cabecera pau ninja podcast

No sé qué estudiar (otra vez). Me gusta todo…

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en diciembre, 2022

#207. Esta semana me he dejado una buena pasta en matrículas de mil tipos de estudios diferentes. Siempre termino dejándolos (como buen multipotencial), pero esta vez tengo una estrategia distinta…

¿Tiendes a saltar de un trabajo a otro, deseoso de explorar todos tus intereses y pasiones? Antes nos decían que teníamos que especializarnos en un área determinada para tener éxito. Sin embargo, está surgiendo una nueva oleada de dabblers, job hoppers y generalistas, y podría ser exactamente lo que el mundo empresarial necesita.

El multipotencialista

Los multipotencialistas o generalistas tienen muchos intereses diferentes. El problema es que no hay un único interés que los impulse. El único tema común es que les encanta aprender.

El lado bueno de ser multipotencial es la posibilidad de cambiar de profesión o hobby con relativa facilidad: programador, ingeniero, formador, consultor informático, conferenciante, vendedor, profesor de escuela…

El lado malo es que, de vez en cuando, estas personas sienten que se quedan sin dirección y lidiar con esta sensación es complicado.

Cómo elegir una carrera cuando se tienen demasiados intereses

Aunque la gente normalmente no comparte este pensamiento, existen alegrías de la no especialización. Los currículum de estas personas pueden estar llenos de trabajos aparentemente aleatorios y en su negocio actual puede utilizar las habilidades de sus aventuras anteriores para ofrecer algo único.

Cada vez más, las empresas creen en las personas que trabajan en equipo. Los especialistas generalmente formarán estos equipos. Pero, ¿quién va a dirigir esos equipos? El mejor candidato siempre será la persona que tenga experiencia en muchos roles diferentes.

Existe la creencia de que si te especializas, entonces te quedas con eso para siempre. Pero para alcanzar ese nivel de dominio, una persona ha tenido que desarrollar increíbles habilidades de enfoque, impulso y compromiso. ¿Por qué los especialistas no pueden irse y empezar de nuevo?

La autora y entrenadora de vida Barbara Sher cree que todos nos clasificamos en dos categorías –exploradores y buceadores– y ha escrito un libro, What Do I Do When I Want To Do Everything? (¿Qué hago cuando quiero hacerlo todo?), en el que elogia a los generalistas de carrera, o exploradores.

«Los buceadores son perfeccionistas«, dice. Les gusta llevar los proyectos hasta el final y pretenden alcanzar la maestría. Los científicos y los músicos tienden a ser buzos. Los buceadores suelen dedicarse a una sola profesión, a veces incluso a una sola afición, de por vida. Les gusta concentrarse profundamente y se sienten cómodos cuando tienen el control.

Sin embargo, también se puede ser un buceador en un campo, digamos una carrera, y aún así entregarse a «obsesiones» fuera del trabajo.

Los exploradores tienden a abrazar todo lo que les entusiasma y les inspira, para luego abandonar esos intereses cuando algo aún más interesante atrae su atención. La gente acusa a los exploradores de ser unos chapuceros y se les reprocha que nunca terminan lo que empiezan.

Eso no es cierto. Los exploradores terminan las cosas, pero lo hacen a su manera. Se retiran cuando creen que han conseguido lo que necesitan de una actividad concreta. Suelen ser menos ambiciosos que los buceadores porque no temen el fracaso. Lo que más temen los exploradores es el aburrimiento.

Los exploradores suelen sentirse atraídos por la curva de aprendizaje inicial de un proyecto, pero una vez que han captado un concepto, se aburren y pasan a otra cosa. A los buceadores, sin embargo, nada les gusta más que sumergirse y repetir la misma experiencia una y otra vez, mejorando cada vez.

¿Es ser multipotencial un problema?

Se podría decir que básicamente hay dos tipos de personas multipotenciales. Por un lado, al que le gusta trabajar en varios proyectos a la vez, y por otro, un tipo de explorador más problemático e indeciso, y que en inglés se conoce como «dabblers». Estas personas se enamoran perdidamente de una idea durante unas semanas, o incluso días, y luego no recuerdan por qué les interesó en un primer momento.

A estos últimos les cuesta elegir y comprometerse con una carrera porque tiene demasiados intereses. Una idea les apasiona, hablan de ella compulsivamente durante varias semanas, imaginando todos los resultados posibles hasta que se agotan literalmente de esta manera, sin llegar a materializar nada. Unas semanas más tarde, la idea les parece rancia y defectuosa, y no saben qué es lo que he visto en ella.

¿Cuántos trabajos o carreras tendré en mi vida?

Una encuesta reciente sugirió que la media de cambios de trabajo a lo largo de la vida de las personas es de doce. Ahora que ya no podemos esperar que un trabajo, o incluso una profesión, sea para toda la vida, hay beneficios obvios al adoptar un enfoque más general para nuestras carreras y aceptar el hecho de que se tienen demasiados intereses como para elegir uno.

Abrumados por la elección, puede producirse una parálisis de opciones y el generalista de carrera puede nunca llegar a desarrollar su potencial. O bien utilizan la indecisión perpetua como forma de procrastinación. Otro inconveniente es que, al igual que un amante con fobia al compromiso, el generalista puede tener dificultades para dedicarse por completo a una carrera por el temor erróneo de perderse una perspectiva mejor el día de mañana.

Como generalista, puede ser difícil decidir si hay que especializarse y elegir una carrera. Si alguien se pasa el tiempo revoloteando de una cosa a otra, corre el peligro de acabar sintiéndose como si hubiera comido canapés en lugar de una comida completa. Existe esa sensación de vaga insatisfacción. Picar cosas puede ser bueno, pero nada supera la sensación de estar auténticamente «lleno», y saber cómo alcanzar ese estado es valioso.

En algún momento, los exploradores que nunca terminan nada deberían sentarse y analizar lo que realmente ocurre. Cuando un explorador se topa con un determinado muro, se detiene. A menudo, es porque han perdido el interés. Pero a veces, el aburrimiento no es más que una manifestación del miedo subconsciente.

Al menos una vez al año, se debe superar esa ansiedad y seguir con un proyecto hasta completarlo. Es necesario para experimentar esa disciplina. Y existe la posibilidad de que experimenten el doble de alegría al experimentar ese grado de profundidad desconocido. Y para poder conseguirlo, es muy importante saber priorizar.

¿Cómo priorizar cuando todo nos gusta?

El ser humano puede hacer cualquier cosa, pero no puede hacerlo todo.

Cuando eres una persona con iniciativa, las oportunidades están en todas partes, y cuando alguien genial quiere trabajar contigo, o surge la oportunidad de subir otro peldaño en la escalera, o tachar otra cosa de la lista de deseos, es difícil dejar pasar esa oportunidad.

Entonces, ¿qué hacemos?

Nos organizamos mejor. Operar con un nivel de eficiencia aún mayor. Quitamos 30 minutos a la tarea X para que haya espacio en nuestras vidas para la tarea Y.

Sin embargo, todos conocemos el problema de esto. Es un camino garantizado y rápido hacia el agobio, porque cuando programamos cada minuto de nuestros días hasta el último segundo, no hay espacio en blanco, no hay lugar para que ocurran cosas (y ocurrirán) y, desde luego, no hay tiempo para «ser».

Estas son las mentalidades a las que hay que recurrir para priorizar eficazmente cuando te sorprendas intentando hacer «todo» y tengas que tomar algunas decisiones difíciles:

Las «oportunidades» son como los autobuses

Siempre hay otra a la vuelta de la esquina. ¿Esa increíble oportunidad que sabes en el fondo de tu corazón que no tienes tiempo para ella ahora mismo? ¿Esa que estás tentado a aceptar porque puede que no vuelva a surgir? Habrá otra. Puede que no sea exactamente la misma oportunidad, pero llegará otra de su calibre.

Nada es tan increíble como parece en la superficie

La verdad es que nada es tan bueno como parece (del mismo modo que nada es tan malo como parece). Gran parte de nuestros saltos ante las oportunidades se deben al miedo a perderlas. Y la realidad es que lo que nos perdemos no es ni de lejos tan bueno como parece en la superficie.

Tienes más tiempo del que crees

La realidad es que todos vamos a trabajar hasta bien entrados los 60 años. Lo que significa que tenemos entre 20 y 30 años más para alcanzar nuestros objetivos de vida profesional. Y esto quiere decir que tenemos tiempo para hacer una pausa en nuestro ascenso para descansar, o incluso disfrutar de la vista desde donde estamos de vez en cuando.

Hay más de una forma de despellejar un valor fundamental

Uno de los valores más comunes en las personas multipotenciales es el logro. Lo bonito de ese valor es que hay muchas formas de satisfacerlo. La principal razón por la que nos encontramos con problemas es cuando intentamos satisfacerlo según el principio de «la gente como yo hace cosas así».

Cuando te sientas y analizas los valores fundamentales que impulsan tu comportamiento, empezarás a ver que hay muchas formas diferentes de satisfacer esos valores fundamentales. Y, con suerte, también serás capaz de ver dónde te has quedado atrapado en el esfuerzo por algo simplemente porque eso es lo que tus compañeros, amigos o familiares están buscando.

Estar en paz con tu actual etapa de la vida

Tal vez seas padre de niños pequeños. Tal vez estés en las primeras etapas de la creación de un negocio. Tal vez tu pareja esté enferma.

Las exigencias que todas estas cosas plantean en tu vida pueden ser realmente molestas.

Nada es para siempre. Nuestros hijos se vuelven más independientes. Nuestros negocios se vuelven lo suficientemente exitosos como para que podamos salir de ellos. Nuestra pareja enferma mejora. Como ya se ha mencionado, aunque las oportunidades pueden pasar de largo durante ciertas épocas de nuestra vida, siempre habrá otras.

Practica el sutil arte de la autocompasión

Cuando te encuentres preocupado y abrumado, escribe exactamente cómo te sientes. Déjalo reposar durante un día. Al día siguiente, recoge esas palabras y léelas como si las hubiera escrito un amigo tuyo. ¿Qué consejo le darías a ese amigo? Ahora, date permiso para seguir ese consejo.

Con demasiada frecuencia pensamos que somos «diferentes»; que lo que se aplica a otras personas no se aplica a nosotros. Nos creemos superhéroes.

La realidad es que no lo somos. Somos iguales a los demás y necesitamos extender el mismo nivel de bondad y permiso a nosotros mismos que extendemos a los demás.

Resiste el impulso de normalizar el agobio

Dondequiera que mires, ves a personas como tú: corriendo como locos de una cosa a otra sin apenas tiempo para respirar. Así es la vida, ¿verdad?

Pues no lo es.

Que todo el mundo haga algo no significa que esté bien.

Tenemos que dejar de normalizar el agobio. Tenemos que saber dónde está la línea que separa el «estar agradablemente ocupado» del «estar al borde del agotamiento»… y dejar de caminar por ella.

Dicho esto, ¿es posible acabar todo lo que queremos?

Todo esto me recuerda la historia de John Goddard. Era un aventurero, explorador y autor. Pero, sorprendentemente, es probablemente más conocido por su lista de deseos. La escribió en 1940, cuando sólo tenía 15 años. Tiene 127 puntos y los llegó a cumplir casi todos (aunque la visita a la luna tendrá que esperar).

Entre sus objetivos figuran escalar las principales montañas del mundo, viajar a todos los países del mundo y aprender varios idiomas. Uno de los puntos de su lista era navegar por el río Nilo. No sólo lo hizo en 1951, sino que fue la primera persona de la historia en hacerlo. El mero hecho de saber que alguien puede hacer tanto a partir de una lista es sin duda, alentador.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría