cabecera pau ninja podcast

Ondas electromagnéticas: los efectos (reales) en tu cuerpo

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en febrero, 2023

#390. Dicen que si no lo puedes ver no lo sentirás, pero parece que las radiaciones electromagnéticas tienen efectos para la salud que sí que terminarás sintiendo al largo plazo.

La mayoría de nosotros estamos acostumbrados a las comodidades electrónicas de la vida moderna. Pero pocos son conscientes de los posibles riesgos para la salud que presentan los aparatos que hacen funcionar nuestro mundo.

Nuestras líneas eléctricas, los teléfonos móviles, los microondas, los routers Wi-Fi, los ordenadores y otros aparatos envían una corriente de ondas de energía invisibles. Los campos eléctricos y magnéticos (ondas electromagnéticas ) se producen en cualquier lugar donde se utilice la electricidad, incluso en el hogar y en el lugar de trabajo.

Algunos expertos están preocupados por los posibles efectos de estos campos sobre la salud. Pero, ¿debemos preocuparnos?

¿Qué son las ondas electromagnéticas?

Desde el principio del universo, el sol ha creado ondas electromagnéticas (también llamadas CEM), o radiación. Al mismo tiempo que el sol envía ondas electromagnéticas, podemos ver su energía irradiada. Es la luz visible.

A principios del siglo XX, las líneas eléctricas y la iluminación interior se extendieron por todo el mundo. Los científicos se dieron cuenta de que las líneas eléctricas que suministraban toda esa energía a la población mundial emitían ondas electromagnéticas, al igual que el sol lo hace de forma natural.

Con el paso de los años, los científicos se dieron cuenta de que muchos de los nuevos aparatos eléctricos también creaban ondas electromagnéticas. A medida que el mundo de la medicina avanzaba, se descubrió que muchos de sus equipos de diagnóstico y tratamiento, como los dispositivos de imagen para rayos X y tomografías computarizadas, también emitían ondas electromagnéticas.

En la actualidad, el 90% de la población mundial tiene acceso a la electricidad y utiliza aparatos eléctricos. Eso significa que se crea mucha electricidad y ondas electromagnéticas en todo el mundo.

Tipos de exposición a las ondas electromagnéticas

La radiación existe en lo que se llama el espectro electromagnético. Esta radiación va desde la de muy alta energía (llamada de alta frecuencia) en un extremo del espectro, hasta la de muy baja energía (o baja frecuencia) en el otro extremo.

Algunos ejemplos de radiación de alta energía son:

  • Los rayos X
  • Los rayos gamma
  • Algunos rayos ultravioleta (UV) de alta energía
Se trata de radiaciones ionizantes, lo que significa que esta energía puede afectar a las células a nivel atómico eliminando un electrón de un átomo, o «ionizándolo». La radiación ionizante puede dañar el ADN y las células del cuerpo, lo que puede contribuir a las mutaciones genéticas y al cáncer.

En el otro extremo del espectro está la radiación de frecuencia extremadamente baja, se trata de un tipo de radiación no ionizante. Puede mover átomos en el cuerpo o hacerlos vibrar, pero la mayoría de los investigadores coinciden en que no es suficiente para dañar el ADN o las células.

Entre la radiación baja y la radiación de alta energía en el espectro hay otros tipos de radiación no ionizante, como:

  • La radiación de radiofrecuencia (RF)
  • La luz visible
  • Los infrarrojos
Los campos eléctricos y magnéticos se unen como un solo campo en la mayoría de las formas de radiación. El resultado se llama campo electromagnético (CEM).

En resumen, estos son los dos tipos de CEM a los que puede estar expuesto:

CEM de alta frecuencia

Este es el tipo de radiación ionizante. La literatura científica coincide en que las grandes exposiciones pueden dañar el ADN o las células. Los dispositivos médicos como las máquinas de rayos X y las tomografías computarizadas producen niveles bajos de este tipo de radiación. Otras fuentes son la radiación gamma procedente de elementos radiactivos y la radiación ultravioleta procedente de las camas de bronceado o del sol.

CEM de baja y media frecuencia

Este es el tipo de radiación no ionizante. Es leve y se considera inofensiva para las personas. Los electrodomésticos como los hornos microondas, los teléfonos móviles, los secadores de pelo y las lavadoras, así como las líneas eléctricas y las resonancias magnéticas, producen este tipo de radiación. Esta categoría de CEM incluye los CEM de frecuencia extremadamente baja (CEM-ELF) y los CEM de radiofrecuencia (CEM-RF).

Los CEM no ionizantes proceden tanto de fuentes naturales como de origen humano. El campo magnético de la Tierra es un ejemplo de CEM natural. Los CEM de origen humano se clasifican en dos tipos, ambos generados por radiaciones no ionizantes:

CEM de frecuencia extremadamente baja (CEM-ELF)

Este campo de radiación no ionizante puede ser generado por una variedad de fuentes, incluyendo líneas de energía, cableado eléctrico y aparatos personales como afeitadoras eléctricas, secadores de pelo y mantas eléctricas.

Radiación de radiofrecuencia

Este campo de radiación no ionizante es emitido por dispositivos inalámbricos, como teléfonos móviles, contadores inteligentes, tabletas y ordenadores portátiles. También la generan las señales de radio y televisión, los radares, las estaciones de satélite y las máquinas de resonancia magnética.

Fuentes de radiación

La intensidad de la exposición a los CEM disminuye a medida que aumenta la distancia del objeto que emite las ondas. Algunas fuentes comunes de CEM que emiten diversos niveles de radiación son las siguientes:

Radiación no ionizante

Algunos de los objetos de uso común que emiten este tipo de radiación son:

  • Hornos de microondas
  • Ordenadores
  • Contadores inteligentes
  • Routers inalámbricos (Wi-Fi)
  • Teléfonos móviles
  • Dispositivos Bluetooth
  • Líneas eléctricas
  • Máquinas de resonancia magnética

Radiaciones ionizantes

En cuanto a las radiaciones ionizantes, podemos diferenciar entre:

  • Radiación de luz ultravioleta (UV) – La radiación UV procede naturalmente del sol, y de fuentes artificiales como las camas de bronceado, la fototerapia y los sopletes de soldadura
  • Rayos X y rayos gamma – Este tipo de radiación procede tanto de fuentes naturales como de fuentes artificiales. Las fuentes naturales incluyen el gas radón, los elementos radiactivos de la Tierra y los rayos cósmicos que llegan a la Tierra desde fuera del sistema solar. Las fuentes de origen humano incluyen los rayos X médicos y las tomografías computarizadas y el tratamiento del cáncer.

Estudios sobre los peligros de la radiación electromagnética

En la literatura científica hay desacuerdo sobre si los CEM suponen un peligro para la salud humana y, en caso afirmativo, en qué medida.

Los CEM no ionizantes de la gama de radiofrecuencia como Grupo 2B, se han considerado un posible carcinógeno humano. Estos campos son producidos por productos electrónicos como teléfonos móviles, dispositivos inteligentes y tabletas.

La OMS convoca periódicamente a grupos de trabajo de científicos de todo el mundo para evaluar los riesgos de cáncer que presentan los factores ambientales y de estilo de vida para los seres humanos.

La evaluación actual del IARC, de 2011, señalaba una posible relación entre la radiación de radiofrecuencia y el cáncer en las personas, en particular el glioma, un tipo de cáncer cerebral maligno.

Esta conclusión significa que podría haber algún riesgo. El informe subrayó que la relación entre el uso del teléfono móvil y el riesgo de cáncer debe ser vigilada cuidadosamente por la comunidad científica. Decía que era necesario investigar más sobre el uso intensivo y a largo plazo de los teléfonos móviles.

Algunos investigadores opinan que ya hay suficientes pruebas de los daños derivados de la exposición a largo plazo y de bajo nivel a las radiaciones no ionizantes, por lo que el CIIC debería elevar la clasificación a Grupo 1, un carcinógeno conocido.

Los investigadores empezaron a investigar a fondo la posible relación entre los teléfonos móviles y el cáncer en el año 2000, en lo que se convertiría en el mayor estudio realizado para comparar los casos de cáncer entre usuarios y no usuarios de teléfonos móviles.

Los investigadores hicieron un seguimiento de las tasas de cáncer y del uso del teléfono móvil en más de 5.000 personas de 13 países. Encontraron una relación poco clara entre la mayor tasa de exposición y los gliomas.

Los gliomas se encontraban con más frecuencia en el mismo lado de la cabeza que la gente utilizaba para hablar por teléfono.

Aun así, los investigadores dijeron que la conexión no era lo suficientemente fuerte como para concluir que el uso del teléfono móvil causaba cáncer.

En un estudio más pequeño y reciente, los investigadores analizaron los datos de casi dos décadas y descubrieron que las personas expuestas a niveles elevados de campos magnéticos de frecuencia extremadamente baja (FEB) durante un periodo prolongado mostraban un mayor riesgo de leucemia mieloide aguda (LMA), un tipo de leucemia en adultos.

Los científicos europeos también descubrieron una posible relación entre los CEM y la leucemia en los niños. En una revisión bibliográfica de estudios anteriores, sugirieron que entre el 1,5 y el 5 por ciento de las leucemias infantiles pueden atribuirse a los CEM.

Sin embargo, señalaron que el resultado no era concluyente porque faltaba un seguimiento de los CEM. Recomendaron más investigación y un mejor seguimiento.

Una revisión de más de dos docenas de estudios sobre los CEM de baja frecuencia sugiere que estos campos de energía pueden causar diversos problemas neurológicos y psiquiátricos en las personas.

En un estudio, los investigadores descubrieron que un pulso electromagnético (PEM), o una breve ráfaga de energía electromagnética, puede afectar a la actividad nerviosa de las ratas.

Sugirieron que la exposición a largo plazo al PEM podría ser perjudicial para la capacidad cognitiva y podría inducir una patología similar a la de la enfermedad de Alzheimer. Añadieron que se necesita más investigación.

Asimismo, investigaciones provisionales sugieren que los tejidos del cuerpo y su sistema nervioso pueden verse afectados por el calor generado por los RF-EMF. Un estudio realizado en ratas y ratones sugiere que el calor de los teléfonos móviles afecta al calentamiento de los tejidos corporales y a la actividad nerviosa. Una vez más, los investigadores dijeron que se necesitan más estudios.

Otra revisión de la investigación sugirió que los CEM de radiofrecuencia podrían contribuir a los trastornos cognitivos neurológicos. Pero como la investigación reportada se realizó en células o animales, sus resultados no son necesariamente aplicables a las personas.

La mayoría de los investigadores dijeron que se necesitan más estudios.

Los posibles síntomas relacionados con los CEM en los estudios incluían

  • Dolor de cabeza
  • Temblor
  • Mareos
  • Pérdida de memoria
  • Pérdida de concentración
  • Trastornos del sueño

Las ondas electromagnéticas en la vida cotidiana

Los campos eléctricos son producidos por la tensión, y los campos magnéticos son producidos por la corriente eléctrica. Los campos eléctricos se miden en V/m (voltios por metro). Los campos magnéticos se miden en µT (microteslas). Tanto los campos eléctricos como los magnéticos varían en intensidad en diferentes momentos y lugares.

Los campos eléctricos varían debido a las diferencias en la cantidad de tensión utilizada por los distintos dispositivos. Cuanto más alto sea el voltaje suministrado a un dispositivo, más fuerte será el campo eléctrico. Un campo eléctrico existe incluso cuando no hay flujo de corriente.

Los campos magnéticos son producidos por el flujo de la corriente eléctrica y, por tanto, varían en función de la fuerza y la cantidad de la corriente que se utiliza. Cuanto más corriente eléctrica utilice un aparato, más fuerte será el campo magnético.

Puede resultar sorprendente saber lo variados que son los niveles de los campos magnéticos de los productos. La intensidad de un campo magnético puede no depender de lo grande o potente que sea el aparato. Además, la intensidad del campo magnético puede variar mucho incluso entre productos similares.

Por ejemplo, algunos secadores de pelo tienen un campo muy fuerte, mientras que otros apenas producen CEM. Todo depende del diseño del producto. Además, los niveles de exposición varían considerablemente según la distancia a la que se encuentre el aparato y el tiempo de exposición.

Algunos de los campos CEM más comunes que puedes encontrar en la vida diaria son:

Líneas eléctricas

Los campos eléctricos más fuertes que encontramos en la vida diaria están debajo de las líneas de transmisión de alta tensión.

Los transformadores reducen esta alta tensión antes de que llegue a tu casa o negocio. Además, las paredes de tu casa actúan como un escudo hasta cierto punto. Directamente debajo de las líneas eléctricas es donde el campo es más fuerte.

Ambos campos (eléctrico y magnético) disminuyen considerablemente con la distancia. Cuanto más lejos esté su casa de las líneas de alta tensión, más débil será el campo. En las casas no situadas cerca de las líneas eléctricas, el campo magnético de fondo puede ser relativamente ligero.

Televisores y pantallas de ordenador

Las pantallas de ordenador y los televisores funcionan de forma similar, produciendo campos eléctricos y magnéticos a distintas frecuencias. Las pantallas de cristal líquido (LCD) no producen campos eléctricos y magnéticos significativos.

Por esta razón, los televisores modernos, que generalmente utilizan pantallas LCD, LED o de plasma, sólo emiten pequeñas cantidades de radiación. Pero es suficiente para evitar que los niños se acerquen demasiado. Se cree que ver la televisión desde un sofá a varios metros de distancia supone poco peligro.

Microondas

Las microondas se utilizan para detectar coches que circulan a gran velocidad, enviar comunicaciones por televisión, e incluso cocinar patatas fritas. Pero donde más utilizamos la energía de las microondas es en los hornos de microondas.

Los hornos microondas se consideran seguros si se utilizan correctamente. La gente ha sufrido quemaduras y otras lesiones por la radiación de las microondas y el sobrecalentamiento, pero sobre todo por el mal uso.

Los hornos de microondas funcionan a niveles de potencia muy elevados, pero disponen de escudos para reducir la fuga de radiación fuera del horno a casi nada.

Los hornos de microondas también deben tener características de seguridad para evitar la generación de microondas si la puerta está abierta.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.