cabecera pau ninja podcast

¿Mintió Platón con la leyenda de Atlántida?

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en agosto, 2022

#312. El Platón no fue particularmente conocido por mentir o crear metáforas que no fuera muy claras. Aún así, los historiadores afirman que en los textos de Critias el filósofo nos mintió sobre la existencia de la ciudad perdida de Atlántida.

Del mito a la historia: ¿fue real la Atlántida?

Se produjeron violentos terremotos e inundaciones, y, en el curso de un día y una noche terribles, toda fuerza combativa se hundió en la tierra al mismo tiempo; y, del mismo modo, la isla de la Atlántida se sumergió en el mar y desapareció. Platón, “Timeo”

Esta única cita de Platón es suficiente para provocar escalofríos, casi 2400 años después de que se escribiera en su obra conocida como «Timeo«. Sólo estas 44 palabras han inspirado innumerables historias. Se convirtieron en películas, libros y videojuegos, y pasaron a formar parte de una leyenda viva: La «Ciudad Perdida de la Atlántida».

Ningún otro mito de la historia ha alcanzado la fama mundial que ha adquirido la Atlántida, como símbolo de una utopía perdida hace mucho tiempo, que aún espera ser descubierta. Su mero nombre se ha convertido en sinónimo de conocimientos avanzados, paraísos ocultos, desastres naturales colosales y una búsqueda de tesoros única.

Hoy examinaremos las palabras de Platón sobre la Atlántida bajo una nueva luz histórica:

¿Cómo era la Atlántida?

Estamos hablando de una civilización humana avanzada, por lo que debemos descubrir las implicaciones que tendría su existencia en el mundo histórico.

Platón (la única fuente escrita sobre esta civilización) menciona la Atlántida en dos de sus Diálogos, el «Timeo» y el «Critias». En el primero, menciona brevemente el continente hundido, su ubicación y su guerra con Atenas, que terminó con la victoria de ésta. En su segunda obra, nos proporciona más conocimientos sobre la historia, la cultura, la geografía, la vida cotidiana y las guerras de la nación.

En Timeo, la Atlántida se describe como «una isla más grande que Libia y Asia juntas, situada frente a las Columnas de Hércules»:

En la antigua Grecia, «Libia» era el nombre de las tierras del norte de África situadas entre el desierto del Sáhara y el Mediterráneo, lo que en términos modernos habría incluido los países de Libia, Túnez, Argelia y Marruecos.

La palabra «Asia» no describe el continente, sino Asia Menor, mientras que «las Columnas de Hércules» son el nombre griego del estrecho de Gibraltar.

Platón también menciona que «los viajeros de entonces la utilizaban (la Atlántida) para llegar a las islas más lejanas, desde donde tenían acceso a toda la tierra firme del otro lado, la tierra firme que rodea ese auténtico mar».

Si tal tierra existió realmente, habría abarcado la mayor parte del océano Atlántico Norte, extendiéndose desde Portugal hasta las islas de Nueva Escocia en el norte o el Caribe en el sur, ya que son los únicos grupos importantes de islas que coinciden con estas coordenadas geográficas.

El filósofo también sitúa la fundación de la Atlántida unos 8.000 años antes de la época de Solón, el legislador ateniense al que los sacerdotes egipcios contaron la historia de la Atlántida. Solón nació hacia el año 630 a.C. y murió en el 559 a.C. Por tanto, si se toma en serio a Platón, la Atlántida se fundó hacia el año 8500 a.C.

Jericó (la primera ciudad de la humanidad) se fundó hacia el 9600 a.C. Pero estas primeras sociedades humanas no se parecían en nada a las ciudades antiguas, como Atenas o Roma, y no eran capaces de sostener un imperio ni siquiera un pequeño ejército. Estos pequeños bastiones de la civilización tardaron miles de años en evolucionar y convertirse en los grandes centros urbanos que conocemos hoy.

Platón también menciona que la Atlántida, algunas generaciones después de su fundación, comenzó a esclavizar a sus vecinos, utilizando su armada suprema. En el Timeo se dice que el imperio oceánico gobernaba «toda la isla, muchas de las otras islas y también partes del continente». También gobernaban algunas de las tierras de aquí dentro del estrecho: Libia hasta la frontera con Egipto, y Europa hasta Etruria».

A todas luces, tenemos un gran imperio, el mayor de su época, que gobernaba lo que parece ser la Atlántida, las cercanías del Caribe o Nueva Escocia, las costas de los continentes americanos (muy posiblemente la Tierra Nueva de Canadá o la costa norte de Sudamérica junto con las tierras del Golfo de México), toda la costa del norte de África, Portugal, España, partes del sur de Francia y, por último, llegando al norte de Italia en la actual Toscana (Etruria).

Hay dos problemas importantes teniendo en cuenta la información anterior. En primer lugar, por lo que la Historia puede enseñarnos, uno de los mayores peligros a los que puede enfrentarse un imperio recién formado es el de extender en exceso sus territorios. Esto, a su vez, conduce al problema de tener más territorios que controlar de los que su burocracia y su ejército pueden manejar.

Este error fatal lo cometió el primer imperio verdadero de la Historia, el acadio bajo Sargón I, y la Humanidad no hizo más que repetirlo a partir de entonces. La única solución a la sobreexpansión es la introducción de tecnología avanzada, que permitiría una respuesta más rápida cuando se necesitara. Al fin y al cabo, su imperio era una «talasocracia» y los puertos de la Atlántida estaban llenos de barcos de guerra, o eso explica Platón en “Critias”.

Eso me lleva a la pregunta: si los atlantes consiguieron controlar sus territorios, ¿por qué no hay ninguna prueba arqueológica de su existencia?

Muchos imperios se perdieron a causa de catástrofes naturales, hambrunas o conquistas. Sin embargo, siempre dejaron algo atrás. Cerámica, escrituras, herramientas rotas, armas, tumbas.

Además, cuando se trata de imperios, las naciones subyugadas tienden a adoptar la cultura de sus señores, ya sea por elección o por fuerza. Su cultura, o al menos algunos restos de ella, debería haber sobrevivido y pasado a los territorios conquistados. Está en la naturaleza de los humanos adoptar y copiar lo que les resulta útil o atractivo.

Así pues, al comparar las civilizaciones contemporáneas de finales del neolítico y principios de la Edad de Bronce de América y el Mediterráneo, deberíamos haber encontrado fragmentos de una cultura que en su día fue común y que las unía, del mismo modo que encontramos referencias culturales romanas en toda la Europa medieval o influencias persas en el Oriente Medio islámico.

Para nuestra decepción, no hay ninguna prueba arqueológica de de un imperio marítimo antaño floreciente. ¿Podría ser que se encontrara pero se confundiera con otra cosa? ¿O podría haber permanecido oculto todavía?

¿Qué elementos de la Atlántida de Platón son verdaderos?

Para comprender qué elementos de la historia de Platón son verdaderos o tienen algún significado histórico, primero tenemos que entender cómo él y sus contemporáneos griegos solían escribir historias. En un mundo sin Internet, en el que los registros escritos eran una comodidad bastante rara, disponible sobre todo para los reyes, la única forma de que algo se recordara y se contara de nuevo era por medios orales a través de canciones, mitos e historias.

Platón siguió la pauta de sus predecesores y situó la Atlántida en el límite del mundo conocido. Por tanto, la ubicación geográfica de la famosa ciudad hundida debe tomarse de forma alegórica y no como una orientación geográfica exacta.

Además, afirmó que la historia de la Atlántida fue custodiada por sacerdotes egipcios, que luego la transmitieron a Solón, el famoso hombre de leyes. Estas dos figuras no fueron mencionadas por suerte. Solón era admirado por todos los atenienses, a quienes Platón dirigió su relato. Al ser uno de los Siete Sabios de la antigua Grecia, sus palabras eran incuestionables. Pero, si Solón era un hombre en el que los atenienses tenían una fe ciega, los sacerdotes egipcios eran los Einsteins de su época.

Antes de que Grecia y Roma se establecieran como cunas de la civilización occidental, Egipto ostentaba el título de la civilización más avanzada del mundo y sus sacerdotes eran los guardianes de este conocimiento sagrado. Los griegos admiraban mucho a Egipto y adoptaron gran cantidad de conocimientos científicos, creencias religiosas y reformas sociales de la tierra de los faraones. Incluso en la época de Platón, cuando Grecia, y especialmente Atenas, era el centro del mundo, un viaje a Egipto se consideraba un gran privilegio para la propia educación.

Si la historia de Solón y los sacerdotes egipcios era cierta, se habría transmitido al resto de los atenienses, que estudiaron con celo religioso la vida del famoso sabio y posiblemente se habría integrado como parte del mito griego. Los mitos y las leyendas son una pista importante para descubrir acontecimientos históricos perdidos hace mucho tiempo que pasaron como tradiciones orales y se inmortalizaron como cuentos.

El colapso de la Edad de Bronce y la caída de la civilización micénica quedaron plasmados en los acontecimientos de la Guerra de Troya, mientras que la otrora poderosa civilización minoica fue inmortalizada con el rey Minos, el Laberinto y el Minotauro. Si una vez existió un enorme imperio marítimo que esclavizó el Mediterráneo occidental y luego se derrumbó a causa de un colosal desastre natural, seguro que habría un montón de mitos en toda la zona que relataran la historia.

Así pues, tomemos el relato original de la Atlántida. Por todas las razones expuestas anteriormente, quitamos la ubicación geográfica, la historia de un imperio malvado que fue poderoso, las tierras exóticas y la historia de los sacerdotes egipcios y Solón.

¿Qué queda entonces?

La respuesta es una nación marítima, que en su día fue poderosa o al menos conocida por el mundo, hasta que se perdió de repente, junto con su lugar de origen, bajo las aguas debido a un desastre natural. Con este concepto en mente, una idea sin elementos ficticios ni significados alegóricos, basada únicamente en pruebas históricas, descubramos ahora la verdadera Atlántida.

Dónde está la Atlántida: posibles candidatos

Mucha gente cree que la Atlántida se inspiró en la caída de los minoicos debido a la erupción del volcán de Thera.

Buscamos una nación marítima, una gran potencia marinera, que en su día fue conocida por el mundo y que luego se perdió repentinamente. La cuestión es: ¿hasta dónde buscaremos en el tiempo y qué personas incluiremos en nuestra investigación?

No es de extrañar que hubiera muchos pueblos marítimos en el Mediterráneo, cuyas ciudades fueron destruidas por inundaciones, terremotos y tsunamis.

La respuesta a este enigma sólo es evidente si tenemos en cuenta las posibles limitaciones del conocimiento en la época de Platón. En un mundo en el que la Historia había nacido apenas 100 años antes con Heródoto, no había forma de que una catástrofe, una guerra o, en general, cualquier acontecimiento se difundiera ampliamente.

El propio Platón era un filósofo, no un historiador. Había viajado mucho más que el hombre medio de su época, pero sus viajes se limitaron a Grecia, Sicilia y quizás Libia o Egipto. Por tanto, debemos limitar nuestra investigación a estas partes del mundo.

Creta

El candidato más evidente para ser la verdadera Atlántida es la famosa civilización minoica. Eran un poderoso imperio marítimo, con pruebas arqueológicas de su existencia encontradas en Grecia, el Levante y Egipto, hasta que el volcán Santorini entró en erupción entre 1642 y 1540 a.C., creando enormes tsunamis que arrasaron con la isla de Creta, y destruyendo su civilización.

Incluso la mitología parece apoyar esta teoría al afirmar que el primer rey de Creta, Minos, era hijo de Poseidón, al igual que el primer rey de la Atlántida, Atlas. Además, existen registros históricos en Egipto que informan de los desastres que la erupción del volcán trajo a Egipto, lo que da al menos cierta base a la historia de los sacerdotes egipcios y de Solón. Aun así, es una teoría difícil de mantener.

En un mundo en el que no existían registros escritos (los primeros alfabetos griegos se crearon en algún momento de la primera época arcaica) antes del siglo IX a.C., los mitos y leyendas, transmitidos oralmente, eran la única fuente de información sobre el pasado, y no encontramos ninguna presencia de la erupción en la mitología griega, ningún relato de su enorme impacto. Esto se debe a que durante el colapso de la Edad de Bronce y la caída de los micénicos se perdió todo conocimiento de la lectura y la escritura.

En cuanto a los registros egipcios, sólo mencionan el impacto que la erupción tuvo en Egipto, sin dar cuenta de los minoicos. Si te preguntas cómo se olvidó una catástrofe semejante, ten en cuenta que 400 años después de la erupción del Vesubio, en el año 79 d.C., nadie se acordaba de la ciudad de Pompeya, ¡y su nombre junto con su terrible destino se perdieron!

Todo esto pone en duda que Platón pudiera estar hablando de Creta y la civilización minoica, así que vayamos a los siguientes candidatos.

Grecia

Para los siguientes posibles candidatos, hay que buscar una destrucción cercana al mundo griego y en torno a la época de Platón, para que el recuerdo de su impacto siga vivo.

Imagínate la sorpresa de los historiadores modernos cuando descubrieron que en una noche de invierno del año 373 a.C. tuvo lugar en Grecia una enorme catástrofe natural en la que una ciudad entera se hundió en el mar.

Se trata de la ciudad-estado de Helike (Ελίκη), una rica ciudad en las costas del norte del Peloponeso. Durante la Edad Arcaica, Helike se convirtió en una importante fuerza marítima de la región.

Su poderosa flota navegaba por los mares conocidos y su puerto se convirtió en un lugar donde se reunían gentes de todo el Mediterráneo para intercambiar mercancías. Sus marineros viajaron hasta los confines del mundo entonces conocido, estableciendo colonias en Asia Menor y Sicilia, entre las cuales las más famosas fueron Priene y Sybaris.

El dios patrón de Helike era Poseidón, que aparecía esculpido en las monedas de la ciudad y al que los helikianos construyeron un gran templo. Las fuentes antiguas mencionan que este templo, dedicado al «Poseidón helicano», era una maravillosa obra de arte, que atraía a visitantes de todo el mundo griego y que era el segundo en importancia religiosa después del famoso Oráculo de Delfos. También contaba con una enorme estatua de bronce de Poseidón, situada dentro del santuario, cerca de él o en el puerto de la ciudad.

Helike encontró su perdición una noche de invierno del año 373 a.C., cuando un gran terremoto hundió toda la ciudad en las profundidades del mar. En una sola noche, Helike, una de las mayores potencias marítimas de Grecia, junto con su famoso templo, desapareció de la faz de la tierra.

La catástrofe fue tan grande que, incluso después de una masiva misión de rescate, formada por más de 2.000 hombres, no hubo forma de recuperar los cuerpos de los muertos, ni las riquezas de la ciudad. Toda la zona quedó cubierta por el agua del mar y una gran capa de barro.

En los siglos siguientes, personajes famosos como Pausanias, Estrabón, Ovidio y Eratóstenes visitaron el lugar hundido, donde todavía se podían ver algunos de los monumentos que sobresalían del barro. Finalmente, todos fueron cubiertos por él, y la ciudad, junto con sus días dorados y su trágico final, se perdió en las arenas del tiempo.

La destrucción de Helike conmocionó a todo el mundo griego. Se atribuyó a la venganza de Poseidón, porque sus ciudadanos se negaron a entregar su estatua a unos colonos jónicos en Asia, o (según algunos relatos) incluso los asesinaron por atreverse a pedirla.

Helike y la Atlántida tienen mucho en común: ambas eran grandes potencias marítimas, conocidas por todo el mundo griego por sus habilidades marineras. Ambas fundaron colonias en zonas remotas. Su dios patrón era Poseidón, al que ambas construyeron un enorme templo con una estatua gigante, que se convirtió en un conocido hito religioso. Finalmente, ambos fueron destruidos en una sola noche por terremotos e inundaciones, que se atribuyeron a la ira de los dioses, a causa de sus pecados.

Algunos datos adicionales demuestran aún más que la Atlántida podría ser Helike. En primer lugar, Helike estaba situada en el Golfo de Corinto y, por tanto, actuaba como puente entre sus colonias de Sicilia y Asia, al igual que Platón menciona la Atlántida como un puente desde el que la gente de las costas de Europa podía cruzar y viajar a las islas occidentales cercanas y, desde allí, a una enorme masa de tierra al oeste. Helike era una ciudad aquea y, como es natural, era aliada de Esparta y, por tanto, tanto enemiga como amenaza económica y marítima rival para Atenas. Esto podría explicar los orígenes de la guerra entre la Atlántida y Atenas.

Por último, está el famoso «barro de Platón», un mundo que desconcertó a los que buscaron la Atlántida durante décadas. Platón escribió que, tras la catástrofe, la isla de la Atlántida estaba hundida en el océano y que nadie podía viajar fuera del estrecho de Gibraltar porque toda la zona estaba cubierta por una gruesa capa de barro.

Por supuesto, sabemos que esto no es científicamente posible. Aunque Platón nunca había viajado al Atlántico, sabía muy bien (como cualquier griego que hubiera viajado al mar) que no es posible que un mar o un océano estén cubiertos de barro. Pero Helike sí que estaba cubierta de barro. Al igual que la Atlántida, tras su hundimiento, toda la zona se convirtió en una inmensa laguna de barro. Esto debió de preocupar e importunar a los navegantes que se adentraban en el istmo y deseaban cruzar el estrecho golfo de Corinto para acceder al mar Jónico.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría