Andorra mola, pero Estonia más

Escuchar ahora
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en agosto, 2021

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

A continuación, un poco sobre cada país y por qué los dos molan mazo (aunque Estonia más).

Estonia

La gente me pregunta sobre Estonia todos los días.

Mi perspectiva sobre el presente y el potencial de este país báltico proviene de mi historia personal y mi relación actual con Estonia.

No soy la persona más indicada para hablar de las oportunidades, los retos y las implicaciones futuras de la política y los servicios electrónicos de Estonia; hay muchos expertos que entienden el campo mucho mejor que yo.

Sin embargo, creo que puedo ofrecer una opinión valiosa sobre lo que hace a Estonia especial en comparación con otros ecosistemas empresariales.

En palabras de Marten Kaevats, Asesor Digital Nacional del Gobierno de Estonia:

«La proliferación de gadgets tecnológicos se ha convertido en un objetivo en sí mismo. Afortunadamente, los estonios han demostrado lo contrario; la construcción de una sociedad digital tiene que ver con una cultura de apertura y confianza, más que con los gadgets».

Estonia se diferencia de lugares como Buenos Aires y Santiago, no por su tecnología y «gadgets», sino porque, como hizo Silicon Valley en el siglo XX, se centró en sus puntos fuertes y en sus oportunidades únicas:

La oportunidad de «recomenzar»

La mayoría de los países están siempre «en movimiento». Buscan avanzar mientras siguen lidiando con la carga de los desacuerdos políticos, culturales y sociales del pasado.

Este lastre puede ser tan «ligero» como que el país esté dividido entre diferentes partidos (como ha sido el caso durante muchos años tanto en Estados Unidos como en Argentina hasta ahora, por ejemplo), o puede ser tan terrible como la esclavitud, las dictaduras o la guerra.

Pero todo bagaje frena, y cuanto más grande es el país, más difícil es detenerlo una vez que está en movimiento. Mientras el pasado influya en la agenda de un país para el futuro, afectará la velocidad y las posibles direcciones que pueda tomar.

Es bueno aprender y honrar el pasado, pero muchos países tienen que negociar y comprometer constantemente el futuro para apaciguar los egos, las heridas emocionales y las ideologías que una vez sirvieron para algo pero ya no.

Rara es la situación en la que un país puede «hacer una pausa» y preguntarse «¿qué tipo de país queremos ser?», pero esa es la situación que tuvieron Estonia y otros países tras el desmoronamiento de la Unión Soviética.

Aunque las circunstancias no fueron fáciles, Estonia convirtió una crisis en una gran oportunidad: recuperaron su libertad para gobernarse a sí mismos, y con muy poco bagaje que limitara sus opciones.

La adopción digital como única salida

Después de la Unión Soviética, el país carecía de fondos, pero necesitaba encontrar una forma de prestar servicios a sus ciudadanos. La «solución» habitual de gasto público en exceso de oficinas, personal y papeleo no era realista. Como suele ocurrir, estas limitaciones financieras obligaron a Estonia a idear una alternativa, y así apostaron por lo digital.

Tamaño pequeño (para un país)

Un argumento común que se oye sobre por qué otros países no pueden ser tan eficientes digitalmente como Estonia, es que Estonia es un país muy pequeño (con una población total de 1,3 millones de habitantes), y por lo tanto puede tratar de adoptar las cosas más rápido que los países en los que hay un mayor consenso y cambios que hacer.

He oído a algunas personas influyentes involucradas en e-Estonia discrepar de esto, y afirmar que el tamaño no es un impedimento, citando ejemplos como el Aadhaar de la India, el sistema de identidad digital del país de 1.300 millones de habitantes (que tiene muchos defectos críticos).

Mi conclusión es que ambas perspectivas son incompletas, pero necesarias para llegar a la verdad.

Creer que el tamaño es irrelevante, es inexacto. Pero decir simplemente que «Estonia es pequeña, así que no podemos hacer lo que ellos hacen» es de vagos.

La clave es dejar de preguntarse «¿Cómo podemos parecernos más a Estonia?». La mayoría de los políticos se hacen esta pregunta porque quieren una solución de arriba a abajo a corto plazo (y llevarse el mérito si lo consiguen). En su lugar, deben preguntarse «¿a qué escala podemos cambiar con la suficiente rapidez?».

Si eres Islandia, con 330.000 habitantes, puedes empezar a nivel nacional. Si eres Finlandia, con 5,5 millones, tal vez. Pero si eres Argentina, con 45 millones, Alemania, con 82 millones, o Estados Unidos, con 325 millones, estás abocado al fracaso si quieres forzar el cambio en todo el sistema.

Por ejemplo, la provincia de Neuquén en Argentina, que tiene la mitad de la población de Estonia, ya ha conseguido implantar la X-Road y digitalizar los servicios para sus ciudadanos.

El gobierno nacional de Argentina debería aprovechar el éxito de Neuquén e invitarle a compartir con otras provincias cómo pueden convertirse también en digitales (enfoque ascendente), pero en lugar de ello opta por ignorarlo y sigue sin implantar un sistema digital en todo el país que cuente con la participación de todas las partes interesadas.

¿Por qué debería importarte Estonia, y por qué ahora?

La innovación no se produce por igual en todas partes.

Si crees que es importante estar cerca de la innovación, primero tienes que aceptar que es estadísticamente más probable que NO se produzca donde vives.

En segundo lugar, tienes que decidir en qué innovaciones quieres trabajar, o aprender de ellas, y dónde es más probable que se produzcan.

Estonia es un líder mundial de la innovación en determinados ámbitos, como la gobernanza digital, el significado de las nacionalidades, la banca sin fronteras, etc.

Pero si quieres escuchar historias sobre cómo construir lo más parecido a Silicon Valley, quizá debas ir a Israel. Si quiere experimentar con la educación, tal vez ve a Finlandia. Si quieres innovar en el sector de la hostelería, tal vez debas ir a Las Vegas.

Creo que la razón por la que Estonia es tan popular hoy en día es porque lo que están haciendo es relevante para todo el mundo.

No importa si vives en una gran ciudad o en un pueblo pequeño, es muy probable que hayas tenido que lidiar con algún nivel de burocracia e ineficiencia de las instituciones a las que perteneces. Cada vez que un ciudadano debe interactuar con su gobierno o banco, siente el impacto de su negligencia o falta de adopción tecnológica.

Esto se traduce en una pérdida de tiempo y productividad para cada ciudadano, aumentada por el conocimiento de que las cosas podrían ser mejores.

Mientras tanto, la tecnología X-Road de Estonia, que ningún otro país tiene aún en funcionamiento, permite que el 99% de los servicios estatales se realicen en línea, y ha ahorrado a los estonios un tiempo de trabajo estimado en más de 800 años sólo el año pasado.

Aunque muchos países dicen estar siguiendo los pasos de Estonia, sólo hay un puñado, como Finlandia e Islandia, que han mostrado acciones concretas para replicar su éxito (y potenciarse en el proceso).

Después de mantener muchas conversaciones con expertos de todo el mundo, he llegado a comprender que, aunque muchos gobiernos dicen a sus ciudadanos que se están convirtiendo en digitales, se trata sólo de una versión parcial y reducida de la filosofía y la interoperabilidad de Estonia.

La mayoría de estos intentos parecen estar limitados por la política interna, la demagogia, los grupos de presión y todos los demás sospechosos habituales que frenan el progreso de los gobiernos.

Hace poco escuché un concepto en español que se traduce más o menos como «fatiga del país»; cada vez que los sistemas se caen, cada vez que tenemos que hacer una cola, o ir y venir con diferentes papeles, o una determinada oficina está cerrada… Nos cansamos más y más de vivir en esa ciudad o país.

Cuanto más no funcionan las cosas como podrían o deberían, más estresada, pesimista y escéptica se vuelve la gente. Al final, la gente está simplemente menos contenta y invierte menos en su país.

La razón por la que Estonia es tan importante en este momento es porque, si el resto del mundo escucha lo que ellos pueden enseñarnos, todo el mundo puede tener una vida más cómoda, relajada, productiva y feliz.

¿Qué le depara el futuro a Estonia?

No sé lo que va a pasar, pero como he dicho antes, es la primera vez que estoy realmente entusiasmado por ver lo que viene para y desde un país. Por ejemplo, el potencial del programa de e-Residencia para crear un «estado virtual de ciudadanos digitales» suena fascinante.

Puede que todo lo que Estonia está probando se estrelle, no se amplíe o deje de mejorar… Pero ¿cómo podemos avanzar de verdad sin probar cosas que pueden fracasar? Si hay algo en lo que Estonia está TENIENDO ÉXITO es en impulsar ideas y tecnologías en áreas importantes de la vida.

Andorra

¿Sabes por qué muchas grandes empresas o emprendedores se crearon estratégicamente en Andorra o se trasladaron a ella? 

Sí, destaca por su historia, su entorno social y natural, pero actualmente combina un programa de reformas basado en la apertura de la economía a la inversión extranjera, y en la homologación fiscal y la cooperación.

En 2012, Andorra dio un paso de gigante al aprobar la legislación de apertura de su economía, acogiendo por primera vez la inversión extranjera y la participación mayoritaria en empresas locales. Junto con esto llegó un impulso para entender cómo pueden hacerse atractivos para las empresas extranjeras. Surge el programa «Smart-Country».

Andorra es un país moderno que se beneficia de un marco político único y estable, y de una economía dinámica, que lo convierten en un Estado desarrollado y atractivo para las inversiones.

Andorra hoy

La importancia actual de Andorra se debe a su establecimiento como paraíso fiscal. El turismo de consumo y la banca son los pilares de la economía del país, al que acuden cada año 10,2 millones de compradores (127 veces la población total).

A pesar de su dependencia del turismo, Andorra sigue siendo un territorio aislado. No tiene ni aeropuerto ni ferrocarril.

En nuestra época moderna, en la que se puede acceder directamente a cualquier ciudad en avión o en tren, este hecho marca a Andorra como una rareza. Los visitantes deben entrar en el país por la red de carreteras, que tiene una salida principal hacia Francia y otra hacia España.

El viaje en coche desde Barcelona dura unas tres horas, y el de Toulouse, unas dos. También se puede tomar un tren hasta las afueras de Andorra y coger un autobús desde allí.

Andorra no es miembro de la Unión Europea (aunque existen varios acuerdos entre ambas entidades en materia de comercio, y Andorra utiliza el euro como moneda oficial) y, por tanto, está fuera del espacio Schengen.

Como tal, existen métodos de control fronterizo por los que los visitantes deben pasar. Estos suelen consistir en poco más que un vistazo a la matrícula y un saludo para continuar, pero es posible que se someta a controles aleatorios de pasaportes o registros de vehículos al entrar o salir del país.

Se pueden escuchar media docena de idiomas en otros tantos minutos. El idioma oficial de Andorra es el catalán, pero también se reconocen el francés, el español y el portugués. Los turistas que vienen del extranjero aportan su propio condimento al guiso lingüístico.

Teniendo en cuenta la cantidad de lenguas que un comerciante andorrano puede escuchar en un día, uno podría pensar que la principal importación del país debe ser la aspirina.

El sistema fiscal de Andorra

Andorra no es un paraíso fiscal, pero es cierto que existen algunas ventajas en comparación con otros países:

  • Impuesto de Sociedades [CT]: máximo del 10%. También hay un impuesto reducido del 2% para las empresas que se dedican a ciertos tipos de actividades como el comercio internacional (por ejemplo, las empresas digitales), las inversiones, etc.
  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas [IRPF]: podría ser del 0% ya que se empieza a aplicar en los salarios superiores a 24.000€, aumentando hasta un máximo del 10% en los salarios más altos. Por ejemplo, un salario de 50.000€ tributa un 2,4% en Andorra, mientras que en España este salario estaría tributando un 22,69% (10 veces más). Por eso Andorra facilita y promueve la contratación de personas.
  • Impuesto sobre el Valor Añadido [IVA]: 4,5%, que es el IVA más bajo de Europa. Por ejemplo, en España hay un IVA del 21% (4,6 veces más).
  • Seguridad Social: 22% donde el 6,5% lo paga el trabajador y el 15,5% la empresa, mientras que en España es más del 30%.
  • No hay impuesto de sucesiones y herencias.

Por todo ello es muy interesante para las empresas digitales plantearse iniciar o trasladar su negocio a Andorra. Especialmente para marketplaces, e-commerces, empresas de Software as a Service (SaaS) o gaming, etc.

Todos estos beneficios facilitan la creación de una empresa en Andorra, colaborando en la reducción de impuestos y costes laborales. Este tipo de condiciones fiscales aportan grandes beneficios que son aún más apreciados por las empresas pertenecientes al sector tecnológico.

Andorra ofrece las mejores tasas fiscales de toda Europa.

Apertura al capital extranjero

En 2012, Andorra aprobó una ley para abrir la economía a las empresas e inversiones extranjeras:

  • Los inversores pueden ampliar su capital hasta el 100%.
  • El plazo de solicitud de inversión extranjera se ha reducido a un mes.
  • Requisitos legales y residencia.

Para crear una empresa en Andorra, existen requisitos muy similares a los que le pedirán en cualquier otro país europeo. Toda empresa con sede en Andorra debe tener un domicilio social en el país, así como un administrador, y todos ellos se consideran residentes.

Por lo tanto, queda totalmente descartado el modelo de entidad offshore que tanto ha salido en los medios de comunicación en los últimos años, especialmente vinculado a los paraísos fiscales.

Un entorno empresarial competitivo

  • Población culturalmente abierta a las empresas y a los inversores extranjeros.
  • Unión aduanera con la UE en relación con los productos no agrícolas.
  • Compromiso con las normas de transparencia financiera internacional de la OCDE [24 TIEA firmados].
  • Convenio de doble imposición firmado con Francia, España, Luxemburgo, Liechtenstein, Portugal, EAU y Malta.
  • Negociaciones en curso para alcanzar un acuerdo de asociación con la UE.
  • El 100% de los hogares y empresas se conectan a Internet.
  • Precio extremadamente competitivo de la electricidad para las empresas.

Turismo

Andorra es un importante centro turístico, famoso por sus estaciones de esquí y por las compras, que acoge a millones de visitantes cada año.

Algunos estudios demuestran que mucha gente elige Andorra como lugar de compras. El propósito de visita de otras personas está relacionado con el ocio, la salud, el bienestar, el deporte y las actividades al aire libre.

Innovación

El Gobierno andorrano está interesado en posicionar a Andorra como un destino inteligente. 

Con el objetivo de que sea reconocido internacionalmente en ese sentido, se ha empezado a promover la creación de proyectos tecnológicos con valor añadido que contribuyan al desarrollo del sector de la innovación en el marco del proceso de apertura económica.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría

Andorra mola, pero Estonia más
Episodio temático nº 9