autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en octubre, 2020

Hace un par de días se inició un debate en el canal de #psicología en la comunidad que me inspiró a pensar en mi trabajo de una manera más filosófica.

Reflexionar con qué mentalidad afronto mi día a día delante del portátil.

He tenido destellos de luz que me han hecho pensar en sólo una pequeña parte de todo este parrafazo, así que me alegro que las primeras líneas hayan salido de los miembros ninja, porque esto ha hecho que por fin pensara más en profundidad sobre todo esto.

Gurigu comentaba que existe un sueño húmedo para salir del «no me gusta mi trabajo».

Como si hubiera un trabajo perfecto e increíble en el que cada uno de nosotros tiene que disfrutar como un crío.

ikigai
Es probable que ni siquiera esos «especialistas» de un solo nicho que han encontrado su Ikigai lo disfruten en su totalidad.

Es lo que había comentado yo en algún que otro episodio del podcast. Creo que fue precisamente en el que estábamos de cháchara con Lobo Nómada.

Le comentaba que para mí, el sweet spot fue encontrar esa actividad que disfruto haciendo como trabajo, pero que si no me pagaran entonces ni la miraría.

Como esa mujer con la que no paras de pensar y que en el fondo sabes que no te la puedes sacar de la cabeza por lo atractiva que es, pero te dices que es por su personalidad.

Mentiroso.

¿A caso os creéis que haría de gratis muchos de los negocios que yo tengo online?

El que ahora es más relevante en el podcast, es la comunidad de sociedad ninja. Un intento a pagarme un mini sueldo de todas las horas que dedico al podcast y que por cierto voy a compartir números en breve.

Ya somos casi 100 miembros y la experiencia con el grupo de inversiones de capitalistas ninja me ha enseñado en que realmente como más miembros hay, más trabajo de verdad se vuelve. Nada que ver con los prostituidos «ingresos pasivos». Y por eso el incremento de precio según van aumentando los miembros, por muy criticado que sea este sistema.

Si no cobrara nada… Pues tal vez sería miembro de una comunidad así, pero en la vida le dedicaría cantidades de horas semanales si no fuera a cobrar algo.

Gurigu comentaba que “X actividad” pasa a ser tu trabajo y por tanto lo profesionalizas, pero el problema es que esa profesionalización en un 100% de los casos prácticamente nos va a obligar a hacer esas cosas que no son tan divertidas o ya no suponen un reto.

Comentaba que si que cree que hay muy poquitas profesiones que según el perfil de la persona, puede llegar a disfrutar un gran porcentaje de su tiempo trabajando. Por ejemplo, cualquier profesional del deporte tienen una vida “de ensueño” para quien sea que le guste ese deporte.

Disfrutan entrenando, también el “thrill” de la competición, y teniendo ese estilo de vida atlético que muchos de los que tienen hobby como deportes disfrutan.

Muchos no querríamos ser futbolistas, pero no se, tal vez ping-pong-ista sí que podría ser chulo.

Se comentaba en sociedad ninja que en internet hay mucho bocachancla, que dice disfrutar como si fuera niños dibujando un caballo que de nuevo se parecer a un ñordo montado a un taburete.

caballo dibujado

No quiero obviar que hay cursos de mucha calidad pero he visto demasiados Lamborghinis en YouTube para poder afirmar que la mayoría de estos se intentan vender no por el contenido pero por un estilo de vida resultante.

Claro. Si tienes que vender un producto o servicio como un curso o clases de no se qué, te interesa decir que disfrutas lo que haces cuando en verdad lo haces por ganar una cantidad de pasta increíble.

Tengo la suerte de estar en una posición diferente.

En su momento decidí no hacer los típicos cursos de nada anunciados en Instagram o Facebook con publicidad pagada.

Decidí que como era «un aprendiz de nada y maestro de todo», tenía sentido que me centrara a los ebooks, algún libro, los vídeos, los podcasts y los blogs.

Os soy sincero, no es la mejor decisión económica del mundo.

Hace un par de años tuve un buen empujón mediático que hubiera podido aprovechar para lanzarme al estrellado de las caras de los anuncios de youtube, pero a decir verdad no me arrepiento de haber «desaprovechado» un empuje de audiencia.

No me arrepiento porque tuve la suerte de que algunos negocios habían hecho cantidades importantes durante ciertos meses. Cantidades de dinero que aunque fueran puntuales y no recurrentes me hicieron ver como reaccionaba yo con una cantidad de pasta más grande de la que nunca me hubiera imaginado.

A ver no eran cientos de miles, pero siendo un niñato al que 1.000€ mensuales le parece que puede comprarse el mundo, y después ver la cifra multiplicarse… Te hace plantearte cosas.

El caso es que a parte del chute inicial de adrenalina al ver la cantidad… Al cabo de 24 horas mi mente pasó a no sentir absolutamente nada.

«¿Ahora qué?» fue la pregunta.

lambo
Nunca he deseado el maldito Lamborgini de los cojones de Tai Lopez en su garaje.

Ya os digo, una de mis películas favoritas es “Hacia Rutas Salvajes”, no la biografía de Steve Jobs.

Siempre he ansiado un grado libertad más alto que la media así que en su momento me dije, haré muuuucho menos dinero no creando cursos de cosas de las que no soy experto, pero a cambio tendré más libertad y seré capaz de no estresarme o llegar a tener niveles de ansiedad que vengan por culpa de las redes sociales o porque tengo una audiencia más grande que mi ego.

Por eso me ha parecido súper interesante el debate que se ha generado en la sección de psicología de la sociedad ninja, porque me ha hecho pensar en todo esto en profundidad.

Es algo que había pensado por encima, pero Gurigu lanzaba la pregunta de quien realmente ha podido disfrutar un porcentaje alto de su trabajo.

Sinceramente no conozco a nadie que disfrute al 100% de su trabajo.

Por algo eliminé mis emails, y por algo pasé de tener un equipo de 8 personas a sólo 3.

No me gusta mi trabajo pero necesito el dinero

Sé que nos intentan vender que el éxito está ligado al éxito financiero, pero para mí son 2 cosas muy distintas, y muchas veces incluso es un juego de push-pull. De empuje y tirón.

Como más aspectos de nuestras vidas sacrificamos para conseguir más éxito financiero, resulta que la victoria global del día a día se ve mermado. Las relaciones sociales sufren, la salud, y todo esto.

Por esto es importante en todo caso ser conscientes de lo que queremos de verdad y de qué necesitamos para disfrutarlo.

Todos estamos hartos de los bocachancla que comentaba el compañero, pero no es su culpa tampoco. En serio, ellos sólo quieren hacer pasta y nosotros también. Claro que hay mil maneras de hacerlo y estos especímenes son odiados por muchos porque quieren utilizarnos a nosotros para que ellos consigan la pasta.

Seguro que hay alguno que lo disfruta haciéndolo así… Pero no conozco nadie que disfrute 100%, aunque en porcentajes altos tal vez sí.

Yo mismo puedo decir que la mayoría de días estoy en un 70–80–90%. Y algún día que estoy en estado de flow diría que al 100%, pero cuando estoy en un estado de flow acostumbra a ser haciendo algo que después casi no me reportará ningún beneficio económico directo pero que tal vez la audiencia puede percibir como algo bueno y yo, sin darme cuenta termino reforzando la marca personal.

Un ejemplo claríssimo esto mismo.

¿Sabes cuánto dinero me llevará hablar de esto? Te lo digo yo: cero euros. No tengo anunciantes en los blogs y ya no monetizo los capítulos en youtube, Spotify y las plataformas de podcast no me dan ni un duro.

Aún así es probable que tu que me lees o escuchas, ya seas miembro de sociedad.ninja y digamos que la “funelización” contigo ya esté hecha, pero… Tal vez… Y digo «tal vez» porque también podrías ser que no… Podría ser que tal vez compartas la mayoría de estos pensamientos que estamos hablando y de pronto la imagen que tengas sobre mí sea cada vez más fuerte, interactúes más en el grupo y todos salgamos beneficiados.

No he ganado nada directamente. De hecho he consumido tres cafés pensando y escribiendo sobre esto.

Por la mañana llevaba un buen flow y el cerebro me iba como un loco a pesar de no haber dormido tanto como hubiera querido.

Pero realmente he estado disfrutándolo al 100% porque lo sentía, y lo podemos etiquetar de trabajo porque lo hago por la audiencia pero me da 0 euros, al menos directamente.

Aún así, hay muchos días que ni de lejos se parecen a una mañana como la de hoy.

Hay montones de momentos en los que tengo que procesar pagos, que tengo que abrir a 80 personas de miembros de grupos para decirles lo que sea, que tengo que mandar emails para organizar webinars, responder a correos o incluso termino leyendo algún que otro comentario de algún hater que como no, termino no respondiendo pero que igualmente me ha ocupado una parte mental de mi día “laboral” que no he disfrutado. O peor aún, algún mal comentario que objetivamente tiene toda la razón del mundo. Estos sí duelen de verdad.

No creo que pueda conseguir ese 100% de satisfacción en un trabajo.

trabajadores en oficina
Ni en la oficina ni en trabajos manuales.

Siempre he dicho que en el caso de que todos los negocios online fallaran y me hiciera pastor, tal vez lo disfrutaría al máximo. O tal vez lo haría sólo los primeros días y después necesitaría hacer algo con mis manos y no sólo con mis piernas: pasear mis cabras al lado del Border Collie.

En este sentido el Joan Vendrell comentaba que está en una situación parecida a la mía. Tenemos ganas de que llegue el lunes, o bueno, el domingo porque trabajamos igual por gusto y no sabemos qué día es.

A él no le da esa sensación de “trabajar» pero Joan, seguro que sientes un poquito ese aire fresco laboral en la nuca cuando tienes que pasarte una tarde haciendo facturas, respondiendo emails o llevando esa parte de un negocio que no está tan relacionada con la fotografía directamente, pero que es igualmente esencial para que puedas seguir disfrutando de lo que haces por dinero el 80% de tu tiempo laboral.

Enfermeras, profesoras, ingenieros…

Con una búsqueda superficial en Google he visto que hay tres profesiones que se quejan más que el resto de que no les gusta su trabajo:

  1. Enfermeras
  2. Profesores
  3. Ingenieros

¿Por qué será?

Tal vez sea la promesa laboral de cada una de ellas. Lo que cobrarás, o las vacaciones que tendrás, o la flexibilidad que tendrás.

No estoy seguro, pero te hace plantearte porque estas son las profesiones donde hay más personas que plantean dejarlo, cuando requieren tantos años de inversión en estudio y tiempo en general.

Claro, no puedes trabajar de profesor funcionario, ingeniero o enfermero hasta que realmente ha llegado a la meta. Hasta que finalmente tienes los estudios para trabajar de ello.

Tal vez si te hubieran dejado hacer esto durante 1 o 2 años hubieran podido decidir si lo querían estudiar en primera instancia…

Vaya truqui. Así cualquier persona pierda años de vida.

Si te quedara 1 año de vida

Marc Bongo decide ponerse más dramático con la pregunta esa de:

“Si te quedara un año de vida, entonces ¿qué tu trabajo?»

Sinceramente Marc, igual que tú, yo creo que lo dejarías, pero como bien remarca Joan en una experiencia muy personal, lo que decimos ahora que haríamos en un hipotético puede cambiar por completo si nos encontramos en esa situación.

Como cuando creas una estrategia de inversión pero después la cambias por completo cuando te das cuenta que tu aversión al riesgo es mucho más baja de lo que pensabas.

Si supiera que voy a vivir menos de 1 año no creo que tocara nunca más el portátil, pero meditándolo dos segundos seguramente crearía bastantes episodios de podcast.

En los últimos años no creo que haya dejado de lado el ordenador más de 24 horas. Lo disfruto y tal vez sea algo adicto a hacer cositas online, además que la combinación de cafeína-trabajo.

Pero no. No lo tocaría si me fuera a morir en un año porque entonces no querría perder el tiempo intentando financiar un futuro que no existe.

Tampoco estoy demasiado obsesionado en dejar un legado atrás. Eso me parece que está más ligado al ego de cada uno. Para qué quiero dejar algo atrás si el destino de cada persona y hasta de la vida humana como la conocemos es la “nada”.

Para mí sólo tienes sentido tener un estilo de vida que como producto aporte felicidad, y para lograrlo en occidente es esencial tener cierta situación financiera.

Una situación que es bastante personal pero que todos desearíamos que fuera lo más cómoda posible, tanto de cantidad de dinero del banco como de el método que usamos para conseguir este dinero: con un trabajo que disfrutamos al menos un 80% de nuestro tiempo.

El último miembro a unirse a la sociedad ninja, Rubo, ha hecho ya una aportación a este debate que me ha parecido muy interesante. Decía:

Creo que es importante tener muy presente el factor económico y verlo como una “energía” que se puede almacenar. Intercambiamos a través de nuestro tiempo y esfuerzo energía que podemos más tarde volver a intercambiar por otras cosas que nos aportan valor personal.

Aquí creo que ayuda interpretar el dinero y el tiempo como si fueran dos divisas.

Como si se tratara de euros y de dólares.

Tienen distintos valores según el momento en el que nos encontremos.

Habrá momentos en los que necesitaremos más dinero y en otros más tiempo. Incluso si somos lo suficiente desafortunados habrá algún día un periodo en el que necesitaremos ambos, o que incluso nos van a sobrar los dos, que es seguramente a lo que aspiramos la mayoría de personas que viven en sociedad.

En sociedad ninja.

Los euros y dólares pueden ser intercambiados entre ellos. Podemos convertir euros en dólares y al revés y lo mismo con nuestro tiempo y dinero, lo que pasa es que… Es bastante más difícil encontrar una casa de cambio.

¿Qué debo hacer?

Podemos encontrar una empresa que nos intercambie nuestro tiempo por su dinero, pero también podemos conseguir tiempo teniendo un estilo de vida o un trabajo que nos lleve a una situación económica tan favorable que nos permita no tener que dedicar tiempo a conseguir dinero para vivir en occidente.

Y como digo esto puede ser tanto un estilo de vida como un trabajo bien pagado.

Un estilo de vida podría ser vivir de una forma realmente frugal o minimalista, en el que casi no gastes más que comida y tus intereses y aficiones estén bien servidos y no requieran de pagar servicios o productos constantemente y por lo tanto trabajar tantas horas.

La otra cara de la moneda es el empleo bien pagado, en el que haces algo que se paga tanto por hora que te permite simplemente trabajar mucho menos.

El problema es que claro… Las personas que se encuentran en esta situación laboral, lo que deciden hacer es trabajar aún más para conseguir aún más dinero con la idea de que ya intercambiarán ese dinero para más tiempo en el futuro.

Claro que nadie sabe lo que depara el futuro y muchas veces un periodo intenso de un trabajo que no disfrutas del todo puede llevar a problemas realmente serios de salud y eso, ninjas, eso ya si es mucho más difícil de intercambiar por tiempo o dinero.

Hazme feliz y compárteme 🙂

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Mándame una paloma 🕊

  • Mi usuario en redes: @pau_ninja
  • Nuestra comunidad si tienes multiples intereses

Episodios relacionados del podcast

Pau Ninja: el podcast

Menú