Perdón por (no) ser extremista

Escuchar ahora
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en junio, 2021

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

#196. Hola desde Estonia (otra vez). Este ha sido mi mes. Un mes en el que me han llamado menos «balanceado», lo cuál no tiene porque ser nada malo la verdad. Este episodio es de esos que hacemos un poco de freestyle para comentar la jugada de lo que se viene.

¿Ahora soy un extremista?

He escrito este artículo para reflexionar sobre mí mismo, para ver por qué algunas personas me han llamado extremista. En él, analizaré lo que significa el extremismo, por qué se siente bien, cómo se identifica y qué papel podemos desempeñar para disiparlo.

¿Qué es el extremismo?

En términos sencillos, el extremismo se basa en la creencia de que un grupo tiene razón y todos los demás están equivocados. Como resultado, cualquier medida está justificada mientras se defiende, propaga y avanza «la verdad». Tanto si la doctrina es política, teológica o conspiratoria, el extremismo prospera en términos absolutistas. No hay lugar para otros puntos de vista. De hecho, quienes albergan otros puntos de vista son etiquetados como el enemigo, lo que facilita su vilipendio y deshumanización.

¿Por qué se siente bien el extremismo?

Las personas extremistas se regocijan en su extremismo. Sienta bien. Satisface la necesidad de certeza (una necesidad primaria) y, lo que es más importante, la gente puede culpar a los demás de todo lo que va mal en su vida, y en la sociedad en general, sin necesidad de autoexamen.

¿Cómo se perpetúa el extremismo?

Hay dos factores que desempeñan un papel importante.

En primer lugar, se necesita un grupo muy unido con creencias compartidas. Antiguamente, la gente estaba limitada por la geografía, lo que hacía más difícil formar grupos extremistas. En la era digital, encontrar personas afines es más fácil que nunca, lo que explica en parte el aumento del extremismo.

En segundo lugar, la psicología nos dice que, para influir en la mente humana, se necesita una mezcla de identificación personal, repetición y fuerte emoción.

Lamentablemente, funciona aún mejor con las emociones negativas fuertes.

Esto significa que si te encuentras identificado con un determinado grupo debido a su ideología y ves constantemente memes/posts que te enfurecen… pues probablemente te estén radicalizando. Entonces, si compartes esas ideas, estás perpetuando el ciclo.

¿Somos todos extremistas?

La respuesta a esta pregunta es que sí, que todos somos propensos al extremismo hoy en día.

La mayoría de nosotros vivimos en nuestros propios silos mediáticos, en los que sólo vemos ideas con las que estamos de acuerdo y, cuando vemos ideas con las que no estamos de acuerdo, nos sentimos completamente justificados para atacar a la gente con palabras duras e insultos. Aunque nunca he hecho esto último, soy culpable de lo primero.

Si lo piensas, esto es una novedad para la humanidad. Antes de las redes sociales, necesitábamos reunirnos en persona para obtener los mismos resultados. Ahora, basta con acudir a nuestros dispositivos y la exposición es incesante.

¿Qué hay de malo en eso?

«¡Pero ellos están equivocados y yo tengo razón!»

Sí, lo sé. Así es como muchos de nosotros nos sentimos todo el tiempo.

Sin embargo, el extremismo amenaza con disolver el tejido mismo de la sociedad. Debemos encontrar una forma de volver a la civilidad y al compromiso.

Rompiendo el ciclo

¿Qué podemos hacer?

Entender la psicología es el primer paso.

La repetición constante combinada con emociones fuertes cambiará, intencionadamente o no, las vías neuronales. Literalmente. La exposición constante es como conducir por un camino de tierra una y otra vez. Las emociones fuertes son como la lluvia. Cuanto más húmedo es el terreno, más profundas son las huellas.

Ver las consecuencias es el segundo paso. La claridad llegará rápidamente a quienes estén dispuestos a dar un paso atrás y a mirar objetivamente lo que está pasando.

Reconocer la causa y el efecto conducirá probablemente al tercer paso: romper el ciclo. Podemos dejar de participar en el comportamiento extremista.

El cuarto paso, el más difícil, es ayudar a los demás a hacer lo mismo. No vamos a influir en las personas que no conocemos (así que deja de intentar cambiar de opinión en las redes sociales), pero en los casos de personas a las que queremos y respetamos, un suave empujón podría hacer algo.

Conclusión

Creo que he aprendido a contrastar todas las opciones disponibles por mi cuenta, sea inversión, sea salud, sea dietas… y a formar una opinión informada y que funciona para mí. 

Antes de opinar sobre mis conclusiones, te invito a probarlas por ti mismo. Pero realmente probarlas. Que puedas creer que tengo razón o no me importa más bien poco, así que si te decides a considerar e incluso aplicar mis conclusiones, que sea con tu propia curiosidad y tu bienestar en mente, no con cambiar mi opinión.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría

Perdón por (no) ser extremista
Episodio temático nº 30