciones y fondos en sus carteras. Si se les pregunta la razón, dirán que lo hicieron para diversificar sus inversiones. No podrían estar más equivocados.

Al igual que hay que asegurarse de que tu cartera está óptimamente diversificada, es igualmente esencial evitar la sobrediversificación. ¿Por qué? Averigüémoslo.

Dificultad en el seguimiento del rendimiento

El seguimiento periódico de los rendimientos de sus inversiones es crucial para medir su rendimiento y asegurarse de que se ajustan a tus expectativas o no. Sin embargo, cuando se añaden demasiados valores a la cartera en aras de la diversificación, el seguimiento de los rendimientos se convierte en una tarea difícil.

Esto permite que los valores que no rinden escapen a la red de control, lo que dificulta la creación de riqueza a largo plazo. Demasiados valores o fondos superpuestos hacen que tu cartera sea poco manejable, lo que es perjudicial a largo plazo.

Diluye los rendimientos

Es otra cara de la moneda de la sobrediversificación. Cuando acabas añadiendo demasiados valores de naturaleza similar en tu cartera, se diluyen los rendimientos en gran medida. Por ejemplo, si su cartera tiene 4 o 5 acciones de diferente capitalización bursátil, aumenta las posibilidades de obtener una alta rentabilidad.

Conduce a complicaciones innecesarias

Cuando se diversifica en exceso, se infla la cartera y se producen complicaciones innecesarias. Deja mucho espacio para la confusión. Sin embargo, las cosas son radicalmente diferentes cuando se mantienen simples. Hay menos posibilidades de invertir en valores equivocados que puedan erosionar el capital a largo plazo.

Por tanto, el mantra es mantener la sencillez y no añadir más de cinco o seis valores a la cartera. La simplicidad le ayudará a estar al tanto de sus inversiones y a controlarlas mejor.

Para mitigar la amenaza de la sobrediversificación, analiza si un instrumento financiero o una acción añade algún valor real a su cartera global. Por ejemplo, si ya posees una acción tecnológica y bancaria, no tiene mucho sentido invertir en un fondo que invierta en estos dos sectores. Ser lógico y adoptar un enfoque racional de la inversión puede ayudarle a evitar las trampas de la sobrediversificación.

¿Qué es la sobrediversificación?

La sobrediversificación se produce cuando el número de inversiones de una cartera supera un punto en el que la pérdida marginal de rendimiento esperado es mayor que el beneficio marginal de la reducción del riesgo.

En tu cartera actual, cada vez que se añade una nueva escritura, disminuye el riesgo de la cartera en una medida muy pequeña. Pero al mismo tiempo, cada inversión adicional disminuye la rentabilidad esperada.

Entendámoslo con un ejemplo, si tienes 500 diferentes, has reducido el riesgo no sistemático, pero en esta etapa, tu cartera no tiene un buen número de acciones de alto rendimiento.

Además, tendrás que investigar las 500 acciones para ver si son adecuadas para tu cartera. Seguramente, habrá una diferencia significativa en el rendimiento de los primeros y los últimos de la lista.

Lo más probable es que, al tener 500 acciones, acabes en una situación de no ganancia ni pérdida, pero entonces, ¿qué sentido tiene invertir?

Diversificación óptima o adecuada

La mayoría de los expertos creen que una estrategia de diversificación de la cartera que tenga entre 15 y 30 activos diferentes es óptima para diversificar el riesgo no sistemático.

Una diversificación adecuada requeriría que estos activos estuvieran repartidos entre varios sectores e industrias diferentes.

La cuestión es que es mejor poseer los 30 mejores valores para tu cartera (entre una variedad de industrias) que poseer 30 de los mejores valores más 970 valores no óptimos que hacen bajar el rendimiento de tu cartera.

En otras palabras, los mayores beneficios de tener 970 acciones adicionales serían pequeños en comparación con la pérdida de rendimiento esperada.

La mayoría de los inversores han experimentado los malos resultados de la sobrediversificación. Esto se debe a que muchos vehículos institucionales (es decir, fondos de inversión diversificados, fondos de pensiones, acciones, etc.) están sobrediversificados y, por tanto, carecen de la capacidad de concentrarse en la calidad en lugar de la cantidad.

¿Qué es la diversificación óptima de la cartera?

La diversificación óptima de la cartera consiste en poseer un número de inversiones individuales lo suficientemente grande como para casi eliminar el riesgo no sistemático, pero lo suficientemente pequeño como para concentrarse en las mejores oportunidades.

Esto se debe a que las diferentes industrias y sectores no suben ni bajan al mismo tiempo ni al mismo ritmo.

Si se mezclan las cosas en la cartera, es menos probable que se produzcan grandes caídas, porque mientras algunos sectores atraviesan tiempos difíciles, otros pueden estar prosperando. De este modo, el rendimiento global de la cartera es más uniforme.

Dicho esto, es importante recordar que, por muy diversificada que esté tu cartera, nunca podrás eliminar el riesgo.

Se puede reducir el riesgo asociado a los valores individuales (lo que los académicos llaman riesgo no sistemático), pero hay riesgos inherentes al mercado (riesgo sistemático) que afectan a casi todos los valores. Ninguna diversificación puede evitarlo.

¿Es posible diversificar el riesgo no sistemático?

La forma generalmente aceptada de medir el riesgo es observando los niveles de volatilidad.

Es decir, cuanto más bruscamente se mueva una acción o una cartera en un periodo de tiempo, más arriesgado es ese activo. Para medir la volatilidad se utiliza un concepto estadístico llamado desviación estándar.

Según la teoría moderna de la cartera, se estaría muy cerca de alcanzar la diversidad óptima tras añadir aproximadamente la vigésima acción a la cartera.

En el libro de Edwin J. Elton y Martin J. Grubers “Modern Portfolio Theory and Investment Analysis”, llegaron a la conclusión de que la desviación típica media (riesgo) de una cartera de una sola acción era del 49,2%, mientras que el aumento del número de acciones en la cartera media bien equilibrada podría reducir la desviación típica de las carteras hasta un máximo del 19,2% (esta cifra representa el riesgo de mercado).

Sin embargo, también descubrieron que con una cartera de 20 acciones, el riesgo se reducía a cerca del 20 por ciento.

Por lo tanto, las acciones adicionales de 20 a 1.000 sólo redujeron el riesgo de las carteras en aproximadamente un 0,8%, mientras que las primeras 20 acciones redujeron el riesgo de las carteras en un 29,2%.

Muchos inversores tienen la visión equivocada de que el riesgo se reduce proporcionalmente con cada acción adicional en una cartera, cuando en realidad esto no podría estar más lejos de la realidad.

Hay pruebas fehacientes de que sólo se puede reducir el riesgo hasta cierto punto, a partir del cual la diversificación no aporta más beneficios.

La verdadera diversificación

El estudio mencionado anteriormente no sugiere que la compra de 20 acciones cualesquiera equivalga a una diversificación óptima.

De nuestra explicación original de la diversificación se desprende que hay que comprar valores diferentes entre sí, ya sea por el tamaño de la empresa, la industria, el sector, el país, etc.

Desde el punto de vista financiero, esto significa que está comprando valores que no están correlacionados, es decir, valores que se mueven en diferentes direcciones en diferentes momentos.

Desde el punto de vista financiero, esto significa que está comprando acciones que no están correlacionadas, es decir, acciones que se mueven en diferentes direcciones durante diferentes momentos.

En este caso, sólo nos referimos a la diversificación dentro de la cartera de acciones.

Una cartera global también debería diversificarse entre diferentes clases de activos, es decir, asignar un determinado porcentaje a bonos, materias primas, bienes inmuebles, activos alternativos, etc.

En cuanto a su situación específica, con un plazo de 25 años, puede permitirse tener una cartera de acciones para empezar.

Por lo tanto, los únicos elementos de diversificación que deberían preocuparte serían la diversificación del mercado y de la gestión del fondo. Puedes conseguir ambos fácilmente con una buena cartera de cinco fondos.

Podrías tener un fondo de gran capitalización (30%), dos fondos diversificados (20% cada uno) y dos fondos de pequeña y mediana capitalización (15% cada uno). Puedes elegir estos fondos de diferentes casas de fondos para lograr la diversificación en los estilos de gestión de fondos.

¿Cómo afectan los fondos de inversión a la diversificación?

Ser propietario de un fondo de inversión que invierte en 100 empresas tampoco significa necesariamente que la diversificación sea óptima.

Muchos fondos de inversión son específicos de un sector, por lo que poseer un fondo de inversión de telecomunicaciones o de salud significa que está diversificado dentro de ese sector.

Sin embargo, debido a la alta correlación entre los movimientos de los precios de las acciones dentro de un sector, no está diversificado en la medida en que podría estarlo invirtiendo en varias industrias y sectores.

Los fondos equilibrados ofrecen una mejor protección contra el riesgo que un fondo de inversión de un sector específico, ya que poseen 100 o más acciones de todo el mercado.

Muchos titulares de fondos de inversión también sufren un exceso de diversificación.

Algunos fondos, sobre todo los más grandes, tienen tantos activos (es decir, dinero en efectivo para invertir) que tienen que mantener literalmente cientos de acciones y, en consecuencia, a ti también.

Conclusión

Tu capacidad para comprender y analizar las inversiones contribuye en gran medida a mitigar la amenaza de la sobrediversificación. Si no entiendes la lógica que hay detrás de una determinada inversión, evítala a toda costa.

Mientras que una diversificación óptima le garantiza una base financiera sólida, el exceso de diversificación le lleva a problemas innecesarios que le roban el potencial de crecimiento de tu cartera y tu tranquilidad.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría