cabecera pau ninja podcast

Sacrificios de ser minimalista

Escuchar ahora
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en octubre, 2021

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Ignacio Nieto es mi gestor en Estonia pero también un buen amigo. Mío y del minimalismo. Hablamos de uno de los sacrificios más importantes que tuvo que hacer para poder llevar una vida de empresario y nómada digital como la que lleva ahora. #145

👨🏻‍🚀 Invitado
🎙 Episodios relacionados

¿Qué es el minimalismo?

Antes de continuar con los pasos aplicables hacia una vida más minimalista, vamos a intentar precisar qué es el minimalismo y qué puede significar para ti.

Las raíces del minimalismo

Aunque el minimalismo, tal como lo conocemos hoy, es un movimiento estadounidense, las ideas y la filosofía que lo sustentan son antiguas. Los monjes budistas y las monjas católicas llevan siglos practicando un estilo de vida extremadamente minimalista y poseyendo sólo lo esencial.

El concepto de no apego (a las cosas, a los objetos, a las personas) proviene del Upādāna del budismo zen.

El sintoísmo, la antigua religión de la naturaleza de Japón, definió en gran medida lo que entendemos por minimalismo hoy en día, especialmente la convicción de que las cosas que poseemos merecen cuidado y atención. Aunque es algo diferente del minimalismo, este sentido del cuidado es también lo que la autora y consultora en organización Marie Kondo recoge y transmite en su filosofía.

Definición del minimalismo

Para darte una definición global del minimalismo, me basaré en las voces de diferentes practicantes que dan un tono diferente a lo que el minimalismo significa para ellos.

Los famosos Minimalists Joshua Field Millburn y Ryan Nicodemus definen el minimalismo como

un estilo de vida que ayuda a las personas a cuestionar qué cosas añaden valor a sus vidas. Al despejar el desorden del camino de la vida, podemos dejar espacio para los aspectos más importantes de la vida: la salud, las relaciones, la pasión, el crecimiento y la contribución.

El minimalismo no consiste en reglas o números, ni en espacios completamente vacíos en los que te sientas a mirar las paredes blancas. Es una forma de vida, una oportunidad de dedicar más tiempo a lo que valoras y menos a las áreas de tu vida que no te aportan alegría ni satisfacción.

Christine Platt, también conocida como la Afrominimalista, formuló su opinión sobre el minimalismo maravillosamente en su charla TEDx:

Sinceramente, ni siquiera sé cuántas cosas tengo porque nunca las he contado. Pero lo que sí sé es que todo lo que tengo es intencionado y sirve para algo porque, para mí, el minimalismo tiene menos que ver con la estética y más con la práctica.

Espero que las definiciones anteriores hayan conseguido quitarte la mayoría de tus miedos sobre el minimalismo.

Aunque hay un sinfín de áreas en las que puedes aplicar el minimalismo -como tus posesiones materiales, el espacio digital, los viajes, la vivienda, etc.-, me gusta ver estos temas como herramientas de una mentalidad minimalista, más que como el objetivo final.

Tú eres el único que puede decidir cuáles son las herramientas adecuadas para ti, es decir, qué prácticas minimalistas te sirven y cuáles te parecen más una carga que una liberación.

Los beneficios holísticos del minimalismo

Primero, una aclaración

Antes de pasar a aclamar el minimalismo, quiero decir que, como todo en la vida, no siempre es lo más adecuado para todo el mundo. Lo que para mí es la felicidad minimalista, para otros es una enfermedad mental.

Además, como ocurre con toda herramienta de autoayuda, su aplicabilidad depende tanto de tus circunstancias como de tu mentalidad, especialmente en lo que respecta a los detalles de la ejecución.

En aras de la transparencia, he aquí unas palabras sobre mí y sobre cómo me he acercado al minimalismo:

No tengo hijos, estaba soltera cuando empecé a practicar el minimalismo y ahora vivo sola. Eso significa que puedo opinar al 100% sobre mi espacio vital en general.

Procedo de un entorno de clase media, lo que significa que el minimalismo no es mi medio de supervivencia, sino una elección: es algo que hago para mejorar mi vida y no algo que mis circunstancias me obligaron a hacer.

No menciono estos hechos para sonar distante, sino para resaltar cómo mi situación puede diferir de la tuya.

Si lees esto como padre o madre, y/o en circunstancias completamente diferentes y menos afortunadas, ten por seguro que todas tus dudas son válidas.

Aunque el minimalismo puede ser beneficioso en todo tipo de circunstancias, no estoy aquí para decirte cómo debes ser un buen padre minimalista y criar hijos minimalistas, ni para regañarte si las compras al azar te parecen un auténtico capricho. El minimalismo no consiste en alcanzar la noción de otra persona sobre lo que es mejor para ti; se trata de hacer que tu relación con tus cosas funcione para ti.

Ventajas del minimalismo

Minimalismo y felicidad: ¿existe un vínculo científico?

Para responder a esta pregunta, primero tenemos que entender que la felicidad humana está muy poco investigada. Como escribe el historiador Yuval Noah Harari en Sapiens:

«La mayoría de las ideologías y programas políticos actuales se basan en ideas bastante endebles sobre la verdadera fuente de la felicidad humana. […] Los capitalistas sostienen que sólo el libre mercado puede garantizar la mayor felicidad del mayor número, creando crecimiento económico y abundancia material […]. ¿Qué pasaría si una investigación seria desmintiera estas hipótesis? Si el crecimiento económico [no] hace a la gente más feliz, ¿cuál es el beneficio del capitalismo? […] Todas estas son posibilidades hipotéticas porque hasta ahora los historiadores han evitado plantear estas preguntas, por no hablar de responderlas. Han investigado la historia de casi todo -la política, la sociedad, la economía, el género, las enfermedades, la sexualidad, la comida, la ropa-, pero rara vez se han parado a preguntar cómo influyen en la felicidad humana».

Hasta ahora, no existe una medida objetiva y cuantificada de la felicidad. Cuando hablamos del minimalismo y de si conduce a una mayor felicidad, tenemos que basarnos en la percepción subjetiva de la gente sobre su felicidad:

  • Este estudio publicado en la revista Humanity & Society descubrió que los simplificadores voluntarios (personas dedicadas a consumir menos bienes materiales) creen que son más felices y están más satisfechos que los consumidores.
  • Este otro, publicado en el Journal of Positive Psychology, examinó la relación entre la tendencia a realizar compras experienciales por encima de las materiales. Descubrieron que la tendencia a realizar compras experienciales estaba relacionada con una mayor extraversión, apertura y preocupación empática, así como con un aumento del bienestar subjetivo.
  • Este trabajo, basado en entrevistas semiestructuradas con 10 autoproclamados minimalistas y publicado en el International Journal of Applied Positive Psychology, sugiere varios beneficios para el bienestar del minimalismo voluntario, como una mayor conciencia y más emociones positivas.
  • La investigación también fue a la inversa para examinar si lo contrario del minimalismo -el acaparamiento excesivo- conduce a la infelicidad. Este estudio se basó en una encuesta por Internet entre 665 informantes familiares que declararon tener un familiar o amigo con comportamientos de acaparamiento. La convivencia con un individuo que acapara durante la infancia se asoció con informes elevados de angustia infantil, tensión familiar y hostilidad.

Basándonos en los estudios anteriores, podemos concluir que existe una correlación positiva entre el minimalismo y la felicidad subjetiva. Sin embargo, ¿cómo se manifiesta esta felicidad en la vida real?

Para responder a esta pregunta quiero basarme en los beneficios tangibles que he experimentado gracias al minimalismo.

Los beneficios que experimenté

Como escribió además el historiador Yuval Noah Harari en Sapiens,

Una de las pocas leyes de hierro de la historia es que los lujos tienden a convertirse en necesidades y a engendrar nuevas obligaciones. Una vez que la gente se acostumbra a un determinado lujo, lo da por sentado. Luego empiezan a contar con él. Finalmente, llegan a un punto en el que no pueden vivir sin él.

Este párrafo viene acompañado de una verdad en la que pocas veces he pensado, y en la que encuentro que la gente en general rara vez piensa: Todo lo que poseemos viene acompañado de una serie de obligaciones.

Por ejemplo, la mayoría de las cosas que vienen con mecánica necesitan mantenimiento, reparaciones, etc. al menos de vez en cuando – ejemplos de esto son los coches, los ordenadores portátiles, los teléfonos o las bicicletas.

Otras cosas necesitan más limpieza que mantenimiento; piensa en cada pieza de tela que posees, pero también en las sábanas, las cortinas, la vajilla, todo tu apartamento, etc.

Todas las cosas tangibles que posees ocupan espacio, y todas las cosas digitales que posees ocupan espacio digital. Todas las personas que quieres que estén en tu vida necesitan tu tiempo y tu atención.

Todo lo que poseemos viene acompañado de una serie de obligaciones.

Cuando me mudé mucho hace unos años, experimenté de primera mano lo que significan estas obligaciones una vez que tuve que almacenar, vender, tirar o llevar conmigo todo lo que poseía. Al final, me fui tan lejos que me quedé con un equipaje de mano y una pequeña habitación en casa de unos amigos donde guardé algunas cosas.

Desde que me establecí de nuevo, poseo más cosas y no compito por poseer lo menos posible. Sin embargo, quedarme con tan poco en ese momento me ayudó a darme cuenta de lo que necesito y de lo ligera que puede llegar a ser la vida con sólo unas pocas cosas de las que ocuparse.

Lo que me hizo seguir con el minimalismo es cómo me hacía sentir el hecho de poseer tan poco. Para mí, los hábitos minimalistas que adopté y que describiré significan, sobre todo, libertad y tiempo.

Estoy libre de muchas obligaciones que conlleva poseer mucho. Esto se traduce en más tiempo que puedo dedicar a mí misma, a mis aficiones y a las personas cercanas a mí. Además, no tengo muchas cosas materiales que perder. Sé que puedo despojarme enormemente desde el punto de vista material y seguir prosperando.

Aunque me gusta la comodidad, no necesito mucho para sentirme cómodo.

Con todos estos aspectos combinados, también puedo decir que tengo más tranquilidad y una correlación positiva entre mi estilo de vida minimalista y la felicidad.

Etapas del inicio al minimalismo

Según mi experiencia, la práctica minimalista se realiza mejor en tres etapas (las dos últimas se solapan) (1) una fase de desorden general, (2) la adopción de una mentalidad minimalista, que ayuda a la mayoría de los hábitos de consumo posteriores, y (3) un cambio de mentalidad sobre cómo tratamos las cosas que decidimos poseer.

Fase 1: Despejar

Esto es lo que la mayoría de la gente teme, pero no tiene por qué ser algo extremo.

Hay varias tácticas de desorden que van desde una purga radical hasta una suave separación de tus cosas.

Sin embargo, la pregunta que debes hacerte primero no es el cómo, sino el por qué.

Supongo que estás leyendo este artículo porque hay algo que te molesta. Puede ser un trastero demasiado lleno para entrar en él o un armario al que has perdido completamente la pista.

También puede ser algo menos tangible, como un smartphone que te distrae constantemente porque lo has abarrotado de aplicaciones y notificaciones.

O pueden ser tus hábitos de compra en general: si te preguntas a dónde va tu dinero y nunca es suficiente, es una razón válida para aplicar el minimalismo en ese ámbito.

Mi sugerencia es que empieces tu viaje de desorden con el mayor problema que te ha llevado hasta aquí en primer lugar.

En mi caso, se trataba de un armario lleno de cosas y un piso congestionado con decoración de plástico barato, cosas con las que no sabía qué hacer cuando quería mudarme a un lugar mucho más pequeño.

Todo lo demás vino después de liberarme de lo que más me molestaba.

Así que el primer paso es reflexionar sobre la siguiente pregunta

¿Cuál es el primer obstáculo percibido que surge cuando piensas en el minimalismo?

Empieza por ahí.

¿Cómo decido lo que se queda o se va?

Sea lo que sea lo que decidas despojar primero de este modo -ya sea un armario, tu teléfono o tu papeleo-, aquí tienes unas cuantas preguntas que debes hacerte para cada uno de los objetos sobre los que tengas dudas:

  1. ¿Sabía que tenía este artículo en primer lugar?
  2. ¿Conseguiría este artículo hoy?
  3. ¿Lo he utilizado en los últimos 12 meses?
  4. ¿Influiría en mi vida diaria no tener este artículo, y de qué manera?
  5. ¿Tengo algo similar que me gusta más?
  6. ¿Me llevaría este objeto si me mudara?
  7. ¿Me hace feliz?
  8. ¿Por qué quiero conservarlo?

Estas son las preguntas exactas que me hice cuando desordené ese infame armario y luego todo mi piso. Su orden es intencionado.

Si no sabías que ese artículo existía (pregunta 1), o no lo volverías a tener (pregunta 2), la respuesta de qué hacer con él es fácil.

El año de la pregunta 3 es un plazo que abarca todas las estaciones (especialmente relevante para la ropa) y es lo suficientemente largo como para determinar si realmente necesitas este artículo.

Si todavía no estás seguro, la pregunta 4 te obliga a razonar sobre la utilidad de este artículo para ti.

No tiene sentido tener un montón de artículos «por si acaso» (pregunta 5). Si el artículo en cuestión es una copia de seguridad que no has utilizado en un año, puedes dejarlo pasar.

La pregunta 6 es muy útil si no estás en proceso de mudanza como yo. Imagina que lo estuvieras. ¿Harías el esfuerzo de empacar este artículo, llevarlo contigo y encontrar espacio para él en tu próximo destino?

Las dos últimas preguntas (7-8) sirven para eliminar los falsos lazos emocionales y son buenas para determinar si todavía tiene sentido conservar un objeto, incluso si todas las demás preguntas indican lo contrario.

He aquí dos ejemplos:

  1. Tu diploma universitario: Puede que no lo vuelvas a hacer, que no lo hayas usado o tocado en años, etc., pero conservarlo tiene un sentido inherente si te hace feliz.
  2. Regalos: A menudo guardamos los regalos por culpa, aunque nunca nos hayan gustado en primer lugar: crean una falsa sensación de sentimentalismo. Si descubres que un regalo de un amigo querido o de un familiar desaparecido hace tiempo no te produce ninguna alegría y la única razón por la que lo conservas es que sientes que debes hacerlo, entonces puede que sea el momento de separarte.

Si has llegado hasta aquí, 1) has determinado cuál es el área más asfixiante de tu vida, y 2) la has desordenado con éxito.

Enhorabuena: estás fuera de peligro. Ahora estás en condiciones de proseguir con las obras más fáciles de tu vida de la misma manera.

Fase 2: Adoptar hábitos minimalistas saludables

El tema y los métodos del minimalismo son tan amplios como el océano. Desde Mari Kondo, que ha hecho de tu espacio vital, hasta una vida sin muebles y la posesión de menos de 100 objetos, puedes llevarlo muy lejos si lo deseas. La cuestión, sin embargo, es si esto es lo que necesitas.

La cuestión es que el minimalismo no es una carrera sobre quién posee menos objetos. Cuando leo un artículo o veo un vídeo que transmite esta mentalidad, me desanimo.

El minimalismo no existe por el minimalismo. Su objetivo es liberarte del desorden físico, digital, mental y emocional. Está ahí para servirte a ti, no a tu feed de Instagram, ni a la aprobación de algún gurú minimalista.

En los siguientes párrafos, expondré algunas áreas de la vida en las que puede tener sentido aplicar hábitos minimalistas y en las que yo mismo lo aplico.

Te mostraré las posibilidades de cada una. Dicho esto, no es necesario que los apliques todos a la vez, y probablemente no aplicarás nunca algunos de ellos.

El objetivo es identificar tus mayores puntos de dolor en la vida, las áreas que sientes más desordenadas y asfixiadas, y trabajar en ellas para adoptar hábitos más saludables.

Hábitos de compra

Vemos tantas impresiones publicitarias cada día y estamos expuestos a estilos de vida glamurosos en todo el mundo a través de las redes sociales. No es de extrañar que nunca sintamos que tenemos suficiente y que lo que tenemos es bueno.

Para que te hagas una idea de lo manipuladora que puede ser nuestra cultura del consumo, te recomiendo encarecidamente que veas The Story of Stuff en YouTube (~20 minutos) y que busques en Google los términos obsolescencia planificada y obsolescencia percibida.

Sin embargo, no tengo objetivos estrictos ni limitaciones en cuanto a la cantidad de artículos que compro. Más bien intento reflexionar sobre cada compra y evaluar si realmente la quiero y/o la necesito.

Para mí, el paso más importante hacia una compra más consciente fue eliminar las compras impulsivas, por ejemplo, las cosas que pido por Internet con un clic porque me apetece en ese momento.

Para ello, hice una lista en Microsoft To-Do y la llamé «Compro esto». Cada vez que siento la necesidad de comprar algo, lo añado a esta lista y establezco la «fecha de caducidad» (plazo) para un mes después. Repaso esta lista una vez a la semana más o menos. Si todavía puedo razonar por los artículos caducados, permanecen en la lista. Si no puedo, los borro.

Para los elementos caducados que quedan en la lista, hago las siguientes preguntas:

  • ¿Tengo espacio para ello?
  • ¿Lo utilizaré a menudo? (Intento hacer una evaluación honesta).

Sólo si las respuestas son afirmativas, sigo adelante con la compra.

Ropa y cosméticos

Antes de adoptar los hábitos minimalistas, gastaba mucho dinero en ropa y cosméticos, tenía muchas prendas, muchas de las cuales no me ponía, y dedicaba mucho tiempo a vestirme por la mañana.

Una vez que tuve que reducir mi ejército de ropa a lo que cabía en el equipaje de mano (¡y sobreviví!), nunca miré atrás: los hábitos minimalistas de ropa cambiaron mi vida cotidiana significativamente para mejor.

He aquí cómo practico el minimalismo en lo que respecta a la ropa:

Lo que tengo:

  • una semana de ropa para cada estación, no más;
  • un total de 3 conjuntos de ropa deportiva, para días cálidos y fríos;
  • 4 pares de zapatos: zapatillas de deporte, botas de montaña, chanclas y 1 par de zapatos elegantes;
  • 1 traje;
  • 2 mochilas: una pequeña y una grande;
  • un par de relojes;
  • 10 juegos de ropa interior;
  • 1 gel de ducha y champú, 1 desodorante.
Cómo lo hago:

Toda mi ropa, bolsos y zapatos deben encajar bien entre sí, tanto en términos de color como de estilo. Para simplificar las cosas, no tengo casi nada con estampado; casi todo son camisetas y jerséis monocromáticos. En cuanto a los pantalones, sólo uso vaqueros, cortos o largos, porque se adaptan a casi cualquier camiseta monocromática. Me gusta realzar este look ciertamente sencillo con algun accesorio.

En cuanto a los cosméticos, no necesito nada más que desodorante, gel de ducha y champú.

Dicho esto, nunca me expresé a través de la ropa, así que todo esto no supuso un gran cambio de imagen para mí. Lo único que tuve que hacer fue desordenar lo que ya no me ponía y pasar a la monocromía cuando compro ropa.

Sin embargo, tengo muchos amigos a los que les encanta vestirse y expresarse a través de su estilo, y eso es genial; no me gustaría que cambiaran.

De nuevo, no se trata de deshacerse compulsivamente de todo y pasar a la simplicidad forzada, sino de centrarse en lo que es esencial para ti. Si la ropa y un estilo extravagante es una de esas cosas, genial.

Además, soy consciente de que no todo el mundo quiere prescindir de los cosméticos. De nuevo, esto no es una carrera, y tú haces lo tuyo.

Objetos sentimentales

Los objetos sentimentales son los más difíciles de eliminar. Además de su posible valor económico, también tienen un valor emocional que puede ir desde la nostalgia hasta la culpa.

La cuestión es que los objetos sentimentales llevan inherentemente una carga de emociones, para bien o para mal. Para mí, poseer muchos de ellos también tiene mucho peso.

Sin embargo, no somos nuestras cosas, ni tampoco las personas y los recuerdos a los que nos aferramos.

Son intangibles y viven dentro de nosotros, no en las cosas que guardamos.

Entender esto me ayudó a reducir lo «esencial». Por supuesto, no hay presión para deshacerse de todo lo que conlleva sentimentalismo. Más bien, se trata de preguntarse qué tipo de emociones evocan esos objetos en ti y cuál es tu verdadera motivación para conservarlos.

Papeles, material informativo en papel, burocracia

Aunque nunca he sido una gran acumulador de papeles, a estas alturas ya he digitalizado el 99% de mi papeleo:

  • Escaneé todos mis documentos y guardé los que no se pueden tirar en una caja (diploma universitario, certificado de empadronamiento, etc.).
  • Me he pasado a la comunicación digital con todos los proveedores y servicios que utilizo habitualmente (banco, electricidad, internet, etc.).
  • Pago todas mis facturas por Internet.
  • Leí únicamente en Kindle, dejé de comprar libros y regalé los que tenía.

Todo esto requiere poco o ningún esfuerzo, pero suma y hace que haya mucho menos desorden y una mejor visión de conjunto.

Minimalismo digital

En esta época en la que pasamos la mitad de nuestras horas de vigilia frente a pantallas y ordenadores, un espacio digital limpio es tan importante como nuestro entorno físico.

Mi punto anterior podría hacer parecer que la solución es digitalizarlo todo y cargarlo a granel en nuestros dispositivos. Sin embargo, he descubierto que un dispositivo desordenado puede causar mucha angustia, así que aquí están mis sugerencias para poner orden en el caos.

Mis mayores manías y los objetos más útiles al mismo tiempo son mi smartphone y mi portátil. Tengo estrategias distintas para cada uno.

El smartphone

En lo que respecta a mi teléfono, tengo dos objetivos minimalistas: (1) hacer que trabaje para mí, no contra mí (es decir, tener el control de mi uso del teléfono), y (2) hacerlo lo más limpio, eficiente, utilizable y desordenado posible.

Hay varios trucos para estos dos objetivos y enumerarlos todos requeriría un artículo aparte. La mayoría de estos trucos los obtuve yo mismo de dichos artículos y tutoriales.

Aquí están mis principales conclusiones y lo que he implementado hasta ahora:

  • Nunca duermo con/junto a mi teléfono y no lo toco hasta que he desayunado y terminado mi rutina matutina.
  • Desactivé la función «levantar para despertar» (la función que enciende la pantalla cada vez que tocas el teléfono).
  • Además, desactivé todas las notificaciones, excepto las de las llamadas telefónicas.
  • Mi fondo es totalmente negro para evitar la impresión de que mi teléfono es un juguete brillante con el que tengo que jugar.
  • Todas mis aplicaciones están en carpetas y algunas de ellas están ocultas en la segunda página de estas carpetas.

Una vez que seguí estos sencillos pasos, mi tiempo en el teléfono se redujo significativamente. No digo que nunca haga scroll sin sentido, pero me ayudó a convertir mi teléfono más en una herramienta útil que en una necesidad permanente.

El ordenador/portátil

Como empresario y autónomo, mi ordenador portátil es también mi lugar de trabajo, donde paso una cantidad significativa de tiempo.

Sin embargo, como carecen de la adictiva «función» de desplazamiento y no vienen por defecto con varias notificaciones, encuentro que los portátiles me distraen menos que los teléfonos. Por lo tanto, no tuve que esforzarme tanto para mantenerme alejado de él y evitar el uso sin sentido o el desorden.

Si hay algo que me impidió centrarme en lo esencial, fue el número de mis pestañas abiertas, por lo que lo que más aprendí fue a cerrar todas las pestañas después de cada sesión. Esto me ayuda a tener un comienzo fresco y despejado cada vez que me siento a trabajar.

Relaciones

Hay que reconocer que suena raro que Marie Kondo se ocupe de tu círculo de amigos. Sin embargo, puedes aplicar el minimalismo a tus relaciones.

Esto no significa que tengas que deshacerte de personas en tu vida. Más bien significa reconocer que sólo tienes una cantidad limitada de tiempo y energía, y que vale la pena dirigirlos a los que importan.

Se nos dice que debemos establecer una red de contactos siempre que podamos con quien podamos, pero rara vez leo que sólo un puñado de relaciones que cultives activamente y construyas sobre la base del respeto y el apoyo mutuos puede ser más que suficiente.

Yo solía tener un gran círculo de conocidos, y a menudo tenía miedo de perder gente. Sin embargo, durante los años en que viajé y me mudé, me di cuenta de que la gente va y viene, pero los que importan se quedan, y esa es la naturaleza de la vida.

Esto es lo que significa para mí un círculo de amigos minimalista:

  • Desencontrarse y distanciarse es una parte normal de la existencia y no significa que haya rencor;
  • La duración de una relación no equivale necesariamente a su profundidad y valor;
  • Las amistades y las relaciones de cualquier tipo deben cultivarse. Requieren esfuerzo y energía, y está bien ser exigente con respecto a quién dirijo esta energía.

Hoy tengo unas cuantas amistades sólidas como una roca y puedo contar mis valiosas relaciones comerciales con una mano. Siento que estoy en buenas manos y he dejado de perseguir a la gente.

Aparte de las seis áreas que he descrito anteriormente, hay varias más a las que puedes aplicar el minimalismo, y una búsqueda rápida probablemente te dará un montón de artículos estupendos para cada nicho posible.

Estas son las áreas en las que practico activamente el minimalismo y que considero que pueden ser útiles para la mayoría de la gente.

Fase 3: ¿Qué haces con las cosas que tienes?

Este punto nos lleva de nuevo a las raíces sintoístas del minimalismo que he mencionado antes.

Para mí, un estilo de vida minimalista tiene que ver tanto con cómo trato las cosas que poseo como con lo que elijo poseer en primer lugar.

La respuesta sencilla a la pregunta sobre cómo tratar tus cosas como minimalista es Cuida tus objetos.

Por supuesto, cada objeto tiene necesidades diferentes, pero aquí tienes algunas directrices generales útiles:

  • Reparar en lugar de sustituir. Sólo sustituyo los objetos si han dejado de funcionar y repararlos resulta imposible o insostenible. La obsolescencia percibida es real, y trato de no caer en ella.
  • Intento realizar las tareas de mantenimiento necesarias en los objetos que tengo y que lo requieren para que no se rompan en primer lugar.
  • Intento mantener mis artículos limpios, en orden, y seguir sus instrucciones de uso, limpieza, etc.

Al final, estoy en proceso de adoptar una mentalidad que me dice que cada artículo tiene un valor inherente y merece cuidado y atención. Hay que admitir que esto es más fácil para algunos artículos que para otros, pero poseer sólo uno de ellos (por ejemplo, sólo un par de zapatillas sin reemplazo inmediato) ayuda mucho.

Un buen comienzo para tu viaje minimalista

Los párrafos anteriores contienen mucha información sobre lo que puedes hacer y sobre cómo he conseguido sumergirme en el minimalismo.

Sin embargo, no puedo insistir lo suficiente en lo importante que es que encuentres tu propio camino. Al final, el objetivo último de tu viaje minimalista es tu felicidad, y nadie conoce tu situación y tus preferencias mejor que tú.

Todas las áreas en las que practico el minimalismo pueden ser relevantes para ti, o no. Lo mejor del minimalismo es que no tiene que ser todo blanco o negro (¡literalmente!). No tienes que aplicarlo a todos los ámbitos de tu vida. Puedes ser un ávido coleccionista de ciertos objetos que te gustan y seguir siendo minimalista.

Al final, sólo tú puedes distinguir entre lo que es basura y lo que es un tesoro para ti.

Por eso, como primer paso hacia el minimalismo, mi sugerencia es que ignores todos los consejos menos uno:

Define el área más desordenada de tu vida y trabaja a partir de ella.

De este modo, te centrarás en tu motivación interna en lugar de en la definición externa sobre cómo se supone que debes ser un buen minimalista.

Al final, lo contrario del minimalismo no es el maximalismo, sino la indiferencia. Es una práctica de atención plena. Al optar por un estilo de vida minimalista, eliges preocuparte por lo que tienes, por cómo pasas tu tiempo y por a quién permites entrar en tu vida.

Lo contrario del minimalismo no es el maximalismo, sino la indiferencia.

Los métodos particulares para llegar a ello son tan únicos como nuestras personalidades, vidas y circunstancias.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría

Sacrificios de ser minimalista
Episodio temático nº 5