hombre mano masturbación

Masturbarse para (no) aumentar la testosterona

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en diciembre, 2022

#414. Más de 1 semana con el reto de NoFap durante NoNutNovember, y así es como afecta la masturbación a la testosterona de la mayoría de hombres.

La mayoría de los hombres estarán probablemente de acuerdo en que los orgasmos son estupendos. Son beneficiosos para la salud mental, la sensación es increíble y pueden fortalecer las relaciones íntimas.

La masturbación también puede aportar muchos beneficios, aunque el placer sea en solitario. Pero, ¿hay algún inconveniente en ello?

Hay un montón de mitos por ahí, sobre palmas peludas y ceguera. ¿Pero la masturbación disminuye la testosterona?

¿Por qué debería preocuparte la testosterona baja?

Los niveles de testosterona son importantes. El nivel bajo de testosterona -que se conoce comúnmente como una condición endocrina llamada hipogonadismo– ocurre cuando el cuerpo no produce las hormonas sexuales adecuadas.

Y aunque no supone una amenaza para la vida, sí conlleva problemas.

El bajo nivel de testosterona se ha asociado a una serie de trastornos, como la disfunción eréctil, la falta de libido, la osteoporosis, la pérdida de masa muscular, la falta de energía o los problemas cognitivos y de estado de ánimo.

No está claro por qué algunas de estas dolencias pueden ser consecuencia de niveles bajos de testosterona.

Además, los estudios suelen aclarar que, debido a la falta de criterios de diagnóstico universales, no hay una definición clara de lo que constituye una testosterona «baja».

Las cifras de testosterona baja también pueden variar según la etnia. Y a la hora de diagnosticar niveles bajos de testosterona, es importante observar los niveles fluctuantes de testosterona junto con los síntomas.

¿Por qué se producen niveles bajos de testosterona?

La testosterona puede afectar y/o beneficiar la función sexual, el estado de ánimo, la fuerza, la densidad ósea, la resistencia a la insulina, la obesidad y las afecciones cardíacas.

Los niveles de testosterona se reducen de forma natural a medida que los hombres envejecen debido a la ya nombrada condición de hipogonadismo.

Esencialmente, la producción de hormonas del cuerpo disminuye con la edad (aunque también puede ser consecuencia de problemas de próstata), de forma similar a como la menopausia afecta a las mujeres.

Por lo general, los niveles de testosterona comienzan a descender (si es que lo hacen) cuando los hombres llegan a los 60 años, y alrededor del 20 por ciento de los hombres presentan estos síntomas. El porcentaje aumenta con cada década que pasa.

El hipogonadismo puede tratarse con una terapia de sustitución de testosterona, comúnmente conocida como TRT.

La TRT se considera segura y eficaz, aunque tiene algunos efectos secundarios, como el aumento del riesgo de padecer enfermedades del corazón y/o de la próstata.

Los niveles de testosterona son algo que generalmente se quiere mantener «normal» durante toda la vida, pero eso es algo que puede ser cada vez más difícil con la edad.

En general, la mayoría de los hombres no querrán hacer nada que pueda disminuir la testosterona.

¿Cuáles son los signos de un nivel bajo de testosterona?

Los signos de niveles bajos de testosterona incluyen:

  • disminución o falta de deseo sexual
  • tener problemas para conseguir o mantener una erección, o disfunción eréctil (DE)
  • producir pequeñas cantidades de semen durante la eyaculación
  • perder pelo en el cuero cabelludo, la cara y el cuerpo
  • sentir falta de energía o agotamiento
  • pérdida de masa muscular
  • perder masa ósea (osteoporosis)
  • aumentar la cantidad de grasa corporal, incluida la grasa del pecho (ginecomastia)
  • experimentar cambios inexplicables en el estado de ánimo
Sin embargo, algunos de estos signos pueden estar causados por el estilo de vida. Fumar y beber cantidades excesivas de alcohol pueden influir en estos niveles.

Ciertas condiciones de salud también pueden afectar, como por ejemplo:

  • diabetes
  • la presión arterial alta
  • enfermedades de la tiroides

Actividad sexual y niveles de testosterona

Volvemos a la gran pregunta: ¿La masturbación disminuye la testosterona?

Si estás teniendo una cantidad increíblemente alta de relaciones sexuales, bueno, felicidades. Si te masturbas con una frecuencia en la que te preocupan los efectos secundarios, eso por sí solo puede justificar una charla con un profesional de la salud, pero no necesariamente por las preocupaciones sobre la disminución de la testosterona.

Esto se debe a que no existe una relación probada entre los orgasmos y los niveles de testosterona. La investigación sobre el tema ha sido poco frecuente en el mejor de los casos, y ha dejado más preguntas que respuestas.

Esto es lo que se sabe:

Un estudio realizado en 2001 con 10 hombres encontró dos puntos clave al observar la relación entre la masturbación y la testosterona.

Inicialmente, los investigadores encontraron que la masturbación no alteraba los niveles de testosterona, sin embargo, abstenerse de la masturbación durante un período de tres semanas sí aumentó significativamente los niveles generales de testosterona.

Esto podría sugerir que no tener orgasmos aumenta los niveles de testosterona, ¿verdad?

No exactamente.

Un estudio de 1999 reveló resultados contradictorios sobre el papel de la actividad sexual en los niveles de testosterona.

Los investigadores del estudio descubrieron que los hombres que sufrían impotencia y, por tanto, carecían de actividad sexual, tenían niveles de testosterona más bajos.

Se descubrió que los niveles reducidos eran reversibles en los pacientes que se trataban con éxito, pero en los que no respondían al tratamiento, los niveles seguían siendo más bajos.

Lo que esto significa potencialmente es que alguien que se abstiene de la masturbación podría ver sus niveles de testosterona subir, mientras que alguien que sufre de disfunción podría ver sus niveles disminuir.

Es importante entender que en el estudio de 1999, el mecanismo sospechoso de la disminución de la testosterona es en realidad la propia disfunción eréctil, no la falta de actividad sexual.

También es un poco más complicado.

Los estudios que se remontan a los años 70 muestran que durante el coito y después del mismo, los niveles de testosterona eran más elevados que cuando no había sexo.

Masturbación y testosterona: Lo que podemos concluir

Dado que los estudios han demostrado que tanto el sexo como la abstinencia pueden aumentar la testosterona, se podría suponer que la actividad sexual sin liberación puede aumentar artificialmente la testosterona.

Pero no parece haber una correlación científica probada entre el orgasmo frecuente y la disminución de los niveles de testosterona a largo plazo.

Es importante entender que la falta de correlación puede deberse a la falta de pruebas.

Los estudios en este campo no han adoptado controles o expectativas universales, por lo que la información puede no ser tan útil como podría ser.

El hipogonadismo no está causado por la masturbación excesiva o las relaciones sexuales frecuentes; no es así como funciona.

Los niveles bajos de testosterona son el resultado de la edad y la salud, y no parecen ser un efecto de la frecuencia de los orgasmos.

Efectos a corto y largo plazo

Las investigaciones actuales no demuestran que la masturbación tenga un efecto a largo plazo sobre los niveles de testosterona.

Los investigadores están interesados en los efectos a corto y largo plazo de la masturbación sobre los niveles de testosterona. Sin embargo, las investigaciones realizadas hasta la fecha son limitadas y algo contradictorias.

Una de las razones es que a los científicos les resulta difícil recrear en un laboratorio un entorno en el que la gente se masturba habitualmente.

Un estudio utilizó un club de sexo de Estados Unidos para evaluar los cambios en los niveles de testosterona en respuesta a los estímulos sexuales en un entorno real.

Los investigadores compararon los niveles de testosterona salival de los hombres que participaron en la actividad sexual con los de los hombres que sólo observaron. Aunque los niveles de testosterona aumentaron en todos los hombres que visitaron el club sexual, el aumento fue significativamente mayor en los que participaron.

Un estudio anterior de 1992 evaluó los efectos de la actividad sexual en los niveles de testosterona tanto en hombres como en mujeres. Los investigadores midieron los niveles de testosterona antes y después del coito y también en los días en los que no hubo sexo.

Tanto en los hombres como en las mujeres, los niveles de testosterona eran más altos después del coito. Los niveles eran más bajos antes del sexo y en los días en los que no había relaciones sexuales. Estos resultados sugieren que la actividad sexual influye en la testosterona y no que la testosterona influya en la actividad sexual.

En un estudio realizado en 2007 en ratas, los investigadores descubrieron que el número de receptores de estrógeno era mayor 24 horas después de la eyaculación o el apareamiento hasta la saciedad sexual. Los receptores de estrógeno ayudan al cuerpo a utilizar el estrógeno.

Otro estudio con ratas del mismo año descubrió que el número de receptores de andrógenos, que ayudan al cuerpo a utilizar la testosterona, era menor 24 horas después de la eyaculación o la saciedad sexual.

Todavía no se ha investigado sobre los efectos a largo plazo de la masturbación en los niveles de testosterona.

Efectos de la abstinencia en la testosterona

Abstenerse de la actividad sexual puede aumentar los niveles de testosterona.

Existen algunas investigaciones sobre el efecto de la abstinencia en los niveles de testosterona. En general, estos estudios sugieren que la abstinencia de la masturbación o de la actividad sexual puede elevar los niveles de testosterona.

Un estudio de 2003 midió los niveles de testosterona en hombres después de varios periodos de abstinencia de la eyaculación. El movimiento de los niveles de testosterona fue mínimo entre 2 y 5 días de abstinencia.

Sin embargo, los niveles de testosterona alcanzaron un máximo después de 7 días de abstinencia.

Otro estudio de 2003 midió los niveles hormonales, incluida la testosterona, durante un orgasmo inducido por la masturbación tanto antes como después de 3 semanas de abstinencia de la masturbación. Los datos revelaron que los niveles de testosterona eran más altos después del período de abstinencia de 3 semanas.

Otro estudio evaluó los cambios en los niveles de testosterona en hombres con disfunción eréctil después de recibir un tratamiento no hormonal. Al inicio, estos participantes tenían niveles de testosterona más bajos que los del grupo de control. Sin embargo, los investigadores descubrieron que los niveles de testosterona aumentaron en los hombres que reanudaron su actividad sexual regular después del tratamiento. Por el contrario, los niveles de testosterona no cambiaron en los hombres en los que el tratamiento fue ineficaz.

También existe la teoría popular de que la abstinencia de la actividad sexual antes de la participación en el deporte proporciona algún beneficio debido a la influencia de la frustración. Sin embargo, se carece de investigaciones científicas recientes que respalden esta idea.

  • spotify
  • youtube

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría