cabecera pau ninja podcast

Hay vida más allá del oro y Bitcoin

Escuchar ahora
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en octubre, 2021

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

El año 2020 ha sido un viaje agitado hasta ahora. Los inversores de todo el mundo son testigos de la volatilidad de los mercados como resultado de los cambiantes acontecimientos económicos y políticos en todo el mundo. Desde las tensiones comerciales entre EE.UU. y China, la incertidumbre en torno al futuro de Gran Bretaña y la actual pandemia de Covid-19, los mercados financieros se ven seriamente afectados y algunos países ya están experimentando una recesión.

Esto ha empujado a los inversores a buscar «activos a prueba de recesión» que no estén correlacionados con los movimientos tradicionales del mercado y las fluctuaciones económicas para proteger su patrimonio. Teniendo esto en cuenta, hay dos activos que están en boca de todos y que han demostrado su capacidad para actuar como cobertura en tiempos volátiles: no son otros que el oro y el bitcoin.

La creencia común es cubrirse contra un mercado volátil a través del oro, y esto ha demostrado ser un método exitoso una y otra vez. Sin embargo, una nueva alternativa está desafiando la posición del oro como activo de refugio. Desde su lanzamiento en 2009, el bitcoin abrió las puertas a una nueva generación de monedas digitales, que cuentan con características únicas que podrían convertirlas en un potencial refugio para los inversores.

La cualidad del oro

Históricamente, el oro ha mantenido su valor a lo largo del tiempo y se ha ganado la reputación de ser una clase de activo «a prueba de recesiones», en gran medida no correlacionada con los movimientos tradicionales del mercado y las fluctuaciones económicas.

El primer factor que contribuye a la condición de refugio seguro del oro es su escasez: el oro tiene que ser extraído de la tierra y procesado. No puede crearse como la emisión de nuevas acciones o la impresión de más efectivo. Además de su escasez, el oro es necesario como material para fabricar bienes de consumo, como joyas o productos electrónicos, ya que es un eficaz conductor de la electricidad.

El oro apenas tiene correlación con los activos tradicionales, como las divisas y los índices bursátiles, como el Dow Jones o el S&P 500, lo que significa que este metal precioso puede ayudar a los inversores a obtener beneficios cuando se produce un descenso o una corrección en el mercado bursátil.

De hecho, el oro suele funcionar bien durante las caídas del mercado porque, aunque no suba, un activo que permanece estático mientras otros bajan resulta útil como cobertura. Además, a medida que más personas huyan de los mercados de valores y pongan su dinero en oro, el precio subirá en consecuencia.

El oro ha resistido la prueba del tiempo

Con el aumento de la demanda de inversión en oro en un 80% en el primer trimestre de 2020, muchos pueden pensar que el oro se está disparando sólo por el brote de COVID-19.

Sin embargo, los datos históricos muestran que este brillante metal ya tenía un rendimiento excepcional antes de que comenzara la pandemia y ha prosperado en múltiples caídas del mercado a lo largo de las décadas.

En 2019, el precio del oro aumentó aproximadamente un 20% por sí solo y tuvo un rendimiento excepcional en tiempos de volatilidad económica, que fue el resultado de la volatilidad económica y política del año pasado, desde la situación política de Hong Kong, la confusión en torno al futuro de Gran Bretaña dentro de la Unión Europea y el Brexit, así como los inestables lazos comerciales entre EEUU y China, y el deterioro de las relaciones entre Japón y Corea del Sur.

Si nos remontamos aún más atrás, los datos históricos también han mostrado un patrón similar durante la crisis financiera mundial de 2008, en la que el oro prosperó y superó a otros activos tras la agitación inicial del mercado.

La capacidad histórica del oro para brillar en condiciones de mercado difíciles ha llevado a un gran número de grandes fondos de cobertura a apostar por el oro, ante la expectativa de que los paquetes de estímulo económico sin precedentes de los bancos centrales durante la crisis coronaria provoquen devaluaciones en las principales divisas.

La fea verdad sobre el oro

La mayor desventaja del oro son las elevadas primas asociadas al transporte, almacenamiento y aseguramiento de este metal precioso.

La pandemia del COVID-19 ha incrementado aún más las primas, ya que los costes de transporte al trasladar el oro físico se han disparado aproximadamente un 60% debido a los cierres mundiales, lo que ha hecho que se disparen las primas pagadas por metales preciosos como el oro: nunca ha sido tan caro poseer y comprar oro.

Además de las elevadas primas, el oro siempre ha sido un instrumento de rendimiento negativo en el que los inversores tienen que pagar para almacenar, asegurar y proteger el activo – Lo que significa que poseer este metal precioso a menudo sólo está al alcance de las personas más ricas, beneficiando sólo a un puñado de inversores.

Mientras los inversores buscan comprar oro para compensar la caída de la renta variable y el efectivo, es importante entender que la obtención de oro tradicionalmente tiene un rendimiento negativo debido a sus elevadas primas.

Por ello, los inversores están explorando ahora soluciones alternativas como el oro digital, que está respaldado por el valor estable y duradero del oro, sin las primas adicionales asociadas al oro tradicional.

Bitcoin: el nuevo oro

El bitcoin es como cualquier otro activo, ya que responde a la dinámica de la oferta y la demanda. Y, al ser un activo limitado, cada vez hay menos bitcoins disponibles en juego.

Con una menor oferta disponible y una creciente demanda de la criptomoneda, el Bitcoin está en camino de alcanzar un precio más alto en los próximos meses. Esta tendencia también fue evidente en las reducciones de 2012 y 2016, en las que el precio del bitcoin alcanzó un máximo histórico en un plazo de tres a seis meses, ya que quedó muy claro que en algún momento en el futuro cercano, las nuevas emisiones de bitcoin se detendrán.

Esta reducción a la mitad se produce en un momento en el que los gobiernos están inundando el sistema con dinero, lo que empujará a más inversores a comprar bitcoin para actuar como refugio contra la inflación provocada por la impresión masiva de dinero.

Bitcoin va más allá del sistema bancario tradicional. Es DeFi – Finanzas Descentralizadas. Bitcoin está formado por grandes redes de ordenadores. No hay autoridades centrales que controlen los Bitcoins.

Dada la naturaleza de la tecnología bitcoin @blockchain, donde los datos son criptográficamente seguros, es casi imposible hackear y alterar el libro de contabilidad. Esto da al titular una capacidad única de mantener el valor y salvaguardar en su cartera en un monedero personal, lo que lo hace ideal como herramienta para almacenar valor.

Bitcoin, como criptodivisa basada en la cadena de bloques, comparte algunas propiedades con su homólogo en oro. De hecho, muchos han llamado al bitcoin «oro digital» en el pasado debido a su débil relación con todos los demás activos, especialmente las acciones. Los participantes en el mercado pueden recordar que en 2017 el precio de un bitcoin superó por primera vez el de una onza troy de oro.

Cosas que hay que saber antes de comprar Bitcoin

Como todo, bitcoin tiene cosas buenas y cosas malas. Es necesario considerar todos los pros y contras antes de comprar Bitcoin. Cada caso es único.

Historial de volatilidad

Una de las principales preocupaciones de los inversores que buscan el bitcoin como activo seguro es su volatilidad. Sólo hay que mirar el historial de precios del bitcoin en los últimos dos años para comprobarlo.

En su punto más alto, a principios de 2018, el bitcoin alcanzó un precio de unos 20.000 dólares por moneda. Aproximadamente un año después, el precio de un bitcoin rondaba los 4.000 dólares.

Desde entonces ha recuperado una parte de esas pérdidas, pero no se acerca a su precio máximo histórico.

Yendo más allá de los dos últimos años y hasta el principio de su creación en 2009, el bitcoin siempre ha tenido un historial de negociación volátil, desde una caída del 10% en 2014 como resultado del fallo Heartbleed, un desplome del precio del 22% en noviembre de 2019 y un más reciente desplome del 55% en marzo de 2020.

Valor no probado

Además de la volatilidad general, el bitcoin ha demostrado históricamente estar sujeto a los caprichos y noticias del mercado. En particular, cuando el auge de las criptomonedas llevó a varias monedas digitales a precios récord a finales de 2017, las noticias de la esfera de las monedas digitales pueden llevar a los inversores a tomar decisiones rápidas, haciendo que el precio del bitcoin suba o baje rápidamente.

Lo que quizá no sepas es que el Bitcoin nació en parte como reacción a aquel pánico y volatilidad del mercado de 2008. Los inversores que vieron cómo se inyectaban monedas fiduciarias en el sistema bancario para salvarlo, cuando esos mismos bancos parecían haber causado la crisis, se frustraron. Buscaron formas de aislar sus ahorros de la clase política de muchas maneras, desde volver al oro en gran número hasta la invención de las criptodivisas.

El valeroso objetivo del Bitcoin era crear un activo digital que imitara los mejores atributos del oro sin sus notables inconvenientes (como la incapacidad de fabricar un trozo de oro puro que valga uno o dos céntimos y que sea más grande que el polvo: un trozo de oro del tamaño de un céntimo alcanza unos cientos de dólares estadounidenses en la actualidad).

Desgraciadamente, Bitcoin no lleva el tiempo suficiente para saber si cumplirá su función autoproclamada. Por ejemplo, aún no hemos visto cómo actuará durante una caída del mercado como la de 2008.

A pesar de sus raíces, la subida inicial del Bitcoin se produjo en paralelo a la de casi todos los demás activos del mundo, desde el dólar estadounidense hasta las acciones y los bonos mundiales, alcanzando proporciones históricas en uno de los mercados alcistas más largos de la era moderna. Mientras tanto, los precios del oro han caído un tercio durante ese tiempo.

Con muchos indicadores fundamentales del mercado heredado que señalan una recesión inminente, los participantes en el mercado de Bitcoin están impulsando la narrativa de que «Bitcoin es oro digital». Pero la verdad es que aún no sabemos si realmente lo es.

«El mercado de Bitcoin sólo ha existido durante una economía alcista, así que no sabemos cómo se comportará durante una recesión económica».

Además de marcar el comienzo de un nuevo enfoque en la tecnología blockchain, el bitcoin en sí mismo tiene también un enorme valor de referencia. Miles de millones de personas de todo el mundo carecen de acceso a la infraestructura bancaria y a los medios tradicionales de financiación, como el crédito.

Con el bitcoin, estas personas pueden enviar valor a todo el mundo sin apenas coste alguno. El verdadero potencial de Bitcoin como medio bancario para los que no tienen acceso a los bancos tradicionales quizás aún no se ha desarrollado del todo.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría

Hay vida más allá del oro y Bitcoin
Episodio temático nº 20