ladrón robando dinero

Invertir NO te salvará de la inflación

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en febrero, 2023

#431. Si la inflación es la carterista hay otro problema mayor que te roba tu dinero (tiempo) a pasos agigantados. Es la devaluación. La ladrona silenciosa de la que nadie habla.

Cuando los precios de los bienes y servicios suben rápidamente, pueden tener un gran impacto en las empresas y en el coste de la vida de los hogares.

Aunque el pinchazo más inmediato en el bolsillo suele ser el más doloroso -en gasolineras y supermercados, por ejemplo-, los periodos prolongados de inflación se dejan sentir en la mayoría de los rincones de la economía.

Así que, en lo que respecta a tus inversiones, ¿es la inflación algo de lo que preocuparse? Como ocurre con cualquier aspecto de los mercados financieros y la economía, un poco de perspectiva puede ayudar mucho.

¿Qué es la inflación?

carrito supermercado inflacion

La inflación es una subida de precios, que puede traducirse como la disminución del poder adquisitivo a lo largo del tiempo.

El ritmo al que disminuye el poder adquisitivo puede reflejarse en el incremento medio de los precios de una cesta de bienes y servicios seleccionados a lo largo de cierto periodo de tiempo.

La subida de los precios, que suele expresarse en porcentaje, significa que una unidad monetaria compra efectivamente menos de lo que compraba en periodos anteriores.

La inflación puede contrastarse con la deflación, que se produce cuando los precios bajan y aumenta el poder adquisitivo.

Causas de la inflación

El aumento de la oferta de dinero es la causa de la inflación, aunque puede producirse a través de distintos mecanismos en la economía. Las autoridades monetarias pueden aumentar la oferta monetaria de un país mediante:

Inflación inducida por la demanda

precios aumentan

La inflación inducida por la demanda es la causa más común de la subida de precios. Se produce cuando la demanda de bienes y servicios por parte de los consumidores aumenta tanto que supera a la oferta.

Los productores, por su parte, no pueden producir lo suficiente para satisfacer la demanda y puede que no tengan tiempo de construir la fábrica necesaria para aumentar la oferta.

También es posible que no tengan suficientes trabajadores cualificados para fabricarla, o que las materias primas escaseen.

Si los vendedores no suben el precio, se agotarán y acabarán dándose cuenta de que ahora pueden permitirse el lujo de subir los precios. Si un número suficiente de vendedores hace esto, crean inflación.

Inflación impulsada por los costes

La segunda causa es la inflación impulsada por los costes. Sólo se produce cuando hay escasez de oferta combinada con una demanda suficiente para que el productor pueda subir los precios.

Hay varios factores que contribuyen a la inflación por el lado de la oferta. Por ejemplo, las interrupciones de la cadena de suministro mundial, como la causada por la pandemia de 2020, pueden provocar una inflación impulsada por los costes.

Los monopolios también pueden contribuir a la inflación impulsada por los costes porque un monopolio controla todo el suministro de un bien o servicio.

Cómo afecta la inflación a sus inversiones

inversion hombre movil

Cuando el mundo empezó a salir de la pandemia del COVID-19, la escasez de suministros y el aumento de la demanda dispararon el coste de muchos productos. Sólo el precio de la madera se disparó un 250% entre marzo de 2020 y abril de 2021.

Pero, ¿qué efecto tiene la inflación en tus finanzas?

La respuesta corta: puede suponer una amenaza «sigilosa», ya que se come implacablemente tus ahorros e ingresos por inversiones. Para que lo entiendas mejor, en este artículo analizaremos qué impacto puede tener la inflación en tus finanzas.

Inflación: erosión silenciosa de tu poder adquisitivo

En pocas palabras, la tasa de inflación se refiere al ritmo al que el coste de los bienes y servicios aumenta con el tiempo. Un aumento de la inflación puede deberse a muchas causas, como la escasez de oferta y el aumento de la demanda, como hemos visto.

O puede tratarse de un fuerte aumento de los costes de producción, incluidas las materias primas y los salarios. Estos costes crecientes suelen repercutirse en los consumidores.

Por ejemplo, cuando sube el precio del petróleo se produce un aumento casi inmediato en el surtidor de gasolina. Los componentes del IPC fluctúan constantemente. Durante el período de observación de 1960 a 2021, la tasa media de inflación fue del 6,4% anual.

IPC

Para calcular la tasa de inflación en España, se utiliza el Índice de Precios al Consumo (IPC). Este índice evalúa mensualmente el coste de más de 303 productos y se encuentran distribuidos en 12 divisiones, desde productos básicos como el pan y el arroz, hasta servicios de recreación, como espectáculos deportivos y el cine o un televisor. Se registran alrededor de 127.000 precios.

O mejor dicho, el valor del dinero cayó un 6.4% anualmente.

Esto significa que, una artículo con un coste de 100 Euros en 1960 se calculó en 4.035,49 Euros en comienzos de 2022. Claro, si trabajas, puede que tu salario aumente para seguir el ritmo de la inflación. Pero si estás jubilado y tienes unos ingresos fijos, tu poder adquisitivo (la cantidad de bienes y servicios que puedes comprar) disminuye constantemente con el tiempo.

Inflación e inversiones en bonos

Ya hemos visto cómo la inflación erosiona tu poder adquisitivo. Pero, ¿cómo resistirán tus inversiones a la inflación? ¿La respuesta corta? Depende de las inversiones que tengas.

Empecemos con los bonos y cómo reaccionan ante la inflación. Entre los bonos más utilizados están los emitidos por los gobiernos. Son de alta calidad y están respaldados por una baja tasa de impago.

Por lo tanto, se denominan bonos con grado de inversión y deben tener una calificación crediticia BBB o superior.

Estos bonos se adquieren tanto por los ingresos que producen como por su perfil de riesgo más bajo. Con este fin, a menudo son mantenidos por instituciones, planes de pensiones y gestores de inversiones para reducir el riesgo de sus carteras.

Por ejemplo, tradicionalmente, para compensar el riesgo inherente a la renta variable, un fondo de inversión equilibrado tendría un 40% en bonos y un 60% en acciones.

Sin embargo, los rendimientos de la renta fija pueden verse afectados negativamente por la inflación de dos maneras. En primer lugar, dependiendo del tipo de interés, si recibieras un pago anual de 200€ por tu bono, podrías comprar cada año menos con él.

En segundo lugar, estos bonos pueden verse perjudicados cuando suben los tipos de interés.

Esto puede ocurrir cuando la inflación supera el objetivo de inflación del 2% del BoC. Para frenar la inflación, podrías obligar al banco a subir tu tipo de interés de referencia.

mujer inversiones movil

Suena contraintuitivo, pero cuando los tipos de interés suben los precios de los bonos bajan. Los bonos con plazos de vencimiento más largos (como un bono a 20 años) son especialmente vulnerables a la subida de tipos.

Como alternativa, existen clases de bonos que están indexados a la inflación. Dos de los más extendidos son los bonos de interés variable y los valores del Tesoro protegidos contra la inflación (TIPS).

A diferencia de la mayoría de los bonos que tienen un tipo de interés fijo, estos tipos de bonos tienen un tipo de cupón variable.

Inflación y carteras de acciones

globo inflar euro

Al igual que los bonos, el impacto de la inflación en tu cartera de acciones depende de cómo esté invertida. Empecemos por las acciones que pagan dividendos, una fuente de ingresos para muchos inversores.

Suelen pagarse trimestralmente, a partir del flujo de caja o los beneficios de una empresa. Y suelen oscilar entre el 1 y el 10%.

¿Cómo afecta la inflación al pago de dividendos? Algunas empresas, como las de servicios públicos, pueden obtener buenos resultados en un entorno inflacionista porque pueden repercutir el aumento de los costes a los consumidores.

Esto les permite aumentar el reparto de dividendos. Por ejemplo, si la inflación es del 3% y una empresa aumenta sus dividendos al 5%, podrías salir ganando.

Lo contrario ocurriría si el aumento de los costes provocado por la inflación obligara a una empresa a recortar sus dividendos. Una vez más, la forma en que la inflación afecta a los ingresos por dividendos se reduce a qué acciones que pagan dividendos se incluyen en una cartera.

Por eso los gestores de fondos de dividendos se esfuerzan en analizar una empresa antes de invertir. Quieren determinar si el dividendo que se paga es sostenible y si puede aumentar con el tiempo.

La inflación afecta de forma diferente a los valores de crecimiento y de valor

La inversión de crecimiento y la de valor son dos estilos comunes de inversión. Para entender por qué la inflación afecta a estos valores de manera diferente, recuerda que la inflación erosiona el valor del dinero con el paso del tiempo.

Por tanto, lo importante es saber en qué plazo se calcula la rentabilidad de una empresa. O más sucintamente: los beneficios de hoy podrían valer más que los beneficios potenciales erosionados por la inflación en el futuro.

Empecemos por los valores. Por definición, estos valores cotizan con descuento respecto al mercado.

Sin embargo, al comprar una acción de valor, el gestor de inversiones cree que hay una razón por la que una empresa podría volver a ser rentable o aumentar su rentabilidad.

Y el gestor anticipa que esto puede ocurrir en un periodo de tiempo comparativamente corto.

En el caso de las acciones de crecimiento, suele ocurrir lo contrario.

monedas ahorro inversiones

En este caso, el gestor de inversiones puede comprar una empresa en crecimiento como Apple, que prevé beneficios en el futuro.

O puede tratarse de una empresa con fuertes flujos de caja, aunque pueda estar perdiendo dinero o tener beneficios bajos. El supuesto es que podría ser rentable en algún momento en el futuro.

En consecuencia, cuando la inflación y los tipos de interés suben, las acciones de crecimiento tienden a caer. Esto se debe a que el valor actual de los beneficios futuros se descuenta a una tasa de inflación más alta.

Con la baja tasa de inflación de los últimos años, los valores de crecimiento han superado sistemáticamente a los de valor. En inversión, sin embargo, los resultados pasados no son indicativos de los futuros.

Y cuando el mundo empezó a salir de la pandemia, en un momento dado vimos subir la inflación, ganar los valores y retroceder los valores de crecimiento.

Coberturas contra la inflación: materias primas, oro e inmuebles

oro monedas

Como he señalado, lo que se mantenga en una cartera determinará en gran medida su resistencia a la inflación.

En este sentido, cuando la inflación aumenta, los gestores de inversiones pueden invertir en empresas como las de servicios públicos. O podría tratarse de una empresa que fabrica un producto esencial y puede repercutir el aumento de los costes en los consumidores.

También pueden invertir en determinadas clases de activos, como materias primas, bienes inmuebles y metales preciosos. Tradicionalmente, estos activos se han comportado bien en un entorno inflacionista.

Los metales preciosos como el oro y la plata se consideran depósitos de valor durante periodos de alta inflación o agitación económica. Además, se utilizan en sofisticados procesos de fabricación en los que actualmente no pueden sustituirse.

Esto también hace que suban con la inflación y protejan potencialmente tu poder adquisitivo.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría