cabecera pau ninja podcast

El lado oscuro de la Hacienda española

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en diciembre, 2022

#343. TaxVader es asesor fiscal y miembro natural del consejo de sabios de nuestra comunidad: Sociedad Ninja. A veces se viene a hacer episodios en privado para nosotros, y alguna vez (como hoy) me ayuda despotricar de la Hacienda española.

El sol ibérico tiene un precio, sobre todo si eres autónomo. El impuesto sobre los autónomos en España tiene el mismo tipo que cualquier otro. Esto se debe quizás a que hay más de 3,2 millones de personas registradas como autónomos en España.

La buena noticia es que los impuestos para los emprendedores en España varían según el tipo de trabajo. Además, las cotizaciones a la Seguridad Social de quienes acaban de iniciar un negocio en España se han fijado en un tipo más bajo durante los primeros 24 meses.

Autónomos en España

El impuesto para los autónomos en España tiene un tipo progresivo. Como tal, varía entre el 19 y el 47%, según los ingresos obtenidos. Hay que tener en cuenta que las distintas comunidades de España gravan los impuestos de forma diferente, por lo que los tipos reales varían en todo el país.

Impuestos para sociedades en España

Existen diferentes tipos de sociedades mercantiles en España. Entre ellas se encuentran la Comunidad de Bienes (una sociedad basada en la propiedad conjunta de un negocio, bienes y propiedades) y la Sociedad Civil (un acuerdo de sociedad privada para un negocio específico).

En general, las asociaciones no tributan a nivel de sociedades. Esto se debe a que la asociación carece de personalidad jurídica y no es una sociedad mercantil. Por lo tanto, cada socio debe pagar el impuesto sobre la renta personal en lugar del impuesto de sociedades.

El impuesto de sociedades en España para las sociedades limitadas es un 25% fijo sobre los beneficios. Pueden aplicarse otros tipos impositivos, dependiendo del tipo de sociedad que tribute y de su tipo de negocio, y las sociedades residentes tributan por su renta mundial.

Las empresas de nueva creación tributan a un tipo impositivo del 10% tanto en el primer período impositivo en el que obtienen beneficios como en el siguiente. Este tipo impositivo no se aplica a las sociedades patrimoniales (es decir, las que no ejercen actividad empresarial) ni a las sociedades de nueva creación que forman parte de un grupo nacional o internacional.

Darse de alta como autónomo en España

Si ya vives en España o has comprado o vendido una propiedad, es posible que ya estés registrado en la autoridad fiscal del país.

Si no estás registrado, tendrás que rellenar el Modelo 30 y presentarlo en tu oficina de Hacienda. También tendrás que presentar tu DNI, y un certificado de empadronamiento actualizado. Puedes obtenerlo en el ayuntamiento de tu localidad. También puede enviar los documentos por Internet.

Para pagar el impuesto de autónomos en España, se necesita el Modelo 36, o una versión simplificada, el Modelo 37.

Deducciones y créditos fiscales para autónomos en España

Al pagar los impuestos de los autónomos en España, puedes solicitar deducciones en tu declaración de la renta por los siguientes conceptos, siempre que dispongas de facturas y recibos adecuados:

  • Cotizaciones a la Seguridad Social española
  • Las primas del seguro médico español para usted hasta un máximo de 500 euros
  • Gastos de servicios contables y fiscales
  • Gastos de mantenimiento de la actividad empresarial
  • Suscripciones profesionales
  • Gastos de oficina
  • Teléfono e internet en España
  • Cualquier vehículo que utilice para trabajar
  • Además, los empresarios pueden reclamar la depreciación o amortización de todos los activos, excepto los terrenos. La Agencia Tributaria dispone de una tabla orientativa en la que se identifican los porcentajes máximos por año y el número máximo de años para cada tipo de activo.
Los autónomos que trabajan desde casa pueden reclamar hasta 26,67 euros al día dentro de España (y 48,08 euros fuera del país) por gastos de alimentación si necesita comer fuera de casa por motivos de trabajo. En un viaje de una noche, puede deducir 54,34 euros por día dentro de España y 91,35 euros por día pasado en el extranjero.

Ten en cuenta que debes pagar con tarjeta de crédito o pagos electrónicos y presentar los recibos. Los pagos deben corresponder a días laborables o de trabajo.

Para los autónomos que trabajan desde casa, la Agencia Tributaria española especifica ciertas deducciones parciales, como los gastos de suministro (por ejemplo, agua, electricidad, gas, teléfono, Internet). La deducción es del 30% de los gastos en proporción a los metros cuadrados de la vivienda utilizada para la actividad respecto a su superficie total, salvo que puedas demostrar otra proporción.

Esto es así siempre que hayas registrado el domicilio como centro de actividad económica al darte de alta como autónomo. Como autónomo, si también utilizas parcialmente un vehículo para la actividad, el 50% de los gastos en él son deducibles en el impuesto sobre la renta y el IVA.

Cómo declarar los impuestos de los autónomos en España

Como autónomo, tras darte de alta en Hacienda, debes declarar tus ingresos cada tres meses. Por ejemplo, en enero declaras tus ingresos del periodo de octubre a diciembre y pagas el 20% de tus ingresos como impuesto anticipado.

El formulario en este caso es el Modelo 130. Siempre tendrás que rellenarlo, a no ser que el 70% de las personas para las que trabajas sean empresas que pagan el impuesto retenido en tu nombre.

Si estás pagando el impuesto de autónomos en España bajo el sistema modular, donde tus niveles de ingresos se basan en estimaciones en lugar de ingresos reales, entonces tienes que utilizar el Modelo 131. El formulario debe rellenarse entre los días 1 y 20 de cada trimestre: enero, abril, julio y octubre.

Luego, cada mes de abril, hay que rellenar dos formularios: uno para los últimos tres meses y otro correspondiente al ejercicio fiscal anterior. En esta última declaración (Declaración de la Renta en el Modelo 100) se resume la cantidad de impuestos que ha pagado durante el año. La única forma de estar exento de tener que hacer la declaración sería si tuviera tres meses consecutivos sin actividad laboral.

Pros y contras de ser autónomo en España

Hay que tener en cuenta que el estatus de autónomo en España no es una solución única, ya que existen diferentes requisitos para los distintos sectores; estas definiciones son importantes a la hora de calcular la «retención» o el impuesto sobre la renta.

Una de las desventajas del trabajo por cuenta propia en España es el elevado precio que los autónomos tienen que pagar cada mes en concepto de cuotas de la Seguridad Social, lo que aumenta enormemente sus gastos de funcionamiento.

La cantidad estándar que se cobra actualmente es de más de 260 euros al mes, pero hay reducciones disponibles en función del tipo de negocio y de la situación del individuo, incluyendo su edad y sexo, así como el tiempo que lleva trabajando por cuenta propia en su sector.

Para destacar un posible problema, la cuota de la Seguridad Social se paga todos los meses independientemente de lo que gane realmente el autónomo, aunque tendrá que ganar el salario mínimo de 9.173 euros anuales.

También es posible pagar un suplemento para obtener una pensión más alta y para la cobertura de enfermedad y accidentes mientras se trabaja. Para muchos autónomos es una pequeña cuota que merece la pena.

Sin embargo, a diferencia de muchos otros países, la cotización a la Seguridad Social sí les cubre la asistencia sanitaria y la pensión, así como el desempleo y la baja por enfermedad.

Además, existe la «tarifa plana», un régimen que se aplica durante unos 18 meses y en el que las cotizaciones a la seguridad social comienzan con una pequeña cantidad y aumentan gradualmente hasta alcanzar el importe total. Este sistema suele ser para los hombres autónomos menores de 30 años y para las mujeres menores de 35, aunque también es posible que alguien que no se haya inscrito en el régimen en los últimos cinco años solicite un descuento del 80% durante los primeros seis meses.

Además, España también exige a los autónomos que paguen el 21% de IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) sobre sus ingresos para sus clientes situados en la Unión Europea; fuera de la Unión Europea no hay que pagar IVA.

Es necesario cobrar el IVA independientemente de la cuantía del volumen de negocios anual; cualquiera que preste un servicio o suministre bienes que estén sujetos al IVA también tendrá que presentar una declaración cada trimestre, aunque su factura de IVA no tiene que pagarse hasta enero.

Aquellos que trabajen como autónomos en España pagarán el mismo nivel de impuestos que los trabajadores por cuenta ajena, aunque tendrán que lidiar con el sistema de retención de impuestos.

Esencialmente, este sistema consiste en que el autónomo factura a una empresa española por bienes o servicios y la empresa tendrá que pagar parte de esa factura directamente a la oficina de impuestos (la Agencia Tributaria).

Sin embargo, la cantidad retenida no es un impuesto adicional y será devuelta por el gobierno al final del año fiscal y, para complicar el asunto, no todos los autónomos tienen que cobrarla. Si la factura es a un particular y no a una empresa, la retención no es aplicable.

Asimismo, en el caso de los pagos en exceso de IVA, el autónomo tendrá que esperar hasta el final del ejercicio para que se le devuelva lo que ha pagado de más en concepto de impuesto sobre la renta.

Hay que presentar una declaración de la renta cada trimestre. El impuesto sobre la renta para los autónomos es del 21% y también se paga trimestralmente a cuenta.

El proceso de darse de alta como autónomo en España puede parecer desalentador para algunos que tienen muchas ganas de trabajar por su cuenta, por lo que muchas personas suelen contratar a un gestor, que puede ocuparse del papeleo necesario y ayudar a allanar el camino para convertirse en autónomo.

Todos los gastos empresariales relevantes pueden deducirse de la factura fiscal, incluidos los honorarios del contable, los gastos de oficina y el coche utilizado para trabajar. También pueden deducirse los gastos de constitución del autónomo, así como los servicios de Internet y teléfono.

En cuanto a la facturación, las autoridades españolas tienen requisitos específicos y todos los autónomos deben emitir y conservar copias de todas las facturas por el trabajo que han realizado, y también deben conservar los recibos si están deduciendo gastos a efectos fiscales.

Embargos de Hacienda

El uso de la palabra «embargo» en España está mucho más extendido que en muchos otros países. Mientras que a menudo se asocia con una prohibición del comercio entre diferentes países, en España puede referirse a una acción tomada contra su propiedad o cuenta bancaria española.

Si tienes un embargo en tu cuenta bancaria española, lo que significa en la práctica es que tu cuenta será congelada sin tu permiso. De nuevo, un concepto inusual para los que vienen de muchos otros países.

Por qué puede haber un embargo

Un embargo puede ser realizado en tu cuenta bancaria española cuando tienes una deuda pendiente. Puede tratarse de la falta de pago de una hipoteca, de un préstamo impagado, de impuestos de no residentes o del IBI en España que no han sido pagados.

Puede venir en forma de orden judicial o de una oficina de la administración pública en España, como la Agencia Tributaria. Un particular o una empresa pueden llevar una deuda pendiente a los tribunales. Mientras se toma una decisión sobre cómo se va a liquidar la deuda, el juez congelará tu cuenta. En el caso de una administración pública española, no es necesario acudir a los tribunales. Tu cuenta puede quedar congelada y es posible que ni siquiera te des cuenta de que debes dinero.

La deuda puede saldarse sacando dinero de tu cuenta bancaria en España directamente. Si el dinero no es suficiente para cubrir la deuda, se pueden embargar los bienes, incluidas las propiedades, las pensiones o incluso las joyas.

Hay un orden de bienes que pueden ser embargados, siendo los que encabezan la lista los primeros que serán reclamados. Son los siguientes

  • Dinero y cuentas bancarias
  • Acciones, participaciones, cánones, depósitos y otros activos financieros
  • Metales o piedras preciosas, oro, joyas y arte
  • Rentas de alquiler
  • Intereses u otras formas de ingresos
  • Coches, barcos, ganado u otros bienes muebles
  • Acciones de empresas
  • Bienes inmuebles
  • Sueldos, pensiones o rentas del trabajo
  • Créditos o derechos que puedan aplicarse a largo plazo

¿Qué se puede hacer?

Suena duro, y lo es. Más aún si se tiene en cuenta que si tu cuenta está congelada, tus facturas en España no se pagarán. Esto puede llevar a la desconexión de los servicios con todos los costes adicionales y las molestias que ello puede ocasionar.

Si te encuentras en la desafortunada situación de que tu cuenta esté embargada, lo primero que debes hacer es identificar el motivo. En el propio embargo debe haber un número de referencia y una indicación del departamento que ha impuesto el embargo.

A continuación, debes ponerte en contacto con este departamento para averiguar el motivo del embargo. A continuación, tendrás la oportunidad de acordar un método de liquidación de la deuda que permita que tu cuenta vuelva a funcionar con normalidad.

Por supuesto, si te aseguras de que sus facturas están pagadas y sus impuestos al día, es mucho menos probable que esto te ocurra.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría