cabecera pau ninja podcast

El individuo no soberano… traga por la boca y por el ano

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en mayo, 2022

#325. Ser libre tiene un precio, pero más caro sale abrazar la pseudo-comodidad estatal. Como mínimo lo vas a pagar con el alma, y como poco vas a estar pagando con tiempo encapsulado el dinero lo que has gastado tanto tiempo almacenando.

Resumen del libro El individuo soberano

«La transición de una etapa de la vida económica a otra siempre ha implicado una revolución. Creemos que la Revolución de la Información será probablemente la de mayor alcance de todas. Reorganizará la vida más a fondo que la Revolución Agrícola o la Revolución Industrial. Y su impacto se sentirá en una fracción de tiempo. Abróchate los cinturones».

Hoy, vamos a revisar/resumir El individuo soberano, un libro escrito en 1996 por James Dale Davidson y William Rees-Mogg.

El Individuo Soberano
  • Davison, James Dale (Author)

El Individuo Soberano trata de predecir los efectos de la Revolución de la Información. Los autores exploran las posibilidades utilizando un enfoque de «la historia no se repite, pero sí hace eco», es decir, analizan la Revolución Industrial y luego intentan trasladarla a la Revolución de la Información.

Analizan la Revolución Industrial a través de varias lentes, y luego las trasladan a la Revolución de la Información. La lente de más alto nivel es la de las «Instituciones». Estas instituciones «sobreviven» en un entorno competitivo con otras instituciones, aprovechando el capital (a menudo mediante la violencia) y aprovechando la información (a menudo mediante los mitos).

Me gusta pensar en esto desde una perspectiva evolutiva, en la que hay una competencia entre instituciones (como los estados-nación que compiten con la religión) y dentro de las instituciones (como los estados-nación que compiten entre sí) para ver quién manda.

Así, el Individuo Soberano examina la transición institucional durante la Revolución Industrial (Religión a Estado-Nación) y potencialmente la Revolución de la Información (Estado-Nación a Individuo Soberano).

Revolución industrial: Transición de la Iglesia al Estado-nación

Durante la Revolución Industrial se produjo una transición de la religión como institución dominante al Estado-nación como institución dominante. Esta transición se produjo tanto por el capital/violencia como por la información/mitos.

Capital/violencia

Una de las principales afirmaciones de los autores es que el Estado-nación fue un resultado inevitable de la Revolución de la Pólvora y de los rendimientos crecientes de la violencia. Con la pólvora, había rendimientos de la violencia a escala, no sólo de la eficiencia.

Por ejemplo, el Tíbet tiene toneladas de recursos naturales (¡el 46% de la población mundial depende de los ríos que nacen en el Tíbet!). China es muy grande y, por lo tanto, puede ejercer la violencia a escala, por lo que pudo «conquistar» el Tíbet, ganando poder sobre sus ríos y otros recursos naturales. Los autores dicen que «el Estado-nación facilitó la depredación sistemática basada en el territorio».

Información/Mitos

Además del capital (a veces obtenido mediante la violencia), las instituciones también necesitan información/mitos para sobrevivir. Estos mitos son especialmente extraños en épocas de transición, cuando hay una “brecha especialmente amplia entre los mitos percibidos y la realidad».

Antes de la Revolución Industrial, la iglesia tenía el monopolio de la información porque los libros eran caros de crear. La imprenta rompió este monopolio.

Al romperse ese monopolio, la palabra de Dios pudo ser socavada, creando competencia entre las religiones católica y protestante. Para dar un ejemplo, las obras de Lutero representaron nada menos que 1/3 de todos los libros en lengua alemana vendidos entre 1518-1525.

Una vez que el mecanismo de propagación de la información cambió, también lo hicieron los mitos. Los mitos religiosos, antes gravosos, se actualizaron para adaptarse a la nueva cultura mercantilista. El estatus de la caballería basado en el honor cambió al estatus de la riqueza basado en las finanzas.

En resumen: La imprenta permitió la competencia basada en la información dentro de la institución dominante: la religión (católica frente a la protestante). La Revolución de la Pólvora hizo que el poder pasara de la religión al Estado-nación. Las últimas etapas de la Revolución Industrial (máquinas de vapor, fábricas, etc.) consolidaron el Estado-Nación como institución principal. Pero su tiempo está llegando a su fin.

Revolución de la información: Transición del Estado-nación al Individuo soberano

Durante la Revolución de la Información, los autores predicen una transición del Estado-nación como institución dominante al individuo soberano como institución dominante. Al igual que antes, esta transición se producirá tanto por el capital/la violencia como por la información/los mitos. Veamos cada una de ellas:

Capital/violencia

En la era digital (especialmente con la criptografía), es mucho más difícil para los estados-nación extorsionar el capital mediante la violencia. Vitalik llama a esto la «ventaja del defensor».

La disminución de la capacidad del Estado-nación para extorsionar capital se produce al mismo tiempo que el valor que obtenemos de ellos disminuye. El equilibrio de larga duración entre extorsión y protección se está rompiendo.

En estos momentos, los ciudadanos del Estado-nación funcionan como empleados (gobierno a través de la democracia), no como clientes (gobierno a través del capital). Así que los autores predicen que una determinada empresa/persona utilizará un paraíso fiscal, y luego utilizará servicios de protección para estar a salvo de la violencia.

Esta transición que se aleja de la extorsión eliminará los recursos (basados en los impuestos) del Estado-nación. Los autores predicen entonces que «los Estados-nación experimentarán una fuerte caída de los ingresos pero conservarán las obligaciones no financiadas y las expectativas infladas y el gasto social heredados de la era industrial. Los consumidores de impuestos serán los perdedores».

Esta diferencia entre las expectativas y la realidad es la fuente de la angustia de los que tradicionalmente tienen ingresos medios en los países desarrollados. Los autores afirman que el rendimiento de los de ingresos ordinarios está destinado a caer, y también relacionan esto con la transición de la «explotación» a la «discriminación» como forma principal de redistribución en la era de la información.

Los autores entonces predicen una transición hacia «Clubes Territoriales Competitivos», como los llaman ellos, como sustitutos de los Estados-nación. Estos clubes competirán en varios ejes: protección, impuestos, etc. Los bienes públicos no desaparecerán (si un club no los tuviera, sus «clientes ciudadanos» se irían). Los individuos soberanos serían los clientes dentro de estos clubes: individuos que pueden ir donde quieran con su tiempo/dinero/ubicación física, pagando impuestos al Primer Banco de Ninguna Parte.

Información/Mitos

Ahora mismo estamos empezando a experimentar una «brecha especialmente amplia entre los mitos y la realidad» sobre el Estado-nación.

En el siglo XX, más de 115 millones de ciudadanos perdieron la vida luchando en guerras nacionales. ¿Seguiría la gente haciendo eso hoy en día?

Los principales mitos de la última etapa de la Revolución Industrial (el nacionalismo y el fascismo) procedían de la ausencia de mitos vinculados directamente al capitalismo.

«La libertad que el capitalismo proporcionaba a la gente para crear sus propias identidades resultaba aterradora para quienes no estaban preparados para hacer uso de ella. Anhelaban la seguridad de una identidad sólida y se sentían atraídos por las simplicidades de la propaganda nacionalista y fascista».

En la transición que se aleja del Estado-nación (y tal vez más de la religión), la gente seguirá buscando una moral colectiva, un sentido de propósito/dirección y un sentido coherente del orden mundial. Los autores piensan que estos «Clubes Territoriales Competitivos» impondrán normas morales exigentes para la residencia. Creen que esta nueva moral se centrará en:

  • La productividad y la corrección de las ganancias de quienes las generan.
  • La eficiencia en la inversión.
  • El carácter y la fiabilidad.
  • El mal de la violencia.

Por último, creen que, en la era de los impuestos «voluntarios», los receptores de la caridad tendrán que apelar a los particulares (no al gran gobierno), y tendrán que parecer moralmente merecedores.

Información

Los autores también predicen cómo cambiará la información en nuestra nueva era:

  • «La difusión estrecha sustituirá a la difusión». (¡Filtros!)
  • «La propia sobrecarga de información disponible en la actualidad da prioridad a la brevedad. La brevedad lleva a la abreviación. La abreviación deja fuera lo que no se conoce». (¡Clickbait!)

Aumentar la información no significa necesariamente aumentar la coherencia. Los autores lo expresan brillantemente:

«La Era de la Información aún no se ha convertido en la Era de la Comprensión».

Trump es un indicio de los últimos días del Estado-nación. Como escriben los autores:

«Un sistema que somete habitualmente el control de las empresas más grandes y mortíferas del planeta al ganador de concursos de popularidad entre demagogos carismáticos está destinado a sufrir por ello a largo plazo».

Crítica

Sólo tengo un par de críticas:

Olvidando la coevolución institucional

Los autores hacen un buen trabajo al examinar cómo disminuirá el poder del Estado-nación. Sin embargo, no amplían adecuadamente el nivel de la «coevolución institucional» para ver que las instituciones basadas en la información (como Google y Facebook) ascenderían a un poder supernacional.

Tampoco examinan cómo la reducción de los costes de distribución de la información podría llevar a des-intermediar a los intermediarios de la publicación.

Deberíamos tener esto en cuenta a medida que avanzamos en el siglo XXI. No se trata sólo de que los Estados-nación estén perdiendo poder mientras las Instituciones de la nueva era, como los memes, están ganando poder. Al contrario, todas estas instituciones (estados, empresas, religión, redes, cadenas de bloques, memes) co-evolucionan entre sí.

Subestimando las comunidades

Al igual que la crítica anterior, los autores también pasan por alto la idea de que la reducción de las fricciones conduce tanto a la descentralización de la información como a la centralización del conocimiento en ecosistemas tipo Silicon Valley o Shenzhen.

Los autores piensan que habrá un montón de individuos soberanos viviendo en una superautopista de la información. En lugar de ello, creo que tendremos un montón de personas inteligentes/ambiciosas que aprenden más fácilmente unas de otras y se reúnen (ehem Sociedad Ninja).

Esta idea está mucho más cerca de sus “Clubes Territoriales Competitivos” que del Individuo Soberano.

Falta el objetivo macro

Aunque las predicciones de los autores de la tecnología digital me parecen acertados, luego recomiendan que la gente intente atesorar su riqueza como individuos soberanos colocándola en paraísos fiscales y demás. Vale.

Eso pasa por alto algo importante, y es que olvidan por completo hablar de un propósito u objetivo. Es decir, si estás escribiendo un libro sobre la próxima e intensa transición de la humanidad, ¿no deberías pensar también en cómo la humanidad la podrá sobrevivir e incluso mejorar como colectivo?

Centrándose en los sistemas, ignorando la identidad

Por último, los autores hacen un trabajo bastante pobre al pensar en cómo la identidad y la inercia histórica afectan a las personas. Esto es duro de hacer pero tienen que pensar en la identidad, en sus propios prejuicios, etc.

  • escuchar en spotify
  • escuchar en Ivoox
  • escuchar en youtube
  • escuchar en apple

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría