autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en enero, 2021

Albert Olaya es mi primo así que está en la sangre que sea un poco ninja de la vida. Tenemos muchos intereses comunes y siempre que me bebo un café con él en el pueblo lo disfruto como un crío. Espero que vosotros también lo hagáis. #127

👨🏻‍🚀 Invitado

Por qué no deberías hacer muchas cosas a la vez

La multitarea es una mentira.

Es una mentira porque casi todo el mundo lo acepta como algo efectivo. Se ha convertido en algo tan corriente que la gente piensa que es algo que debería hacer, y lo hace tan a menudo como sea posible.

No sólo oímos hablar de hacerlo, sino que incluso oímos hablar de mejorarlo. Más de seis millones de páginas web ofrecen respuestas sobre cómo hacerlo, y los sitios web de carreras profesionales mencionan la «multitarea» como una habilidad a la que los empleadores deben apuntar y los posibles contratados como una fortaleza.

Algunos han llegado a sentirse orgullosos de su supuesta habilidad y la han adoptado como una forma de vida. Pero en realidad es una «forma de mentir», porque la verdad es que la multitarea no es ni eficiente ni efectiva.

En el mundo de los resultados, te fallará siempre.

«La multitarea es simplemente la oportunidad de arruinar más de una cosa a la vez», tal como dijo Steve Uzzell.

Cuando intentas hacer dos cosas a la vez, no puedes o no quieres hacer ninguna bien. Si crees que la multitarea es una forma efectiva de hacer más cosas, lo tienes al revés. Es una forma efectiva de hacer menos cosas.

Mente de mono

El concepto de que los humanos hacen más de una cosa a la vez ha sido estudiado por los psicólogos desde los años 20, pero el término «multitarea» no llegó a la escena hasta los años 60. Se usó para describir a las computadoras, no a las personas.

En aquel entonces, diez megahercios eran aparentemente tan extraordinariamente rápidos que se necesitaba una palabra totalmente nueva para describir la capacidad de un ordenador para realizar rápidamente muchas tareas. En retrospectiva, probablemente hicieron una mala elección, ya que la expresión «multitarea» es inherentemente engañosa.

La multitarea se refiere a múltiples tareas que comparten alternativamente un recurso (la CPU), pero con el tiempo el contexto se volteó y se interpretó que significaba que múltiples tareas se hacían simultáneamente por un recurso (una persona).

Fue un giro inteligente que es engañoso, ya que incluso las computadoras pueden procesar sólo una pieza de código a la vez. Cuando hacen «multitarea», cambian de un lado a otro, alternando su atención hasta que ambas tareas están hechas. La velocidad con la que los ordenadores abordan múltiples tareas alimenta la ilusión de que todo ocurre al mismo tiempo, por lo que comparar los ordenadores con los humanos puede ser confuso.

La gente puede hacer dos o más cosas a la vez, como caminar y hablar, o masticar chicle y leer un mapa; pero, al igual que los ordenadores, lo que no podemos hacer es centrarnos en dos cosas a la vez. Nuestra atención rebota de un lado a otro. Esto está bien para los ordenadores, pero tiene serias repercusiones en los humanos.

Dos aviones de pasajeros son autorizados a aterrizar en la misma pista. A un paciente se le da la medicina equivocada. Un niño pequeño se deja desatendido en la bañera. Lo que todas estas tragedias potenciales comparten es que la gente trata de hacer demasiadas cosas a la vez y se olvida de hacer algo que debería hacer.

Es extraño, pero de alguna manera con el tiempo la imagen del humano moderno se ha convertido en la de un multitarea. Creemos que podemos, así que pensamos que deberíamos.

Los niños estudian mientras envían mensajes de texto, escuchan música o ven la televisión. Adultos conduciendo mientras hablan por teléfono, comen, se maquillan o incluso se afeitan. Hacer algo en una habitación mientras se habla con alguien en la siguiente. Los móviles en las manos antes de que las servilletas den la vuelta.

No es que tengamos muy poco tiempo para hacer todas las cosas que necesitamos hacer, es que sentimos la necesidad de hacer demasiadas cosas en el tiempo que tenemos.

Así que doblamos y triplicamos con la esperanza de hacer todo. Y luego está el trabajo. La oficina moderna es un carnaval de distracción de demandas multitarea.

Mientras tratas diligentemente de completar un proyecto, alguien tiene un ataque de tos en un cubículo cercano y te pregunta si tienes una pastilla. El sistema de paginación de la oficina llama continuamente a los mensajes que cualquiera que esté al alcance de un intercomunicador escucha.

Se te avisa a todas horas de los nuevos correos electrónicos que llegan a tu bandeja de entrada, mientras que el alimentador de noticias de los medios sociales sigue intentando captar tu atención y tu teléfono móvil vibra intermitentemente en el escritorio con la melodía de un nuevo texto. Una pila de correo sin abrir y montones de trabajo sin terminar se encuentran a la vista mientras la gente se balancea en tu escritorio todo el día para hacerte preguntas.

Distracción, perturbación, perturbación. Mantenerse en la tarea es agotador.

Los investigadores estiman que los trabajadores son interrumpidos cada 11 minutos y luego pasan casi un tercio del día recuperándose de estas distracciones. Y sin embargo, en medio de todo esto todavía asumimos que podemos superarlo y hacer lo que hay que hacer dentro de nuestros plazos. Pero nos estamos engañando a nosotros mismos. La multitarea es una estafa.

Pensamos que estamos dominando la multitarea, pero sólo nos estamos volviendo locos.

El malabarismo es una ilusión

Lo conseguimos de forma natural. Con una media de 4.000 pensamientos al día entrando y saliendo de nuestras cabezas, es fácil ver por qué intentamos hacer varias cosas a la vez.

Si un cambio de pensamiento cada 14 segundos es una invitación a cambiar de dirección, entonces es bastante obvio que estamos continuamente tentados a tratar de hacer demasiado a la vez. Mientras hacemos una cosa, estamos a sólo segundos de pensar en otra cosa que podríamos hacer.

Además, la historia sugiere que nuestra existencia continuada puede haber requerido que los seres humanos evolucionen para poder supervisar múltiples tareas al mismo tiempo.

Nuestros antepasados no habrían durado mucho tiempo si no hubieran podido buscar depredadores mientras recolectaban bayas, curtían pieles, o simplemente se quedaban al lado del fuego después de un duro día de caza. La necesidad de hacer malabares con más de una tarea a la vez no sólo es el núcleo de nuestra estructura, sino que probablemente era una necesidad para sobrevivir.

Hacer malabares no es hacer muchas cosas a la vez

El malabarismo es una ilusión. Para el observador casual, un malabarista hace malabares con tres pelotas a la vez. En realidad, las bolas son atrapadas independientemente y lanzadas en rápida sucesión. Atrapa, lanza, atrapa, lanza, atrapa, lanza. Una pelota cada vez. Es lo que los investigadores llaman «cambio de tareas».

Cuando cambias de una tarea a otra, voluntariamente o no, suceden dos cosas. La primera es casi instantánea: decides cambiar. La segunda es menos predecible: tienes que activar las «reglas» para lo que sea que estés a punto de hacer. Cambiar entre dos tareas simples – como ver la televisión y doblar la ropa – es rápido y relativamente indoloro.

Sin embargo, si estás trabajando en una hoja de cálculo y un compañero de trabajo se presenta en tu oficina para discutir un problema de negocios, la relativa complejidad de esas tareas hace imposible saltar fácilmente de un lado a otro.

Siempre lleva algún tiempo empezar una nueva tarea y reiniciar la que dejaste, y no hay garantía de que alguna vez retomes exactamente donde la dejaste. Hay un precio por esto.

«El coste en términos de tiempo extra de tener que cambiar de tarea depende de cuán complejas o simples sean las tareas», informa el investigador Dr. David Meyer, «puede variar desde incrementos de tiempo del 25 por ciento o menos para tareas simples hasta más del 100 por ciento o más para tareas muy complicadas.»

El cambio de tareas tiene un coste que pocos se dan cuenta de que están pagando.

Grandes ideas

La distracción es natural. No te sientas mal cuando te distraigas. Todo el mundo se distrae.

La multitarea tiene su precio. En casa o en el trabajo, las distracciones llevan a malas elecciones, errores dolorosos y estrés innecesario.

La distracción socava los resultados. Cuando intentas hacer demasiado a la vez, puedes terminar sin hacer nada bien. Averigua qué es lo más importante en el momento y dale toda tu atención.

No puedes creerte la mentira de que intentar hacer dos cosas a la vez es una buena idea. Aunque la multitarea es a veces posible, nunca es posible hacerlo de manera efectiva.

Qué hacer en su lugar

Tu progreso depende de tu enfoque.

Hacer demasiadas cosas a la vez no te permite la oportunidad de mejorar en todas ellas. La mejora requiere concentración y tiempo. Y la concentración requiere tu completa atención.

Sin embargo, si su atención está en todas partes, su atención esencialmente no estará en ninguna parte, y su tiempo se gastará yendo en círculos.

Tener demasiadas cosas en tus manos para manejarlas significa que algunas (o todas) de esas cosas no recibirán la atención que requieren.

Y como ya sabes, si no le das a esas cosas la atención que necesitan, no verás el progreso que esperas.

Hacer varias cosas no es tu problema

En mi experiencia, nunca pude completar bien un objetivo o tarea porque saltaba activamente de una cosa a otra.

Quería ver el crecimiento y el progreso, pero eso era difícil de ver cuando se miraban 3 o 4 tareas o metas a la vez.

Es como tratar de ver 3 o 4 televisores a la vez. Hasta hoy, no entiendo cómo ni por qué la gente decide hacer eso.

Sin embargo, si eso es lo tuyo, hazlo. Todo lo que digo es que sería difícil para mí creer que te estás centrando seriamente en todos ellos a la vez.

Para ser verdaderamente honesto, nunca encontré mi «sistema» de cómo hacer que centrarse en múltiples objetivos a la vez funcione a mi favor. Te daré un ejemplo.

La multitarea (si quieres llamarlo así) fue un poco confusa para mí. No podía concentrarme completamente en esa única cosa porque siempre tenía algo más en mente.

Redescubrí que hacer varias cosas no es el problema. Tratar de hacerlas todas a la vez sí lo es. Hacer esto puede ser enormemente contraproducente, en más de un sentido.

Una vida priorizada es una vida mejor

Es más probable que te conviertas en un experto en algo si dedicas la mayor parte de tu esfuerzo y te concentras en esa cosa solamente, sin permitirte distraerte con otras cosas.

La pregunta es, ¿estás tratando de convertirte en un experto?

Probablemente no.

De todas formas, la clave para ver cualquier tipo de mejora reside en el establecimiento de prioridades.

Estructurar su larga lista de cosas «importantes» en las que quiere convertirse o hacer es necesario si quiere ver progresos.

Esta es la realidad: todas esas cosas no son las más importantes. Algunas de ellas son bastante importantes. Otras pueden esperar. Y algunas nunca debieron estar en la lista para empezar.

Nunca verías la importancia de priorizar tu vida si constantemente haces demasiado y ves demasiadas cosas a la vez.

De ninguna manera esto te hace un ser humano más productivo. Te hace trabajar mucho más duro para hacer múltiples cosas que sólo resultarán en mediocridad.

Al final, te encontrarás pensando que ya deberías estar mejor, lo que te dejará sintiéndote como si fueras un fracaso de algún tipo.

Pero la verdad es que podrías ser el mejor en una o todas esas cosas. El problema es que estás haciendo demasiadas de ellas a la vez.

El verdadero éxito se encuentra en la simplificación

La mayoría de nosotros trabajamos para conseguir varias cosas o para conseguir varios títulos simultáneamente porque hacerlo se ha convertido en la norma.

Parece que puedes avanzar más, conseguir más logros y parecer una persona más productiva haciendo varias cosas a la vez.

Esto resulta ser uno de los conceptos erróneos más comunes en cuanto a la productividad. El malentendido causó que muchos, como yo, se deprimieran más que nunca. ¿Por qué?

Porque cada vez que no lograba alcanzar esos objetivos o llegar a ser lo que quería ser en algún momento esperado, sentía una sensación de baja autoestima.

Entonces, descubrí otra fuente del problema. Simplemente se redujo a que me fijara metas poco realistas que cumplir, eso, además del hecho de que quería que se hicieran todas a la vez.

Parece genial decirle a la gente que eres músico, escritor, desarrollador web y fotógrafo. Eso puede sonar increíble.

Pero en realidad, hacer todo esto a la vez podría darte (y a otros) el mejor trabajo mediocre que el mundo haya visto.

Escucha, ser ambicioso es algo que una persona nunca debería tener en la cabeza. Es un rasgo de carácter personal muy necesario.

El éxito se logra por aquellos que avanzan implacablemente con una mentalidad determinada para hacer lo que sea necesario para obtenerlo.

Por otro lado, es importante recordar que para tener éxito en cualquiera de esas cosas, hay que simplificar.

A veces encontrar la respuesta se reduce a eliminar cosas que están ocupando el espacio, desbaratando tu visión.

En matemáticas, cuando simplificas, te acercas un paso más a la respuesta. Añadir más cosas a la ecuación no hace que la resolución del problema sea más fácil.

Tu vida no es diferente.

Hazme feliz y compárteme 🙂

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Mándame una paloma 🕊

Boletín para ninjas de la vida

Te aviso cuando saque un capítulo de lo que te interesa.


O si lo prefieres, pulsa aquí para desplegar y elegir tus intereses específicos.

Nota: recuerda desactivar la pestaña de «TODO» si sólo quieres recibir emails sobre estas temáticas.

* Responsable: Micromedia LLC Finalidad: Gestionar y enviarte información, artículos, textos y promociones a través del correo electrónico. Legitimación: Tu consentimiento como interesado. Destinatarios: Nunca se cederán tus datos a terceros salvo obligación legal. Derechos: Puedes ejercitar tus derechos de acceso en cualquier momento, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del enlace en el pie de cada email que te mande o contactando conmigo. Información adicional: Consulta más info aquí.

Episodios relacionados del podcast

Pau Ninja: el podcast

Menú