cabecera pau ninja podcast

El imaginario colectivo… Nos ha llevado aquí

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en agosto, 2022

Ejemplos del imaginario colectivo

representacion del imaginario colectivo en bloques de madera

No fue hasta que leí el fascinante libro Sapiens, de Yuval Noah Harari, cuando me di cuenta, a veces insondable, de que la mayoría de las cosas de la sociedad humana son producto de nuestra imaginación colectiva.

Esta constatación me resultó alucinante, y liberadora.

Como dijo Steve Jobs: «La vida puede ser mucho más amplia una vez que descubres un simple hecho: todo lo que te rodea y que llamas vida fue inventado por personas que no eran más inteligentes que tú y tú puedes cambiarlo, puedes influir en ello, puedes construir tus propias cosas que otras personas pueden utilizar. Una vez que lo aprendas, nunca volverás a ser el mismo».

Algunos de los elementos más importantes que influyen en nuestra vida diaria fueron simplemente ideados un día por un humano y con el tiempo se convirtieron en parte de nuestra imaginación colectiva… ¡una locura!

Algunos ejemplos son:

Dinero

¿Qué es el dinero?

Es una promesa futura, ¿verdad? Tú me das una docena de huevos y yo te doy este papel que luego puedes cambiar por algo de aproximadamente el mismo valor. Al fin y al cabo, es simplemente papel, o números en un terminal bancario, o ahora transacciones en un libro de contabilidad blockchain.

Puedes argumentar que necesitas dinero para sobrevivir… pero ¿realmente lo necesitas?

¿Cuándo fue la última vez que utilizaste el dinero para mantenerte caliente? Me refiero al dinero físico real.

¿Cuándo fue la última vez que utilizaste el dinero para evitar el hambre? ¿Has comido recientemente algunos billetes de 100? Lo dudo.

El dinero sólo es valioso porque todos estamos de acuerdo en que es valioso.

Esta es también la razón por la que las criptomonedas tienen una gran ventaja: llevará un tiempo que toda nuestra imaginación colectiva crea en ellas, pero cuando lo hagamos, tendrán valor al igual que cualquier otro medio de dinero actual.

Naciones

¿Qué es España? Señálala. Puedes señalar el suelo que pisas, pero se trata simplemente de la tierra que posee España.

¿Qué es realmente España? Podrías señalar al Presidente. Éste es simplemente el líder de España.

Puedes señalar la Constitución. Ésta es simplemente las normas por las que debe regirse España.

Una vez más, los países son simplemente un producto de nuestra imaginación colectiva.

Sin embargo, se han perdido muchas guerras y vidas en nombre de estos productos de nuestra imaginación colectiva.

Corporaciones

Lo mismo para las corporaciones. ¿Qué es Apple? El Iphone no es Apple, es un producto fabricado por Apple. La sede de Apple es simplemente la sede de Apple. Tampoco es realmente Apple.

Apple es una marca que mucha gente apoya y ama, pero no es algo real y físico que puedas tocar o ver.

Deportes/juegos

Imagina a un extraterrestre que no tiene ni idea de lo que ocurre en la Tierra y lo primero que ve es un partido de baloncesto o de fútbol. ¿Qué está ocurriendo?

Estas actividades no son vitales para ningún tipo de supervivencia. Todos hemos acordado una serie de reglas inventadas y hemos acordado participar en estos «deportes» por diversión.

La imaginación colectiva en perspectiva

personas mostrando bombillas encendidas en mano

En general, he aprendido que los seres humanos están fundamentalmente impulsados a conectar con los demás a través de una creencia común, ya sea real o inventada.

Todos estos cuatro ejemplos nos parecen totalmente normales hoy en día, pero en su momento probablemente fueron totalmente absurdos.

Por tanto, es mejor darse cuenta de que nada en la raza humana es absurdo. Puede que una idea tarde unas cuantas generaciones en imponerse, pero en última instancia la mayor parte de nuestras vidas se viven en el país de la fantasía.

Así que sigue soñando. Ninguna idea es demasiado descabellada.

Todo está en nuestra mente

¿Por qué el homo sapiens tuvo tanto éxito? Harari cree que fue un aspecto único de nuestras capacidades cognitivas el que marcó la diferencia. Desde hace unos 70.000 años, sostiene, el homo sapiens experimentó una revolución cognitiva basada en el poder de la imaginación colectiva: nuestra capacidad de creer en historias y mitos nos unificó y nos hizo poderosos:

Un gran número de desconocidos puede cooperar con éxito creyendo en mitos comunes.

Cualquier cooperación humana a gran escala (ya sea un estado moderno, una iglesia medieval, una ciudad antigua o una tribu arcaica) se basa en mitos comunes que sólo existen en la imaginación colectiva de las personas.

En un resumen típico del estilo de Harari, afirma que «nunca podrías convencer a un mono de que te diera un plátano prometiéndole plátanos ilimitados después de la muerte en el cielo de los monos». La fuerza más poderosa de nuestro cerebro es la que genera y nos lleva a creer en abstracciones como la religión, el capitalismo, el estado de derecho y la fiabilidad de una empresa representada por su logotipo:

Ninguna de estas cosas existe fuera de las historias que la gente inventa y se cuenta. No hay dioses en el universo, ni naciones, ni dinero, ni derechos humanos, ni leyes ni justicia fuera de la imaginación común de los seres humanos.

Las consecuencias de este poder de creer y unirse en torno a «realidades imaginadas» son inmensas:

Desde la Revolución Cognitiva, los sapiens viven así en una doble realidad. Por un lado, la realidad objetiva de los ríos, los árboles y los leones; y por otro, la realidad imaginada de los dioses, las naciones y las corporaciones. Con el paso del tiempo, la realidad imaginada se hizo cada vez más poderosa, de modo que hoy la propia supervivencia de los ríos, los árboles y los leones depende de la gracia de entidades imaginadas como Estados Unidos y Google.

La figura de Stadel

Harari establece un sorprendente paralelismo entre una pequeña estatuilla de marfil de un «hombre-león» tallada hace unos 32.000 años y el logotipo del león de Peugeot. La talla prehistórica con cabeza de león y cuerpo de humano, encontrada en una cueva de Stadel (Alemania), es uno de los primeros ejemplos de arte, y posiblemente de religión: de la capacidad de la mente humana para imaginar cosas que no existen realmente.

El símbolo de Peugeot

El icono de Peugeot se asemeja en cierto modo al hombre-león de Stadel, no sólo por su aspecto sino sobre todo por ser un «producto de nuestra imaginación colectiva» comparable. ¿En qué sentido, se pregunta, podemos decir que Peugeot existe?

Hay muchos vehículos Peugeot, pero evidentemente no son la empresa. La empresa posee fábricas, maquinaria y salas de exposición, y emplea a mecánicos, contables y secretarios, pero todo ello no constituye Peugeot. Peugeot tiene directivos y accionistas, pero no constituyen la empresa. Se podría despedir a todos los directivos y vender todas sus acciones, pero la empresa en sí permanecería intacta. Peugeot es un producto de nuestra imaginación colectiva.  Los abogados lo llaman «ficción jurídica». No se puede señalar, no es un objeto físico. Pero existe.

El ejemplo de Peugeot demuestra cómo la capacidad de creer en cosas que no se pueden señalar ha permitido a los sapiens cooperar de muchas formas diferentes y muy flexibles con innumerables desconocidos.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría