El problema de la educación en España

Escuchar ahora
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en junio, 2021

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

#199. Jordi Castellví es doctor en educación de estudios sociales y un buen amigo de mi villa natal. Esta vez me ha iluminado un poco sobre el pensamiento crítico, la educación continua y los problemas de la educación pública en España.

  • Invitado: Jordi Castellví (Twitter)

Por qué no sabemos educar (en España)

Aquí las razones principales:

Alabamos los números y las notas en lugar de la creatividad

Vamos a dejar algo claro: no sabemos una mierda de enseñar a otras personas. O al menos no de forma práctica y útil. Ahora bien, esto puede parecer un galimatías para algunas personas que conozco, pero escúchame bien. Y tened en cuenta que esta cuestión está relacionada sobre todo con el sistema educativo español, pero no es un problema tan aislado como algunos pueden pensar.

Una pequeña clase sobre la Educación Antigua

Para entender por qué somos tan jodidamente estúpidos en cuanto al desarrollo de las mentes de las generaciones más jóvenes, tenemos que explorar un poco nuestro pasado. Bueno, tenemos que viajar a la Antigua Grecia, para ser precisos.

Sí, eran todos una panda de gilipollas (literalmente hablando)

Si nos atenemos a la explicación proporcionada por la Enciclopedia Británica, los griegos sabían hacer las cosas bien. No sólo se instruía a los niños (sí, es una pena el planteamiento de «que se joda la educación de las niñas», pero vayamos al punto principal) en actividades físicas, sino que también se introducía a los que tenían más ganas de aprender en las obras de poetas, músicos y dramaturgos. Básicamente seguían un principio moral centrado en crear personas «sabias y buenas».

Y adivina qué: consiguieron hacer cosas increíbles siguiendo esta forma de educación. Bien, y ahora vamos al sistema educativo actual. Preparaos, esto no va a ser fácil de leer.

Nos importa un carajo el número de estudiantes

Imagínate esto: estás en una clase pequeña, pero de alguna manera han conseguido meter a 34 personas. Estás rodeado de un montón de mocosos. Casi todos ellos no quieren estar allí, y van a hacer saber a los profesores que no quieren estar allí.

Entonces, el profesor abre la puerta, echa una pequeña mirada a las bestias llenas de hormonas y pone los ojos en blanco. Prepara el material para la clase de hoy, pero no le interesa. ¿Por qué? Porque está muy cansado de tratar todo el día con gente que no respeta su trabajo y de repetir el mismo temario de la misma manera año tras año.

¿Te resulta familiar? Si alguna vez has estado en una clase española, sabrás que suelen funcionar así.

Si tienes más de 40 personas en tu clase (siempre hablando de jóvenes en el instituto, la Universidad funciona de una manera diferente, aunque no mejor, pero ese es un tema para otro día), el profesor no se va a centrar en la «parte divertida» del aprendizaje. Probablemente el pobre se volverá loco después de tener que lidiar con tantos niñatos.

El tamaño SÍ importa en términos de educación. Cuanta más gente haya dentro de un aula pequeña, más difícil será para los profesores tomar el control de la situación. Si añades eso al dulce sonido de los alumnos que no dejan a los profesores hacer su trabajo, acabarán con una bonita receta de Lorazepan en cantidades industriales.

¿Pero al buen gobierno español esto le importa?, ¡claro que no! Sólo se preocupan de encajar a la mayor cantidad de gente posible para despilfarrar el dinero en cosas más importantes para la comunidad como las malditas e inútiles autopistas.

No nos importan las ideas, sólo los números subjetivos

Otra cosa divertida de nuestro sistema educativo (y parece que no somos los únicos que siguen esta tendencia) es toda la idea de «desarrollar a las personas según un valor numérico subjetivo». Esto es una estupidez, y punto.

Un número NO muestra nada en términos de medir el conocimiento verdadero y práctico. Ahora, permíteme profundizar en este concepto.

Tenemos dos niños: Adrián y Jose. Adrián es un chico que es fantástico memorizando cosas. Nunca ha sacado menos de un 9. Y luego tenemos a Jose. Es inteligente, pero nunca ha conseguido sacar algo más que un 6. Ahora, la hora de la pregunta: ¿cuál crees que es más inteligente?

Si has dicho Adrián, ¡felicidades! Eres tan tonto como él. ¿Por qué? Porque las buenas calificaciones no significan que la persona sea inteligente o avispada. Como te he dicho, es bueno memorizando, NO siendo capaz de aplicar adecuadamente esos conocimientos. Y este es el mayor problema: los prejuicios.

Siempre estamos juzgando a las personas según sus calificaciones en lugar de fijarnos en sus habilidades prácticas para resolver situaciones, lo cual, ya sabes, creo que es mucho más importante. No me malinterpretes, un médico debe conocer las partes del cuerpo para saber lo que hace, pero si ese médico no es capaz de operar o de diagnosticar algo correctamente, ese mismo médico puede ir a recitar todos los tipos de enfermedades físicas fuera de un hospital.

Estamos matando la creatividad para dar lugar a robots

 Creo que este último tema se explica por sí mismo, pero lo comentaré de todos modos. Para ser sincero, este tema se ha tratado muchas veces. Sólo tienes que buscar en Google «la educación mata la creatividad» y encontrarás cosas como esta preciosa conferencia.

Cuando un vídeo de 2006 sigue siendo relevante en 2018, creo que deberíamos empezar a preocuparnos más por esto.

Como sugiere Robinson, los niños olvidan cómo ser intrépidos (en términos de creatividad) cuando llegan a cierta edad. ¿Por qué? Pues porque «los adultos feos y asustadizos no disfrutamos de los engranajes sueltos en nuestras máquinas bien engrasadas».

Y para solucionarlo, ahí está nuestro viejo sistema educativo. ¿No es divertido pensar en cómo las escuelas, los lugares del conocimiento, están (en su mayoría) siempre gobernadas por personas que nunca aprenden nada de sus alumnos?

La gente no debería ser limitada. Ni mental ni ideológicamente.

Pero tenemos que tirar por la borda la idea de procesos educativos alternativos por miedo a perder nuestros puestos de trabajo y, sobre todo, por la mentalidad de los adultos de «si me funcionó a mí, funcionará a todos» hacia la educación.

Si eres profesor de educación convencional y de alguna manera estás leyendo esto, decirte lo siento por ti. Porque, al fin y al cabo, el trabajo de un profesor es formar el conocimiento de los humanos que vivirán en el futuro, no seguir creando robots que trabajen para nosotros en el presente.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría