cabecera pau ninja podcast

Más círculos sociales, más felicidad

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en diciembre, 2022

#291. Le digo adiós a Italia mientras hablo del FoMo que ha creado Gon. Esto sin olvidar los negocios online, «el criptonazo», también me voy volviendo buenorro desnudo, como carne y otros proyectos varios en los que he estado trabajando este mes.

Ocho formas de ampliar tu círculo social

Mi estilo de vida y mis experiencias me han permitido sentirme cómoda conociendo gente nueva de forma «natural», ya sea en la calle, en el café, a través de amigos comunes… pero no siempre fue tan fácil.

Sin embargo, hay un truco para conocer más gente con facilidad: construir una red social (y no, no hablo de añadir amigos en Facebook). Hablo de crear un sistema autosuficiente que te permita seguir conociendo gente nueva a través de los amigos que ya has hecho.

Las redes son algo poderoso. Y una vez que te tomas el tiempo de crear una, empieza a crecer por sí sola. Exponencialmente.

La mayoría de nosotros entiende el valor de las redes cuando se trata de relaciones laborales y profesionales. Pero cuando se trata de nuestras amistades y vidas sociales, dejamos que Jesús tome el timón. Aceptamos cualquier relación con la que tropecemos.

La verdad es que, al igual que construir una red profesional, construir una red social es una habilidad. Requiere verdadera reflexión y esfuerzo.

Aquí tienes unos cuantos hábitos fáciles que te ayudarán a empezar, desde los súper fáciles hasta los no tan fáciles.

Di que sí

Fiestas, barbacoas, cenas, excursiones: la gente siempre nos invita a cosas. Y normalmente, encontramos la manera de decir que no. Pensamos que estamos demasiado ocupados, o demasiado cansados. O que irnos de bares no es lo nuestro. Quizá no queremos ir solos a algo donde no conocemos a mucha gente.

La mayoría de nosotros decimos por defecto que no, a menos que sepamos que será divertido. Pero la verdad es que la mayoría de las veces no podemos saberlo. Especialmente cuando se trata de situaciones nuevas con gente nueva. Sí, es posible que no te lo pases bien. Pero si dices que no, nunca lo sabrás. Decir que sí es lo que te abre el mundo. Y, aunque sea, te da la oportunidad de ejercitar tus músculos sociales.

Cuando te inviten a algo, di que sí. Sin hacer preguntas. Si vas una vez y decides que no es lo tuyo, puedes decir que no la próxima vez. Pero di siempre que sí a esa primera invitación. La mayoría de las veces, te sorprenderás de lo bien que te lo pasas. Y cuanta más gente conozcas en los eventos, más invitaciones recibirás para otros eventos.

Trata a todos por igual

Ser social es tanto un comportamiento aprendido como una actitud. No tiene un interruptor de encendido y apagado. Pero la mayoría de nosotros pensamos que es algo que hacemos de forma natural con las «personas adecuadas». Entramos en una habitación y pensamos: «Aquí no hay nadie que me interese, así que no voy a ser social».

De lo que no nos damos cuenta es de que cuanto más hacemos eso, más presión nos ponemos para las situaciones que «sí» nos interesan. No hemos practicado el ser sociales, así que nos ponemos nerviosos sobre cómo abordar a esa persona con la que realmente queremos hablar. Y nos perdemos las conexiones que podríamos haber hecho con amigos inesperados.

Decide unos cuantos saludos estándar o formas de acercarte a la gente con las que te sientas cómodo. Puede ser saludar con la mano y preguntar: «¿Qué tal el día?» o simplemente establecer contacto visual y sonreír. Sea lo que sea, procura probarlo con cada persona con la que entres en contacto. No importa quién sea: joven, mayor, hombre o mujer. La cuestión es conseguir tantas repeticiones como sea posible, hasta que el saludo se convierta en algo natural. Una vez que lo hagas, acercarte a gente nueva será algo que harás en piloto automático.

El 99% de las veces, nos obsesionamos con el «cómo» acercarnos a alguien, intentando pensar en algo ingenioso o inteligente que decir. Pero la verdad es que eso rara vez importa: el verdadero truco es abrir la conversación con algo casual y discreto. Y dejar que se desarrolle de forma natural a partir de ahí.

Conoce a personas que comparten tus pasiones

Esta es una de las formas más rápidas y sencillas de encontrar a tu gente. Y todo se reduce a hacer las cosas que te gustan en público. Ya sea cocinar, aprender un nuevo idioma u obsesionarte con la última novela de Stephen King, encuentra la forma de hacerlo con otras personas que también quieran hacer esa cosa.

Compartir experiencias es una de las formas más rápidas y poderosas de crear cercanía. Y convertir tus aficiones en actividades sociales es una forma estupenda de filtrar a las personas que se preocupan por las mismas cosas que tú y se divierten de la misma manera.

Haz un inventario de tus aficiones. ¿Cuántas de ellas haces tú solo, en tu casa? ¿Hay alguna forma de hacerlas en público o de compartirlas con un grupo? Muchas veces, esto significa tomar una clase o unirse a un grupo. Pero no tiene por qué. Puede ser tan sencillo como leer tu libro en tu cafetería favorita, en lugar de en tu sofá. O reunir a unas cuantas personas para hacer yoga en el parque, en lugar de en tu salón.

Haz de turista

¿Te has dado cuenta de que la gente es mucho más amable cuando viajas? Es como si de alguna manera hubieras acabado en la única ciudad antipática del mundo. ¿Qué ocurre?

Quizá una parte de ti ya lo sabe, pero lo que hace que la gente sea amable no es el lugar donde vive. Eres TÚ. Cuando vas a una ciudad nueva, eres abierto y curioso. Quieres saber dónde están todos los sitios chulos y quieres conocer a los lugareños. No te preocupa acercarte a la gente, ¡porque eso es lo que hacen los turistas!

Sé un turista en tu propia ciudad de vez en cuando. Tómate un fin de semana al mes para explorar un nuevo barrio o zona. Camina por las calles, observa la arquitectura y no utilices el teléfono para obtener direcciones. Pregunta a alguien que pase por allí si hay buena comida china, o una cafetería con un bonito patio. Si ves una tienda familiar, entra. Habla con los propietarios y pregúntales sobre su tienda y el barrio.

Sé abierto a los amigos conocidos

Cuando se trata de amigos, muchos de nosotros pensamos en términos absolutos. Creemos que alguien tiene que tener una compatibilidad perfecta para que merezca la pena nuestro tiempo. Si la conversación o la química no están ahí, pensamos que no podemos ser amigos. Y nos cerramos a una posible relación de amistad.

Recuerda: cada persona conoce a más personas que son como ella. Si conoces a alguien que te gusta en general, por su estilo de vida y sus valores, mantén viva la conexión. Incluso si sabes que no vais a ser mejores amigos. Lo más probable es que conozcas a alguien a través de ellos que podría convertirse en un gran amigo.

No es necesario que hables con ellos todos los días, pero sí que lo hagas de vez en cuando, aunque sólo sea para compartir un meme o un artículo que creas que les va a gustar. Y procura invitarles a los eventos a los que vayas, para que ellos también empiecen a invitarte a los suyos.

Acostúmbrate a iniciar conversaciones

Toda relación comienza con una conversación. Así que tienes que empezar a tener más de ellas. Puede que pienses que no eres esa persona que puede «hablar con cualquiera», pero tengo un secreto para ti: TODOS somos esa persona. Todos y cada uno de nosotros. Todos somos seres humanos, y los seres humanos son animales sociales. Estamos predispuestos a hablar con los demás y a establecer relaciones: es la forma en que sobrevivimos como especie.

Pero, al igual que hablar y caminar, ser social es algo que tenemos que aprender. Todos tenemos el potencial, pero tenemos que trabajar para desarrollar la habilidad. Las personas que son buenas iniciando conversaciones no son buenas porque tengan un método mágico o grandes piezas de conversación. Son buenas porque lo hacen con regularidad. Y cuanto más lo hacen, más fácil les resulta.

Siempre que estés esperando algo y haya otras personas, aprovecha esa oportunidad para hablar con ellas. Puede ser tu camarero, mientras esperas tu café. O la persona que está a tu lado en la cola del autobús. Puede ser tan sencillo como preguntarles la hora, o comentar el tiempo. No te preocupes por el resultado de la conversación, ni por cómo mantenerla. Sigue practicando el inicio de las conversaciones hasta que se convierta en memoria muscular.

Actúa como si fueras el dueño del lugar

Este es un pequeño y divertido ejercicio, y puede parecerte extraño al principio. Pero piensa en todas las veces que has organizado una fiesta. ¿Cómo actúas? Te paseas por la sala, hablando con todo el mundo, asegurándote de que todo el mundo se lo está pasando bien. Si ves a alguien que no conoces, te presentas. Si ves a alguien que está solo, lo metes en el grupo.

Es tu fiesta, así que quieres que todos se diviertan y se sientan incluidos. No te preocupa acercarte a la gente, porque eso es lo que todos esperan que hagas. E incluso si alguien no sabe que eres el anfitrión, no importa. Sabes que eres el anfitrión y aportas esa confianza a todas tus interacciones.

Cuando vayas a una fiesta, ponte en el lugar del anfitrión. Mira a tu alrededor, observa y presta atención a tu entorno. ¿Hay alguien que está buscando dónde poner su abrigo? ¡Ayúdale! ¿Hay alguien que está solo en una esquina? ¡Habla con él! Puedes mantener una conversación muy breve y sencilla: «Hola, ¿qué tal la fiesta?» es una buena manera de empezar.

Puede que te sientas presuntuoso al asumir este papel. Pero la verdad es que la mayoría de la gente no sabe (ni le importa) si eres el anfitrión. Simplemente responden a tu calidez y apertura. Y el verdadero anfitrión te agradecerá que le ayudes a mejorar su fiesta.

Aprende a leer el ambiente

Es muy fácil entrar en una sala llena de gente que no conocemos, e inmediatamente pensar que no es nuestro público. Pero eso es sólo nuestra mente que nos juega una mala pasada. 

La verdad es que no tenemos ni idea de si es nuestro público o no, porque aún no hemos conocido a ninguno de ellos. Sólo vemos a un grupo de extraños riendo y hablando sin nosotros, y pensamos que no pertenecemos a ellos. Incluso si esos extraños son personas que realmente nos gustarían si les conociéramos.

Cuando entres en una fiesta o en cualquier otro acto social, resiste el impulso de correr inmediatamente hacia la barra o de buscar a alguien conocido. Ve más despacio durante un segundo y asimílalo todo. Muévete intencionadamente y trata de hablar con cada persona con la que te cruces. Ya sea un simple «¿Qué tal la noche?» o «¿Cómo conoces al anfitrión?», el truco es sonreír y mantener las interacciones breves. Imagínate que estás rebotando contra la gente al pasar por delante de ella. Antes de dejar a una persona, pregúntale siempre: «¿Cómo te llamabas?». Y asegúrate de que ellos también conocen el tuyo.

Es posible que la primera interacción se haga extraña, pero a medida que te los vayas cruzando, sentirán cada vez más que te conocen y la conversación fluirá más.

Siete tipos de personas que necesitas en tu círculo social

Bien, conoces un montón de gente ahora. Pero no estamos preparados para mantener tantas amistades: no tenemos el tiempo o la energía mental para ello.

Así que, ¿qué tipos de personas necesitas en tu círculo social?

Según estudios, las personas consideradas de «gran éxito» tienen un Círculo de Apoyo, que puede ser de 7 a 10 personas a las que acuden para pedir consejo, recomendaciones, apoyo, problemas de relación, etc.

Piensa en los tipos de personas de tu círculo: ¿los tienes todos? ¿Tienes muchos o pocos tipos? ¿Giras hacia un tipo más que hacia otros?

El inspirador

La persona que inspira es necesaria en tu Círculo de Apoyo para esos días en los que tu equipo no se siente a la altura de la tarea. 

Esta persona tiene el don de decir las cosas correctas para motivar al equipo y asegurarse de que los demás miembros del equipo se sientan validados. Normalmente verás a esta persona como el eterno optimista del equipo: independientemente de lo difícil que sea la tarea o situación, esta persona siempre piensa en ella como una oportunidad.

El mentor

Los mentores existen desde hace décadas. La mayoría de las personas con éxito tienen al menos un mentor en el que confían. 

Un mentor es alguien en quien confiarías, es auténtico, fiable, tiene o conoce a alguien que ha experimentado lo mismo que tú en ese momento y no te juzga. 

Los mentores son esenciales para las personas de éxito, y en todos los aspectos de la vida.

El patrocinador

Alerta de spoiler… Los patrocinadores no son sólo las personas que invierten dinero en tus ideas o negocios. 

Un patrocinador es alguien que te promociona regularmente a ti y al trabajo que haces. Puede recomendarte para oportunidades, hacer un trato en tu nombre, presentarte a otros grupos de amigos…

El responsable

El responsable es alguien que es de confianza y que siempre estará a tu lado. 

Esta persona es la que suele llegar temprano a la reunión del equipo para no perderse nada, vive de acuerdo con su palabra, así que si dice que va a hacer algo por ti, puedes considerar que la tarea está hecha. Necesitas a esta persona en tu círculo social porque siempre estará ahí para ti.

Por último, debes tratar al responsable con cuidado, ya que puede anteponer las necesidades de los demás a las suyas propias, lo que hace que se agote emocionalmente porque se compromete en exceso con regularidad.

El apoyo emocional

Los apoyos emocionales son aquellos amigos que consideras cercanos y con los que puedes ser 100% auténtico.

Necesitas que esa persona que te apoya emocionalmente esté a tu lado, que te escuche sin juzgar lo que te preocupa. Esta persona suele saber escuchar muy bien y sabe qué decirte, concretamente para que vuelvas a centrarte.

Son muy buenos escuchando a los demás e incluso pueden aportar una solución sólida para tu problema, pero son muy reservados a la hora de expresarse y pueden mantener las cosas reprimidas hasta que explotan. Irónico.

El compañero

Los compañeros son las personas con las que compartes experiencias, formas de pensar y retos similares.

Esta persona está en primera línea de fuego, pasando exactamente por lo mismo que tú, así que es beneficioso conectar y compartir ideas con ella. Hay quienes ven al compañero como competencia, pero yo prefiero verlo como un socio con el que estás desarrollando una relación mutuamente beneficiosa, preparándote para el éxito futuro.

El retador

Nada de gente que te diga lo que quieres escuchar. Necesitas varias personas que no tengan miedo de desafiarte de forma productiva.

Cuando tu círculo social cuenta con este tipo de personas que siempre están de acuerdo con lo que dices, operas pensando que tu forma de hacer las cosas es la forma en que todo el mundo debería hacerlas, cuando en realidad no es así. La gente tiene que sentirse cómoda para expresarse, y siempre va bien tener a alguien que se expresa sin miedo, para que los demás puedan sentirse también cómodos al dar una opinión constructiva.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.