cabecera pau ninja podcast

Ataque de la industria vegana a nuestra salud

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en julio, 2022

#304. Si tienes un cuñado, primo o tío vegano en la mesa de tu cena de reyes, esta es la chuleta que necesitas para tener respuestas a todos su argumentos. Hoy vemos como el veganismo ataca a la salud y que no tiene ni pies ni cabeza.

¿Es el veganismo realmente saludable?

El paso al veganismo suele estar impulsado por uno de estos tres motivos: el medio ambiente, la ética o la salud.

Aunque los dos últimos motivos parecen bien justificados, la cuestión del veganismo y la salud está rodeada de misterio y desinformación.

Defender una dieta vegana basada en las plantas basándose únicamente en la salud implica que toda la carne y los lácteos son, de alguna manera, perjudiciales, y que para gozar de una salud óptima lo mejor es renunciar a estos productos por completo.

Sin embargo, la idea de que la carne y los lácteos son «poco saludables» puede estar basada en una ciencia nutricional anticuada.

Como mínimo, no hay pruebas suficientes de que la carne y los productos lácteos sean perjudiciales para el cuerpo humano, y sí muchas que demuestran su valor nutricional y el riesgo de deficiencias nutricionales cuando se evitan estos alimentos.

Los que se han pasado a una dieta vegana exclusivamente por su salud pueden haber sido engañados.

Me explico…

Suposiciones erróneas sobre el veganismo

Antes de considerar las implicaciones para la salud de una dieta vegana, hay dos cosas que debes entender.

En primer lugar, que el estudio de la nutrición es todavía joven.

Llevamos más tiempo volando aviones que entendiendo algo significativo sobre la nutrición.

La primera vitamina, la tiamina (o, B1), no se «descubrió» hasta 1926.

Desde entonces, hemos identificado muchas vitaminas y minerales, así como su función en la salud humana. Pero aún quedan muchos misterios por desvelar. En particular, no sabemos realmente cómo contribuye nuestra dieta a las enfermedades crónicas a largo plazo, como la diabetes de tipo 2 y las enfermedades cardíacas.

Gran parte de la ciencia «probada» que existe es, bueno, cualquier cosa menos probada.

¿Cómo es eso?

Éste es el segundo punto que debes comprender.

En nutrición, hay dos tipos de investigación: la epidemiológica y los ensayos clínicos aleatorios (o ECA).

Un estudio epidemiológico es observacional. Los investigadores estudian a un gran grupo de personas durante un largo periodo de tiempo mientras viven su vida normal. Recogen datos, como lo que comen, cuánto ejercicio hacen, etc., y correlacionan esos datos con las condiciones de salud que desarrollan con el tiempo.

Por ejemplo, al intentar encontrar una correlación entre el consumo de carne y el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca, un investigador examinará a los que sucumbieron a la enfermedad cardíaca y revisará sus dietas: ¿comían mucha carne? ¿Qué tipo de carne comían? ¿Con qué frecuencia? Si, por ejemplo, el 90% de las personas que contrajeron una enfermedad cardíaca comían carne roja a diario, eso indica una fuerte correlación entre el consumo de carne roja y la enfermedad cardíaca.

Sin embargo, es esencial comprender que la correlación no demuestra la causalidad.

Por ejemplo, es posible que ese mismo 90% de participantes no haga nunca ejercicio, fume 20 cigarrillos al día y coma alimentos azucarados y procesados junto a la carne roja. Cualquiera de estas otras correlaciones podría ser también responsable de la enfermedad cardíaca.

Por eso los estudios observacionales nunca pueden demostrar un argumento. Son estupendos para generar hipótesis -es decir, suposiciones fundamentadas-, pero nunca pueden demostrarlas.

Para demostrar una hipótesis, el investigador debe realizar un ensayo clínico aleatorio.

Pero eso no es fácil de hacer. Los ECA son exorbitantemente caros, consumen mucho tiempo y requieren una gran participación y dedicación de los que participan.

Piénsalo. Supongamos que quieres identificar si un determinado alimento provoca una enfermedad a largo plazo, como la diabetes de tipo 2.

En primer lugar, necesitarías un conjunto de datos lo suficientemente grande como para proporcionar una visión significativa, es decir, mucha gente. Tendrías que asegurarte de que la mitad de los participantes comieran lo suficiente/evitaran el producto en cuestión, y que la otra mitad siguiera consumiendo su dieta normal (sirviendo como grupo de control para garantizar que no contrajeran/contrajeran la enfermedad de todos modos). Y tendrías que estudiarlos el tiempo suficiente para ver cómo se desarrollan las enfermedades; en algunos casos, esto lleva décadas.

La dificultad de establecer un ECA, financiarlo y llevarlo a cabo durante el tiempo suficiente para proporcionar datos útiles es inmensa. Incluso entonces, los datos pueden no ser concluyentes.

Por eso la mayor parte de la investigación de la que oímos hablar, y la mayor parte de la «ciencia» que informa las directrices nutricionales del gobierno en el Reino Unido, EE.UU. y otros lugares, se basa en realidad en la investigación observacional.

Pero, volveremos a hablar de esto más adelante…

Una dieta vegana es buena para la salud

De momento, volvamos a la pregunta: ¿es realmente saludable una dieta vegana?

Hay un puñado de estudios observacionales, e incluso algunos ECA de corta duración y escasa participación, que han explorado la relación entre dietas veganas específicas y su impacto en la salud y la enfermedad.

Algunas investigaciones sugieren que una dieta vegana puede promover la reducción del colesterol, la disminución de la presión arterial y el aumento de la pérdida de peso, así como otros marcadores de salud positivos.

Pero, explorar el resultado de dietas veganas específicas no es útil. Estos datos simplemente no pueden decirnos si el veganismo en general es realmente saludable o no.

Espera… ¿Por qué?

No existe una dieta vegana «definitiva

Considera estos dos hipotéticos veganos: Donald y Rebecca.

Donald come principalmente «alimentos integrales»: verduras de hoja verde, fruta, algunas hortalizas de raíz, cereales integrales, tofu, etc. La carne, el queso, la leche, los huevos y cualquier otra cosa procedente de otro ser vivo le repugnan.

Rebecca siente lo mismo por los productos animales, pero le repugnan igualmente las verduras de hoja verde y los cereales integrales. En cambio, come principalmente comida procesada: nuggets de pollo veganos, hamburguesas de tofu fritas, queso vegano, patatas fritas y chocolate.

El único paralelismo entre la dieta de Donald y la de Rebecca es el único elemento que une a todos los veganos: la exclusión de los productos animales.

El veganismo no es una dieta de recomendación, sino una dieta de limitación.

Ya sabemos que la fruta y la verdura son saludables, y además no hay ninguna razón para que un omnívoro no pueda comer tantos productos vegetales como un vegano. Cualquier beneficio para la salud que un vegano obtenga de una dieta basada en plantas es también accesible para un omnívoro.

Un rápido inciso: ésta puede ser la razón por la que muchas personas que se pasan al veganismo. Se encuentran en general más sanas e incluso consiguen revertir enfermedades crónicas. Si sólo has comido comida basura procesada durante toda tu vida, y luego cambias a una dieta integral de fruta y verdura, rica en vitaminas y minerales, naturalmente te sentirás mejor. A menudo, esto se atribuye a la renuncia a la carne, pero lo más probable es que sea simplemente el resultado de comer mejor en general.

En cualquier caso, si queremos determinar si el veganismo es saludable o no, no debemos considerar lo que comen, sino las implicaciones de las cosas que no comen.

En otras palabras, debemos identificar los beneficios y los riesgos de renunciar a la carne y los lácteos.

Dejar la carne y los lácteos es bueno para la salud

El mundo está inundado de artículos y documentales que promueven los diversos beneficios para la salud de una dieta baja en carne y lácteos.

¿Pero qué dice la ciencia?

Consideremos tres de las afirmaciones más destacadas y citadas a menudo.

La primera es la conclusión de la Organización Mundial de la Salud de que la carne roja y procesada puede ser cancerígena.

En 2015, 22 investigadores de 10 países diferentes se reunieron para evaluar 800 estudios epidemiológicos y responder a la pregunta: ¿la carne roja y procesada causa cáncer?

El grupo concluyó que hay:

  •  «pruebas limitadas en seres humanos de la carcinogenicidad del consumo de carne roja»
  • «suficientes pruebas en seres humanos sobre la carcinogenicidad del consumo de carne procesada»

«Limitadas» apenas inspira confianza, y las pruebas pueden serlo incluso más de lo que cabría esperar.

El Dr. M Klurfeld, uno de los investigadores que participaron en el proyecto, lo describió como «una de las experiencias más frustrantes de su carrera profesional».

Los datos, explica, sólo indican un mayor riesgo de cáncer de colon específicamente. Las pruebas que apoyan el mayor riesgo de otros cánceres son inexistentes o no concluyentes.

Además, sólo 14 de los 800 estudios revisados se basaban en la carne roja, y sólo 18 en la carne procesada. Sólo 7 de los 14 estudios sobre la carne roja, y sólo 12 de los 18 estudios sobre la carne procesada, indicaron un mayor riesgo de cáncer.

En otras palabras, el 50% de los estudios sobre la carne roja y el 66% de los estudios sobre la carne procesada encontraron alguna correlación entre la carne roja o procesada y el cáncer de colon.

Y ahí está de nuevo esa palabra crítica: correlación.

Todos estos estudios eran epidemiológicos, es decir, observacionales. Un estudio observacional, por su propia naturaleza, no puede demostrar la causalidad.

Seguro que la carne roja podría causar cáncer de colon. Pero también podría ser que los que comen carne roja también coman alimentos procesados azucarados en lugar de fruta y verdura, que fumen cigarrillos y que hagan menos ejercicio.

Uno de los estudios también encontró una correlación entre el consumo de carne blanca (es decir, pescado, pollo, etc.) y un menor índice de enfermedades. De nuevo, se trata sólo de una correlación y pueden ser responsables otros factores.

La cuestión es: no deberíamos tomar decisiones basadas en una ciencia poco sólida. Se necesita mucha más investigación antes de poder afirmar que la carne roja causa cáncer, o que la carne blanca reduce el riesgo de enfermedad.

El segundo recurso citado con frecuencia es un libro llamado The China Study, del Dr. T. Campbell.

El libro se basa en un estudio epidemiológico de 20 años de duración que exploró la correlación de las enfermedades crónicas en diferentes condados de China y los patrones dietéticos de las personas de esos condados, identificados mediante hallazgos de sangre y encuestas dietéticas.

¿Y qué encontró el Dr. Campbell?

La investigación de Campbell indica que seguir una dieta integral y vegana puede ayudar a las personas a evitar, e incluso revertir, las enfermedades crónicas. En su opinión, todos los productos animales son perjudiciales y deben evitarse. Por ejemplo, sostiene que las proteínas animales son cancerígenas.

Aunque su trabajo es bien recibido en ciertos círculos, su trabajo es observacional y, por tanto, no puede considerarse concluyente.

El Estudio sobre China también ha recibido muchas críticas en Internet.

Y cuando digo muchas, quiero decir muchas.

Pero, ¿por qué tantas críticas?

La cuestión es la afirmación sustancial de que la proteína animal en general provoca cáncer.

La hipótesis de la proteína animal de Campbell proviene de su investigación, que descubrió que la caseína, una forma de proteína animal, puede ser cancerígena cuando se consume de forma aislada. A continuación, Campbell utilizó esta investigación como base para afirmar que todas las proteínas animales provocan cáncer, a pesar de que las investigaciones indican exactamente lo contrario.

Según Red Pen Reviews, hay «pocas pruebas convincentes» que apoyen la idea de que la proteína animal en general provoca cáncer.

De hecho, algunas de las investigaciones anteriores del propio Campbell indican que algunos productos animales pueden ser saludables. Encontró, por ejemplo, que el aceite de pescado inhibía el desarrollo del cáncer.

Aunque el Estudio de China presenta algunos argumentos razonables, las conclusiones relativas a los productos animales están lejos de ser concluyentes.

El Estudio de China es popular, pero su popularidad palidece en comparación con la hipótesis de la dieta/corazón, que es posiblemente la hipótesis nutricional más influyente del mundo.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el mundo occidental experimentó tasas «epidémicas» de enfermedades cardíacas: miles de personas de mediana edad de todo el mundo occidental sufrían ataques cardíacos a diario, y nadie sabía por qué. El mundo ansiaba una respuesta. Querían alguna variable que pudieran cambiar para controlar la situación.

¿Necesitaba la gente hacer más ejercicio? ¿Necesitaban más aire fresco? ¿Comer menos azúcar?

Entra el fisiólogo estadounidense Ancel Keys. En 1955, presentó su teoría a la OMS. Les dijo que la grasa saturada, que se encuentra en casi todos los productos cárnicos y lácteos, es el problema.

Come menos grasa saturada, argumentó Keys, y veremos menos casos de diabetes de tipo 2, enfermedades cardíacas y todas las demás enfermedades crónicas que asolan el mundo occidental.

Sus ideas cayeron en saco roto.

La hipótesis de la dieta/corazón surgió del Estudio epidemiológico de las Siete Naciones de Keys. El estudio exploró los hábitos dietéticos de personas de siete naciones de todo el mundo, y encontró una correlación entre las enfermedades crónicas y el consumo de carne.

Pero el estudio tenía varios problemas importantes:

  • omitió intencionadamente las naciones cuyos hábitos alimentarios no mostraban una correlación entre el consumo de carne y las enfermedades crónicas
  • estudió algunas naciones durante la Cuaresma, una época en la que pocas personas habrían consumido carne (mostrando así una correlación inexacta entre el consumo de carne y las enfermedades crónicas)
  • todos los datos son epidemiológicos, es decir, observacionales

En cualquier caso, sus «pruebas», unidas a su carisma, se impusieron en EE.UU., e incluso le hicieron aparecer en la portada de la revista TIME. Pronto, la Asociación Americana del Corazón, y más tarde el propio gobierno de Estados Unidos, adoptaron la hipótesis como política oficial.

En los Objetivos Dietéticos, Estados Unidos hizo recomendaciones oficiales para que toda la población estadounidense adoptara una dieta baja en grasas. (Impulsaron esto a pesar de que la investigación epidemiológica de Keys sólo se centró en los hombres, y no consideró el impacto de una dieta baja en grasas en las mujeres o los niños).

Aunque muchos miembros de la comunidad investigadora propusieron hipótesis alternativas, éstas se dejaron de lado, ya que la hipótesis de la dieta y el corazón se consagró como sentido común dentro y fuera de la comunidad científica.

El resto del mundo siguió a EE.UU., abogando por una dieta baja en grasas para sus ciudadanos, y formando un castillo de naipes teórico sobre una hipótesis.

Porque la hipótesis de la dieta/corazón es sólo eso: una teoría. En ese momento, nunca se había demostrado.

¿Y qué ocurrió realmente cuando los investigadores pusieron literalmente a prueba la hipótesis? Pues, una prueba controlada aleatorizada tras otra, las grasas saturadas han sido exoneradas. No ha habido ninguna prueba que demuestre que las grasas saturadas sean perjudiciales.

Sin embargo, la percepción de que la grasa saturada es peligrosa continúa. Está arraigada en nuestra mentalidad colectiva.

La hipótesis de la dieta/corazón es la razón por la que los médicos nos dicen que mantengamos el colesterol bajo, es la razón por la que los supermercados están inundados de productos «bajos en grasa», y es la razón por la que otros productos potencialmente más peligrosos (el azúcar, por ejemplo) se han librado.

Sin duda hay otros argumentos contra la carne, pero muchos se basan en estos puntos mencionados, o tienen igualmente poca justificación científica.

En resumen: parece haber poca ciencia concluyente que reivindique los riesgos para la salud del consumo de carne.

Pero, ¿hay algún riesgo en dejar la carne y los lácteos?

Riesgos de dejar la carne y los lácteos

Aunque los antropólogos debaten sobre la alimentación de nuestros antepasados más lejanos, hay pocas dudas de que nuestros antepasados recientes, como los romanos, comían carne y lácteos junto con frutas y verduras.

Por ejemplo, sabemos que algunos soldados romanos marchaban con pasteles de masa de centeno rellenos de miel y queso de cabra y que muchas de las antiguas tribus que aún prosperan hoy (como los inuit y los maasai) comían, y siguen comiendo, exclusivamente carne.

Y, a decir verdad, no tienen mal aspecto.

Incluso en el mundo occidental, hay pocas dudas de que la carne ha sido un alimento básico durante mucho tiempo.

Comer carne está en nuestro ADN

Pasa un invierno en el Reino Unido, y la necesidad de carne se hace evidente: la verdura tendría que ser especialmente resistente para sobrevivir en condiciones frías y duras en la época de invierno: la mayor parte de las frutas y verduras frescas que tienen son importadas del extranjero, o han sido congeladas a principios de año.

Los antiguos británicos, sin embargo, no tenían congeladores. Puede que comerciaran con otros europeos, pero sólo los ricos se lo podían permitir+. Es poco probable que el campesino típico disfrutara de uvas y espinacas de Francia o España.

Más aún, antes del Intercambio Colombino que tuvo lugar a partir de finales del siglo XV, cuando Colón «descubrió» las Américas, los vegetales disponibles en Europa eran mucho más limitados. La mayoría de las frutas y verduras de las que disfrutamos hoy nunca habían sido vistas por los europeos, asiáticos o africanos hasta que Colón las trajo consigo.

Los tomates, las patatas, el maíz, los aguacates, la calabaza, los cacahuetes, las fresas y muchas otras verduras eran completamente desconocidas antes de finales del siglo XV. Si crees que es duro ser vegano ahora, imagina cómo se sentían durante el invierno en la Europa medieval.

No: durante el invierno, es más probable que las legumbres y los vegetales que se habían cosechado en verano y se habían secado constituyeran la comida típica europea. La habrían complementado con carne, ya que todos los campesinos tenían al menos un cerdo que se sacrificaba en noviembre y se salaba para el año.

La falta de vegetación en invierno es también la razón por la que el queso, en particular, es un alimento útil: los campesinos podían ordeñar las vacas en verano y convertir la leche en queso que podía consumirse en invierno.

En resumen: la carne y los productos lácteos han sido un elemento básico de la dieta humana en muchas sociedades del mundo durante generaciones y generaciones. Habría sido un reto sobrevivir a los duros inviernos del norte de Europa, por ejemplo, sin legumbres y leguminosas secas, pero también sin carne procesada (tocino salado, por ejemplo) y sin queso.

Pero ahora las cosas han cambiado gracias a nuestras neveras y congeladores. ¿Tienen cabida la carne y los lácteos en la dieta occidental moderna?

Menos biodisponibilidad

Aunque muchos alimentos de origen vegetal tienen un valor nutricional impresionante, algunos de los alimentos más densos en nutrientes del planeta proceden de productos animales.

Pensemos en el hígado, por ejemplo. Nuestro hígado almacena vitaminas, glucosa y hierro, así como otros nutrientes esenciales. Así que, naturalmente, esta carne de órgano es especialmente nutritiva. La carne de órganos, o «despojos», suele ser más nutritiva que la carne de músculo que solemos consumir.

El queso, la leche y el yogur se suelen tachar de «poco saludables», pero todos son grandes fuentes de proteínas completas (es decir, proporcionan todos los aminoácidos esenciales que el ser humano necesita para sobrevivir, mientras que la mayoría de las fuentes vegetales no lo hacen), así como casi todas las vitaminas y minerales que el cuerpo humano necesita. El yogur suele contener bacterias vivas que han demostrado ser excelentes para la salud digestiva (dicho esto, los yogures veganos también suelen ofrecer los mismos beneficios para la salud digestiva).

El mismo informe de la OMS que clasificó la carne roja y procesada como potencialmente cancerígena también señaló que la carne roja es nutritiva: también es una fuente completa de proteínas y contiene muchos micronutrientes importantes, como vitaminas del grupo B, hierro y zinc.

En cuanto al pescado, las pruebas son aún más convincentes.

En un estudio, cinco científicos coreanos examinaron más de 1.000 alimentos y asignaron a cada uno de ellos una «puntuación nutricional»: cuanto más alta es la puntuación, más probable es que el alimento satisfaga, pero no supere, tus necesidades nutricionales diarias.

26 de los 100 mejores alimentos eran productos de origen animal, y la mayoría eran de pescado. La grasa de cerdo, por ejemplo, tuvo sorprendentemente una puntuación nutricional de «73», mientras que el pescado plano y la perca marina obtuvieron «88» y «89» respectivamente.

Más alimentos procesados

El veganismo insinúa, a través de su exclusión extrema de todos los productos derivados de los animales, que todos los productos animales son de alguna manera perjudiciales. Pero si consideramos la situación exclusivamente desde el punto de vista de la salud, si sabemos que algunos productos animales son más nutritivos que la mayoría de los productos vegetales, ¿por qué íbamos a renunciar a ellos?

Y sin embargo, ésta es exactamente la forma de actuar que prescribe el veganismo.

Y lo que es peor, en lugar de sustituir la carne y los lácteos en la dieta por productos naturales de origen vegetal, como legumbres, granos y verduras, muchos optan por alimentos que emulan la carne y los lácteos.

El queso se sustituye por sustitutos veganos de diversos tipos. Mientras que los elaborados a partir de verduras o frutos secos son relativamente nutritivos, casi todo el queso vegano fabricado en el Reino Unido, al menos, está hecho con aceite de coco mezclado con almidón.

Esto es especialmente irónico, dado que muchas personas se pasan a una dieta vegana basándose en la idea de que las grasas saturadas son perjudiciales, mientras que el aceite de coco contiene en realidad el doble de grasas saturadas que la grasa de la carne de vacuno.

Aunque las empresas han hecho un trabajo fantástico emulando la experiencia de comer carne (es decir, la estética, la textura y el sabor), estos productos suelen ser menos nutritivos. La mayoría de los sustitutos contienen menos vitaminas y minerales, y el queso vegano, en particular, es mayoritariamente carbohidratos y grasa.

También conviene recordar que el propio veganismo es un concepto relativamente nuevo. Como se ha dicho, los seres humanos han comido carne durante miles de años, mientras que el veganismo existe desde hace unas décadas. Estos sucedáneos de la carne son igualmente nuevos, y ha habido poca investigación que evalúe sus efectos sobre la salud a largo plazo. Sencillamente, no sabemos qué le ocurre al cuerpo humano después de 20 años de comer pollo vegano.

Sin embargo, sí sabemos que cuando alguien renuncia a la carne y los lácteos, se expone a un gran riesgo de deficiencias nutricionales.

Deficiencias nutricionales

Una revisión científica descubrió que los veganos tendían a tener una menor ingesta de vitaminas B2, B3, B12 y D, así como de yodo, zinc, calcio, potasio y selenio. Otro estudio también indicó una menor ingesta de ácidos grasos omega-3.

Todas estas vitaminas y minerales son más difíciles, aunque no imposibles, de encontrar en los alimentos de origen vegetal.

Un vegano puede evitar las carencias de micronutrientes, pero su dieta debe estar rigurosamente planificada. Estos nutrientes y minerales pueden encontrarse en alimentos fortificados, como la levadura nutricional y algunas leches y cereales sin lácteos, así como en suplementos.

¿Pero es suficiente?

Recuerda: el estudio de la nutrición es joven. Es posible que en realidad no comprendamos del todo todo lo que el cerebro y el cuerpo humanos necesitan para un desarrollo saludable. Además, hay una diferencia entre los nutrientes que consumes y lo que tu cuerpo realmente absorbe. Por ejemplo, si consumes 10mg de hierro, puede que tu cuerpo sólo absorba 5mg.

Resulta que el hierro no hemo que se encuentra en los alimentos de origen vegetal no es tan fácil de absorber por el cuerpo como el hierro hemo de los productos animales. Por tanto, si un vegano y un omnívoro consumen proporciones iguales de vitaminas y minerales, como el hierro, es probable que el omnívoro absorba más.

La carencia de micronutrientes puede tener efectos perjudiciales: desde la inhibición del desarrollo cerebral y la infertilidad hasta la fatiga a largo plazo, la pérdida extrema de peso y problemas cognitivos como la depresión, la mala memoria o la dificultad de concentración.

Y estos efectos no se sienten inmediatamente.

Los riesgos para la salud asociados a la carencia de B12 y de hierro tardan años en aparecer.

En algunos casos, los veganos pueden no sentir el impacto hasta finales de los 40 o 50 años.

Los riesgos de la carencia de micronutrientes pueden ser especialmente problemáticos para los niños en desarrollo. Un estudio que explora el tema concluyó que «todavía hay muchas incógnitas sobre los efectos en la salud de las dietas sin carne en los niños». Esta incertidumbre llevó a la Real Academia de Medicina de Bélgica a declarar que la dieta vegana es «inadecuada» para los niños.

En cualquier caso, se sabe que una dieta vegana no planificada suele provocar deficiencias de micronutrientes, pero no entendemos del todo los efectos a largo plazo que esto tiene tanto en los adultos como en los niños.

Entonces, ¿dónde nos deja todo esto?

Conclusión

¿He revisado todos los estudios sobre la carne y los productos lácteos y he analizado los datos? Por supuesto que no.

¿He leído todos los libros sobre nutrición basada en plantas? Ni hablar.

¿He visto todos los documentales que defienden o «desacreditan» el veganismo? No.

La verdad es que no soy dietista, ni científico nutricional, ni médico. De hecho, no tengo absolutamente ninguna relación con el mundo de la nutrición.

Me gano la vida hablando de mis experiencias en este podcast.

Entonces, ¿por qué deberías escucharme? Bueno, no tienes por qué hacerlo. No estoy aquí para dar consejos sobre dietas ni para decirte cómo debes vivir tu vida.

Simplemente hablo de mi experiencia como antiguo vegano y reciente carnívora, y presento la ciencia tal y como la he encontrado.

Y esa ciencia indica que no hay pruebas suficientes para concluir que los productos animales son perjudiciales.

Gran parte de lo que nos han hecho creer (desde los «riesgos para la salud» de las grasas saturadas hasta la naturaleza «cancerígena» de la carne roja y procesada) se basa en estudios observacionales.

En los casos en que se han realizado pruebas controladas aleatorizadas, los resultados no han sido concluyentes o han demostrado lo contrario.

Ha habido un puñado de pruebas controladas aleatorizadas sobre dietas veganas específicamente, aunque la mayoría concluyen que se necesitan más datos. Además, estos estudios siguen dietas veganas específicas. Como hemos establecido, el veganismo es una dieta de limitación, no de recomendación, por lo que sólo los impactos de la renuncia a la carne y los lácteos son relevantes en la evaluación de la dieta vegana.

Partiendo de esto, la idea del veganismo como alternativa saludable implica que todos los productos de origen animal son perjudiciales, lo que la ciencia indica que dista mucho de ser cierto.

Muchos productos de origen animal, especialmente el pescado y los órganos, parecen no sólo inofensivos con moderación, sino altamente nutritivos.

Nuestro cuerpo necesita vitaminas y minerales, como el zinc, el hierro y la vitamina B12, que se obtienen más fácilmente de estos productos animales que de los alimentos de origen vegetal.

Una dieta vegana debe planificarse cuidadosamente para garantizar cantidades suficientes de estas cosas. Un vegano no debe limitarse a cambiar la carne por alternativas no cárnicas y darse por satisfecho. Como mínimo, los veganos deben tener en cuenta los suplementos y los alimentos enriquecidos.

Aun así, la nutrición es una ciencia joven, y no entendemos del todo lo que necesita el cuerpo humano. Quizá haya ciertos nutrientes en los alimentos de origen animal que ayuden al desarrollo del cerebro, por ejemplo.

La ciencia actual que penaliza la carne y los lácteos es cualquier cosa menos fiable. Se necesita mucha más investigación.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.