hombre volviéndose loco

Pornografía: el ataque a tu masculinidad

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en diciembre, 2022

#377. Los daños del porno son bien sabidos. Con centenares de estudios de cómo nos afecta al cerebro, hoy voy un paso más allá con un episodio más de opinión.

El consumo de pornografía es un pasatiempo demasiado común. Los estudios estiman que entre el 86% y el 96% de los hombres consumen regularmente pornografía. Las mujeres consumen sólo un poco menos de contenido pornográfico.

Sin embargo, aunque ver pornografía de forma habitual puede ser beneficioso para la autoexploración, la educación sexual e incluso para mejorar las relaciones con la pareja, convertir esta práctica en un hábito, hasta el punto de que la pornografía afecte a la vida diaria, podría ser problemático para el bienestar.

La adicción al porno, al igual que otras dependencias, puede tener muchos efectos adversos. Aunque hay pocas investigaciones sobre el impacto de ver demasiada pornografía, los efectos conocidos sugieren que deberías limitar tu consumo de porno.

¿Puede el porno crear adicción?

Los científicos debaten si el consumo excesivo de pornografía es una adicción en el sentido médico de la palabra.

La Organización Mundial de la Salud añadió el comportamiento sexual compulsivo como un trastorno de salud mental en 2018. Y aunque no destaca una adicción a la pornografía (o a cualquier otra), sí se refiere a que las actividades sexuales repetitivas se convierten en un foco central de la vida de una persona hasta el punto de que descuida su «salud y cuidado personal u otros intereses, actividades y responsabilidades.»

Los expertos dicen que la misma actividad cerebral que se muestra en la adicción a las drogas o al alcohol -cuando se activan los circuitos del cerebro asociados a la recompensa, la motivación y la memoria– se da en quienes consumen mucha pornografía.

Pero la adicción a la pornografía no está reconocida en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Ese es el libro que utilizan los médicos para diagnosticar los trastornos mentales.

Y los resultados de algunos estudios refutan la idea de que el porno esté relacionado con la adicción. Un grupo de investigadores descubrió que ver porno no activaba las partes del cerebro normalmente relacionadas con la adicción. De hecho, la actividad cerebral en esas zonas disminuía.

Otros científicos señalan que los estudios realizados hasta ahora han estado mal organizados o han tenido problemas para definir qué es exactamente lo que hace que sea una adicción real. Además, algunos afirman que es difícil saber lo extendido que está el problema, en parte, porque pocos usuarios piensan que el hábito es un problema.

Cómo reconocer si eres adicto al porno

En el mundo de las adicciones conductuales, la adicción al porno tiende a ser malinterpretada. Esto no sólo sigue estigmatizando esta adicción, sino que también la hace difícil de detectar. Si las adicciones conductuales, como la adicción al porno, son o no «adicciones reales» es algo que, como ya hemos comentado, es muy debatido en las comunidades psiquiátricas y de tratamiento. Aunque algunas de estas adicciones, como la adicción al juego, están mucho más aceptadas que otras, como la adicción al sexo, por ejemplo, todavía existe una gran controversia por parte de los profesionales médicos sobre dónde terminan las adicciones y dónde empiezan las compulsiones.

En cualquier caso, hay gente que sufre. Así que, tanto si se trata de una adicción como de una compulsión, hay que buscar ayuda. Una de las adicciones más denunciadas es la adicción al porno, es decir, sentir una compulsión por ver porno y no poder parar. Sin embargo, al igual que cualquier otra adicción, hay señales que indican que puedes tener un problema.

Si te preguntas si el consumo excesivo de pornografía ha alcanzado en ti el nivel de adicción, es importante que estés atento a los 10 principales signos de adicción al porno:

No puedes parar

No puedes dejar de consumir o ver pornografía, a pesar de intentarlo. Si no puedes parar, puedes notar que pasas cada vez más tiempo en internet a pesar de los intentos de los demás por comunicarte con ellos.

Quieres más

Es posible que experimentes deseos de ver más, o que sientas antojos si has estado sin ver porno durante algún tiempo. Es posible que te encuentres alejándote a escondidas de tu pareja a otra habitación. Es posible que des una excusa o te pongas a la defensiva cuando te pregunten por tu comportamiento.

Has perdido tiempo

Es posible que pierdas grandes periodos de tiempo por ver porno, perdiendo la mayor parte del día sin conseguir nada. Podrías notar que te has vuelto letárgico y que no has logrado mucho últimamente. Podría parecer que no te importa o que estás muy desinteresado en cualquier otra cosa.

Has perdido el interés por el sexo

Si eres adicto al porno, es probable que pierdas el interés por el sexo real. No sólo eso, sino que puedes encontrar a tu pareja menos atractiva que antes. Es posible que no respondas a las insinuaciones románticas de tu pareja. Esto puede hacer que tu pareja te vea distante o incluso desinteresado cuando intente comprometerse contigo sexualmente. Puede requerir más estimulación de la que antes necesitaba para excitarse.

Eres más exigente

Una adicción al porno puede hacer que desarrolles algunas ideas poco realistas sobre el sexo. Puede que te vuelvas más exigente en el dormitorio, que te sientas frustrado con facilidad y/o que empieces a alejar a tu pareja. Cuando esto sucede, tu pareja puede sentirse física y emocionalmente incómoda.

Has perdido la atracción

La adicción al porno puede hacer que tengas expectativas poco realistas sobre la belleza de tu pareja. Esto puede hacer que tu pareja se sienta herida por su apariencia y crear un problema mayor para su autoestima.

Tienes dolor físico

Puedes empezar a experimentar dolor físico como resultado de la adicción al porno. Esto puede ser por la repetición de ciertos movimientos físicos durante largos periodos, o por el esfuerzo que supone el uso excesivo del ordenador. Es posible que se queje con frecuencia de la muñeca, el cuello y la espalda, o que experimente dolores de cabeza.

Está perdiendo dinero

Es posible que haya empezado a gastar dinero por lo que considera un contenido de mayor calidad. Cuando esto sucede, puedes comenzar rápidamente a caer en algún tipo de dificultad financiera. Esto puede manifestarse como que te quejes más de los problemas de dinero pero que no estés dispuesto a revelar la naturaleza exacta de estos problemas.

Estás distraído

Si te encuentras distraído en diferentes aspectos de la vida, podría tener algo que ver con la adicción al porno. Tu mente puede derivar hacia el porno cuando estás con amigos, familia o compañeros de trabajo. Esto puede tener un impacto significativo en la vida personal y profesional. Puede hacer que te distancies de tu pareja y de sus intentos de conectar contigo.

Estás enfadado

Como con cualquier adicción, si no puedes dejar de consumir porno, puedes irritarte fácilmente cuando no está disponible. Es posible que tu paciencia se agote, especialmente con las tareas que consideras un obstáculo para el consumo de porno. Esto también puede hacer que sea más fácil arremeter contra tu pareja, que podría notar cambios importantes en tu personalidad y sentir que no eres la misma persona que había amado antes.

Efectos secundarios de la pornografía

Desde un punto de vista biológico, el consumo de porno desencadena la liberación de dopamina dentro de nuestro sistema suprarrenal, lo que significa que seguir ese subidón placentero puede, en última instancia, tener consecuencias negativas a nivel físico, psicológico y en nuestras relaciones personales.

Lo que es indiscutible, es lo popular que es el porno; una encuesta reveló que el 99% de sus participantes varones adultos declararon haber visto porno en algún momento de su vida. Además, se calcula que la industria pornográfica genera más de 100.000 millones de dólares al año.

Debido en parte a su popularidad y accesibilidad, algunos hombres pueden tener la impresión de que la pornografía no es dañina, o que los supuestos efectos secundarios del consumo excesivo apenas suponen un peligro en comparación con otras fuentes de placer más ilícitas como las drogas o el juego.

Sin embargo, es la percepción de que el porno no es perjudicial la que puede llevar a subestimar las consecuencias muy reales de ver demasiado porno.

He aquí tres efectos algo inesperados y sorprendentes del consumo de porno, y de la adicción al porno.

La pornografía te aleja de la realidad y de tus sensaciones físicas

Una de las mayores influencias de la pornografía en los hombres es la desensibilización. Es un proceso similar al que se produce cuando se ve o se juega a un exceso de películas y videojuegos violentos a lo largo del tiempo. El cerebro comienza a cambiar sus percepciones de lo que considera normal y aceptable, lo que conduce a un concepto sesgado de la realidad.

La pornografía hay que entenderla dentro de un contexto de fantasía, y el comportamiento de los actores está guionizado, lo que por definición lo hace irreal. Las actuaciones de estos actores, normalmente las mujeres involucradas, presentan una actuación irreal y pueden conducir a actitudes dañinas sobre la autonomía del cuerpo; o descartar completamente a aquellos en nuestras vidas como seres humanos con sus propios pensamientos, motivaciones, defectos, deseos y dignidad.

Los hombres que ven una cantidad extrema de porno suelen tener dificultades para mantener la erección en el dormitorio, lo que se conoce como disfunción eréctil. El nivel de excitación que induce el porno a través de un contenido extremo no suele ser igualado en las relaciones sexuales de la vida real. Esto, en última instancia, lleva a los hombres adictos al porno a adormecerse e insensibilizarse a la estimulación en su vida sexual real.

La pornografía tergiversa casi todas las situaciones e interacciones sexuales habituales. Esto crea una percepción falsificada en el espectador, y puede conducir a actitudes perjudiciales hacia el sexo.

Los hombres que consumen regularmente pornografía en tasas elevadas demuestran un marcado aumento en su tolerancia a las interacciones y comportamientos sexuales anormales, concretamente hacia la agresión, la promiscuidad y la violencia.

La adicción a la pornografía es similar a otras adicciones perjudiciales

Al igual que las drogas duras o el juego, el consumo de pornografía puede representar una evasión de la realidad, una forma de lidiar con el estrés, o incluso sólo un golpe rápido de dopamina en momentos inoportunos. Como tal, cada uno de estos vicios puede conducir fácilmente a una adicción en toda regla.

También significa que, con el tiempo, se requiere un uso diferente y más frecuente para conseguir el mismo «subidón» a medida que se va acumulando la tolerancia. La simple neurología nos dice que la reputación de un acto forja caminos en nuestro cerebro; y la repetición de la acción implicada se hace cada vez más fácil.

Sin embargo, la adicción a la pornografía también conlleva un efecto destructivo en las relaciones personales, especialmente con nuestras parejas.

La adicción a la pornografía en los hombres se manifiesta dentro de nuestras relaciones por medio de una disminución de la satisfacción en los matrimonios y un menor apego emocional a nuestra esposa. Los que la padecen se encuentran rápidamente eligiendo la pornografía en lugar de las personas o los eventos sociales. Otros informan de un sentimiento general de insensibilidad hacia sus experiencias cotidianas y de una priorización de su próximo «golpe» sobre sus objetivos y ambiciones.

No tener un acceso fácil al porno puede afectar al estado de ánimo de la persona, volviéndola irritable o deprimida, y puede llevar a comportamientos arriesgados e innecesarios como ver porno en el trabajo o en otros espacios públicos.

Incluso si uno no cree que es adicto al porno, el peligro sigue siendo evidente; los escáneres PET de hombres que fueron diagnosticados como adictos y los que no lo fueron muestran una actividad cerebral similar entre ambos grupos cuando ven pornografía. Además, esa actividad era similar a la que se produce cuando los adictos a la cocaína ven imágenes de alguien que consume la droga.

Los adictos a la pornografía deben entender que eliminar los sentimientos de vergüenza o culpa es esencial para iniciar la recuperación. Una vez que reconozcas los procesos biológicos que hay detrás de los problemas emocionales en cuestión, se convierte en un asunto más sencillo de tratar y eventualmente superar.

El consumo de pornografía trae consigo efectos físicos y emocionales – incluyendo la disfunción eréctil

Quizás lo más preocupante para muchos hombres es el efecto que la pornografía puede tener sobre la disfunción eréctil y otras disfunciones sexuales como la eyaculación retardada o la impotencia.

Un estudio reciente relaciona el aumento del consumo de pornografía con un incremento de los casos de disfunción eréctil y de las probabilidades de que los hombres tengan problemas para conseguir y mantener una erección. Una encuesta realizada a 3.267 hombres identificó que aproximadamente el 30-40% de los hombres que veían 40 minutos de porno al día tenían disfunción eréctil, en comparación con el 10% de los hombres que veían menos de 30 minutos a la semana.

Como se ha mencionado anteriormente, se necesita más tiempo para responder de forma concluyente a la pregunta de hasta qué punto puede ser perjudicial la pornografía. Sin embargo, ya hay más de 85 estudios que sugieren una relación entre la mala salud mental y emocional, y el consumo de porno.

También se ha asociado con actitudes más generalizadas respecto a la promiscuidad, que conlleva la amenaza física de las ETS; algo que las películas no parecen transmitir nunca.

Otro concepto que la pornografía no toca es la intrincada relación entre el acto físico y nuestras emociones. El sexo es la más íntima de las experiencias humanas, y conlleva complejas motivaciones y consecuencias.

El porno, por el contrario, no proporciona ningún contexto romántico e ignora las realidades del cortejo. Por ello, ser adicto al porno puede privarnos de un compañerismo duradero y profundo, y de los beneficios de una mayor calidad del sexo cuando se refuerza con una conexión emocional.

Sin esto, las relaciones se resienten. Una encuesta realizada en 2018 entre más de 2.000 adultos casados descubrió que las probabilidades de divorcio se duplicaban para los hombres que empezaban a ver porno con regularidad después de su matrimonio. Estos efectos se magnificaron exponencialmente en los hombres que tenían 30 y 20 años, respectivamente.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría