cabecera pau ninja podcast

Los viajes espirituales con LSD le cambiaron la vida

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en octubre, 2022

#384. ¿Catalogarías al LSD como una droga al mismo nivel que la coca? ni yo ni Marina lo creemos. Hoy hablamos de las primeras experiencias con los psicodélicos y como plantear un buen set & setting para un buen viaje.

Recursos del episodio

Nuestra cultura no sabe qué hacer con el LSD.

Después de todo, sólo hemos tenido una «droga» socialmente aceptable: el alcohol. Y el LSD es, en muchos sentidos, lo contrario del alcohol. Para mucha gente, la bebida hace que la vida parezca más suave, más tenue y más oscura, hasta que se pierden todas las sensaciones y se pierde el conocimiento. Mientras tanto, el LSD ilumina, vivifica e intensifica el mundo. A veces, cuando lo tomas, parece que te has puesto un filtro de colores de Instagram en los ojos y has conectado tu sistema nervioso a un enchufe. Otras veces, es una dicha incomparable e indescriptible.

Ni siquiera sabemos cómo clasificar el LSD. Los científicos lo han llamado psicotomimético (que imita estar loco) y alucinógeno (cuando ves cosas que no están ahí).

La palabra más común es psicodélico, que en griego significa «revelador de la mente» o «manifestador del alma». A diferencia del alcohol, el LSD te muestra a ti mismo.

Historia del LSD

La LSD, al igual que las setas de psilocibina, procede de un hongo. El cornezuelo, que crece en el centeno, el trigo y la cebada, puede haberse utilizado en un antiguo culto de misterio griego. El cornezuelo también se utilizaba como medicina en Europa, sobre todo por parte de las comadronas, que utilizaban el cornezuelo para el parto (y el aborto).

Alrededor de la Segunda Guerra Mundial, el químico suizo Albert Hofmann trató de purificar el hongo del cornezuelo para convertirlo en nuevos medicamentos útiles para el parto y creó docenas de derivados. Un «presentimiento peculiar» le dijo que había algo único en la 25ª molécula que fabricó, la dietilamida de ácido lisérgico. Así que, en su laboratorio, Hofmann tomó la dosis más pequeña imaginable: 250 microgramos. Ahora sabemos que 250 es una dosis que sacude el cuerpo, y el primer viaje de ácido del mundo fue difícil. Se sintió mareado, ansioso y risueño. Volvió a casa en bicicleta y se desmayó en el sofá. Un vecino que le trajo un vaso de leche parecía «una bruja malévola e insidiosa con una máscara de colores».

Un hecho poco conocido es que Hofmann inventó la microdosificación. Sus segundos, terceros y cuartos experimentos con el LSD fueron de 20 a 30 microdosis, durante las cuales tomó café con amigos y sintió «sensaciones cálidas y confortables». Hofmann sugirió que pequeñas dosis de LSD podrían ser una alternativa al Ritalin, pero el LSD nunca fue legalizado como medicamento de prescripción.

Mitos y verdades del LSD

Aunque el ácido es amado por millones de personas, siempre ha tenido detractores. Dicen que sólo es una vía de escape, como la televisión u otra forma de abuso de sustancias, como el alcohol. Pero en los años 60 y 70, los medios de comunicación y los políticos difundieron las mentiras más fantásticas sobre el LSD.

Si tomas LSD más de siete veces, te vuelves loco.

Verdad: Los psicodélicos se asocian a una menor tasa de problemas de salud mental.

Las personas bajo los efectos del LSD creen que pueden volar y saltar por las ventanas hasta morir.

Verdad: Aunque algunas personas se desorientan y deliran, y algunas han saltado por la ventana mientras tomaban LSD, esas historias suelen ser inventadas o exageradas. Lo más probable es que esos episodios se deban a combinaciones de LSD con altas cantidades de -adivinaste- alcohol.

El LSD daña los cromosomas y los efectos adversos del LSD se transmiten a los hijos.

Verdad: La ciencia ha demostrado que el LSD no afecta a los cromosomas.

El viaje con LSD

Todas las drogas psicodélicas, incluidas las setas de psilocibina, el DMT y la ayahuasca, actúan sobre los receptores de serotonina a través de tu mente y tu cuerpo, recableando tu sistema nervioso. Los escáneres cerebrales muestran que el LSD silencia la parte del cerebro que se encarga de pensar, planificar y preocuparse en el día a día, razón por la que puedes sentirte temporalmente por encima de tus problemas cotidianos. Mientras tanto, el LSD conecta partes del cerebro que normalmente no se comunican entre sí, incluyendo las partes de la sensación, el oído y los sentidos. Por eso tu visión parece más aguda, las sensaciones más intensas y la música más rica, y por eso puedes tener sinestesia, «ver» sonidos y «oír» colores.

Al amortiguar tus preocupaciones y, al mismo tiempo, ponerte en contacto con las imágenes, los sonidos y los sentimientos de la vida, el LSD puede situarte en el presente y romper los ciclos de adicción, compulsión y miedo. Mucha gente cree que hay un componente misterioso y espiritual en la curación del LSD. Lo que sí es seguro es que la investigación clínica moderna, que se remonta a la década de 1950, ha descubierto que el LSD, especialmente cuando se combina con la psicoterapia o la psiquiatría, puede ayudar a reducir la ansiedad generalizada, tratar los trastornos por abuso de drogas, aliviar el miedo a la muerte en los pacientes con cáncer y aliviar el trastorno obsesivo-compulsivo, entre otras muchas cosas.

Un rasgo distintivo de la experiencia con el LSD es una distorsión en la forma de ver a las personas y las cosas que nos rodean.

Las distorsiones visuales adoptan muchas formas: algunas aparecen como una superposición o contorno de patrones geométricos y arremolinados, mientras que otras se describen como un cambio en el tamaño o la forma percibidos de los objetos.

Las distorsiones visuales son, con mucho, el tipo de distorsión sensorial más comúnmente reportado por el LSD.

Los cambios visuales en la percepción durante un viaje de ácido también se han descrito como objetos estáticos que parecen moverse, como paredes que parecen «respirar».

Las percepciones sensoriales también pueden mezclarse, dando lugar a la sinestesia. La sinestesia se produce cuando los estímulos que normalmente se perciben a través de un sentido se perciben a través de otro, como ver sonidos o escuchar olores.

Las alucinaciones son experiencias sensoriales que parecen reales cuando no lo son. Algunas alucinaciones aparecen y desaparecen en un instante, mientras que otras pueden persistir.

Las alucinaciones son comunes durante un viaje con ácido y pueden incluir

  • Alucinaciones auditivas (oír cosas que no existen)
  • Alucinaciones táctiles (sentir cosas que no existen)
  • Alucinaciones olfativas (oler cosas que no existen)
  • Alucinaciones gustativas (saborear cosas que no existen)

Estar rodeado de varios tipos de distorsiones visuales a la vez puede ser confuso y desorientador. Los consumidores de ácido suelen ser conscientes de que lo que ven forma parte de la experiencia de la droga, pero aún así puede ser difícil diferenciar lo que es real de lo que no lo es.

Cómo tener un buen viaje

El miedo a una experiencia psicodélica desafiante o a un «mal viaje» es una de las razones por las que muchas personas no prueban la LSD. Hay muchas maneras de tener una experiencia negativa: tomando LSD cuando estás estresado o ansioso, en lugares extraños o con gente desconocida, demasiado tarde por la noche o en público, antes de una obligación familiar o laboral.

Las experiencias negativas pueden ser útiles a largo plazo, ya que puedes descubrir duras verdades sobre ti mismo o sobre tu situación vital que pueden conducir a un crecimiento personal. Pero si buscas una experiencia más positiva, aquí tienes algunos pasos a tener en cuenta:

  • Empieza leyendo sobre el LSD y hablando con personas de confianza que lo hayan tomado.
  • Prueba tu LSD para asegurarte de que es puro.
  • Deja pasar de ocho a doce horas sin obligaciones familiares o laborales.
  • Estar en un lugar seguro y familiar donde puedas tener privacidad si lo deseas, incluyendo un lugar para acostarte.
  • Ten ropa de abrigo.
  • Sal al aire libre, o al menos ten acceso a la naturaleza y al contacto con las plantas, los animales, el sol y el agua.
  • Apaga el teléfono o minimiza las notificaciones y alertas.
  • Ten preparada la música que sepas que te gusta.
  • Tómalo con personas que conozcas bien y que hayan trabajado antes con el LSD.
  • Ten una persona sobria o un guía que pueda «mantener el espacio» para ti. Esta persona se asegura de que comas y bebas lo suficiente para mantenerte con energía y de que no te molesten vecinos o extraños.
  • Empieza con una dosis baja y espera a ver cómo te afecta. Los efectos comienzan entre 15 y 45 minutos y alcanzan su punto máximo a las dos horas.
  • No tomes más, hasta al menos dos horas después de tu primera dosis. Si has comido mucho, puedes tardar más en sentir los efectos.
  • Minimiza la mezcla de LSD con drogas desconocidas.
  • Tómalo a primera hora del día para que te dé tiempo a dormirte después.
  • Los días siguientes, habla de lo sucedido con un amigo o terapeuta que haya tomado LSD antes y escribe un diario sobre tu experiencia.

Cómo volver de un viaje

Tomar ácido suele ser agotador, pero también puede ser difícil comer o dormir, incluso durante las últimas etapas del viaje. Si la droga se tomó por la noche, es probable que la persona esté despierta toda la noche y hasta bien entrado el día siguiente. Si se toma por la mañana, los usuarios pueden seguir sintiéndose alerta hasta bien entrada la noche.

 ¿Cuánto tiempo permanece el LSD en el organismo?

Las alucinaciones, los delirios y otros efectos de la droga desaparecerán gradualmente hasta que la percepción de la persona vuelva a la normalidad. Sin embargo, los usuarios deben mantenerse física y psicológicamente bien mientras dure la experiencia, ya que un buen viaje puede volverse malo hacia el final.

La comida (cuando se puede tolerar), los líquidos adecuados y la compañía de personas tranquilas, conocidas y sin prejuicios pueden ayudar a facilitar el proceso de bajada de un viaje con ácido.

El LSD puede provocar una sudoración excesiva, por lo que hay que ingerir suficientes líquidos. Al mismo tiempo, hay que evitar beber demasiada agua, ya que puede provocar una intoxicación.

Hay que evitar la cafeína, el alcohol y cualquier otra sustancia que afecte al estado de ánimo y mental cuando se tome ácido.

Relajarse y escuchar música relajante también puede ayudar a facilitar la transición de vuelta a la realidad. Un buen descanso nocturno será esencial para recuperarse de un viaje. Hay que tratar de «relajarse» e irse a la cama tan pronto como sea posible.

Efectos secundarios del LSD

El consumo de ácido tiene efectos secundarios. Aunque, físicamente, el LSD es mucho más seguro que el alcohol o el tabaco, la «carga corporal» durante una experiencia no siempre es cómoda. Los efectos negativos pueden incluir náuseas leves, torpeza, deshidratación, aumento de la presión arterial, variabilidad del ritmo cardíaco, sudoración, espasmos musculares, bostezos excesivos y sensación de frío, ya que afecta a la temperatura corporal. Pueden producirse incómodas distorsiones visuales: las paredes pueden «respirar» y las nubes pueden «transformarse» de forma inquietante. Las pupilas pueden dilatarse e incluso cambiar de tamaño, de modo que una pupila es más grande que la otra, una condición llamada anisocoria.

En raras ocasiones, el consumo de LSD puede dañar la visión durante años. El LSD puede distorsionar la capacidad de discernir los colores, especialmente en los daltónicos. Los daltónicos deberían evitar el LSD. Unas pocas personas desarrollan un trastorno de percepción persistente de alucinógenos (HPPD), a veces llamado «flashbacks», es decir, ver rastros, moscas volantes y estelas mucho tiempo después de que la persona esté sobria. El HPPD no es común y hay tratamientos, pero el HPPD no siempre desaparece.

La ciencia no conoce los efectos a largo plazo de la toma repetida de altas dosis de LSD, por lo que la microdosificación es la forma más segura de tomar LSD.

Adicción al ácido

La mayoría de los consumidores de ácido sólo toman la droga ocasionalmente. La tolerancia al LSD se desarrolla rápidamente, por lo que los usuarios pueden no experimentar una intoxicación si toman la droga en días sucesivos. Además, es menos probable que una persona que haya tenido un mal viaje vuelva a consumir LSD.

Los índices de adicción entre los consumidores de ácido son menores que los de otras drogas. Menos del 0,1% de la población adulta cumple los criterios del trastorno por consumo de otros alucinógenos.

El riesgo de desarrollar una adicción a los alucinógenos puede ser mayor para las personas que empiezan a consumir la droga durante la adolescencia. También pueden producirse otros efectos a largo plazo después de tomar ácido, lo que indica que su consumo no es seguro.

A diferencia de la mayoría de las drogas recreativas, no se ha establecido el síndrome de abstinencia con el uso del LSD. Sin embargo, la naturaleza impredecible de la droga (incluso con usuarios experimentados) explica en parte por qué la gente no sigue consumiendo la droga a largo plazo.

Sin embargo, la LSD puede convertirse en una de las muchas drogas que los «politoxicómanos» (personas que toman muchas drogas diferentes) consumen junto con otras drogas.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría