La vida en furgoneta

autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en mayo, 2021

¿Te gusta el podcast? apóyalo uniéndote a la comunidad.

#171. Iñigo va Viajando Simple y viviendo (a la vez) en su furgoneta desde hace unos años. Su oficina, baño, ducha, cocina y cama están en menos de 10 metros cuadraros y hasta el día de hoy no se imagina viviendo diferente.

👨🏻‍🚀 Invitado

El lado oscuro de la vida en furgoneta

Esta es una lista de cosas que desearía haber sabido antes de vivir en una furgoneta.

Olvida todo lo que crees que sabes sobre vivir en una furgoneta

Este consejo viene de alguien que sabía muy poco sobre vivir en una furgoneta antes de que todo empezara. Ahora bien, tal vez seas alguien que ha investigado mucho sobre los pormenores de vivir en una furgoneta. Para ti, toma los aspectos técnicos y deja todo lo demás. Cada furgoneta es diferente, cada terreno es diferente y cada viajero es diferente. Algunos buscan las mejores caminatas, otros los mejores posts de instagram, y otros simplemente van por el camino. Tienes que amoldar tu aventura a lo que buscas.

Basar tu aventura en los posts de algún instagramer te va a decepcionar. A menudo, sus furgonetas tienen miles de euros en modificaciones. Las fotos son sólo de un momento, el resto de momentos no se muestran, como cuando se manchan los zapatos con agua gris, cómo se sienten después de 3 días sin ducharse, o las picaduras de bichos. Las muchísimas picaduras de bichos.

La higiene adquiere un nuevo significado

Nueva Zelanda, por ejemplo, es un país muy bueno para ir con camper. Hay muchas duchas públicas en las piscinas comunitarias y en los gimnasios. Puedes encontrar una en casi cualquier ciudad, tienes que pagar por ellas pero valen el dinero que exige esa instalación. 

Además, cuando viajas con un presupuesto limitado, las duchas no siempre tienen la máxima prioridad, sino cosas como la gasolina y la comida. Tienes que decidir qué es lo primero. Si son una gran prioridad, puedes encontrar formas, pero tendrán que ser más improvisadas de lo que crees.

Las comidas no son lo que estás acostumbrado

Los cereales pueden ser desayuno, comida y cena. Sí, puedes comer demasiadas quesadillas. La fruta es un salvavidas y la ensalada es esencial.

Por mucho que quieras tener un poco de normalidad con nuestra comida, el tiempo no siempre lo permite.

Si puede llenar tu estómago, puedes estar satisfecho con ello. No estás viviendo en una furgoneta para comer como lo harías en casa.

Invierte en tu furgoneta

Ya sea comprando una furgoneta y convirtiéndola en una en la que puedas vivir o alquilando una por un tiempo determinado. Ahorra para ello. No recortes en gastos, que luego te morderán en el trasero. 

Puede parecer un poco ridículo gastar dinero en una furgoneta de lujo, quiero decir, ¿no es guay ir de #minimalista? Puede parecer guay en Instagram, pero cuando te quedes sin café por segundo día consecutivo porque no puedes abrir la parte trasera para calentar el agua, querrás una furgoneta en la que puedas cocinar.

No esperes hacerlo todo

Cuando recibí la furgoneta por primera vez, esperaba hacer todas esas emocionantes excursiones y visitar cientos de lugares. El tiempo y energía decidieron lo contrario.

No te vas a levantar todos los días y sentirte completamente lleno de energía. ¿Que por qué no querrías ir a una excursión de cinco horas? ¡Probablemente porque acabas de dormir en una maldita furgoneta! 

Acepta cada día por lo que te ofrece.

Cuando veas una vista que te guste, deja de conducir.

En nuestra vida cotidiana, siempre se nos dice que tomemos la ruta más eficiente. No nos dicen que tomar el camino más largo a veces puede ser el mejor. Vives en una furgoneta para disfrutar de la libertad, ¡no dejes que un horario te aleje de ella!

No tienes que seguir un horario, ni siquiera ceñirte a uno que hayas creado. De eso se trata la aventura.

Sólo estás a una avería de quedarte sin hogar

La vida en furgoneta está tan idealizada en las redes sociales hoy en día que la gente suele olvidar una dolorosa verdad: la mayoría de los que viven en furgoneta son pobres. Si realmente estás en la carretera en un vehículo viejo, lo más probable es que sufras al menos una avería en medio de la nada.

Incluso si no tienes un presupuesto tan ajustado como el mío, es importante que sepas que las averías ocurren y pueden suponer un gran retraso.

Estar enfermo es duro

Estar enfermo como furgonetero suele significar que no sólo estás lejos de buenos servicios médicos, sino que además no tienes un lugar cómodo y a veces ni siquiera un cuarto de baño para sobrellevarlo. Pero tanto si estás en un coche como en una furgoneta, es probable que hayas sacrificado algunas comodidades que hacen que estar enfermo sea un poco más duro.

Pero sacrificar la comodidad también tiene su reverso: te hace apreciar mucho más las cosas sencillas. Lo que nos lleva al siguiente punto.

Los placeres sencillos adquieren un significado increíble

Casi todos los que viven en una furgoneta te dirán lo bien que sienta una ducha caliente en un baño espacioso. Un simple placer que la mayoría de la gente da por sentado, es algo que hay que saborear. Esa es la belleza de la vida en furgoneta, que te obliga a dividir la vida en los componentes más esenciales. 

El tiempo puede tener un papel desproporcionado en tu vida

También está la lluvia. Cuando tu salón es el exterior, la lluvia significa que te quedas en la cama todo el día. Si tienes que seguir cocinando fuera, lo cual, incluso cuando hace buen tiempo, es un poco molesto, estás un poco jodido.

Las redes y las comunidades son importantes

También es importante saber dónde puedes conseguir trabajo si necesitas dinero o refugiarte durante el mal tiempo. Son respaldos fundamentales para cuando ocurren cosas inesperadas.

Puede ser increíblemente solitario

El verdadero lado oscuro de la vida en furgoneta, al menos para nosotros los solteros, es el aislamiento. No es difícil hacer amigos, pero a menudo son amigos pasajeros. Salir con alguien parece imposible.

Imagino que las parejas que viven juntas en una furgoneta tienen sus propios problemas. Si compartes una furgoneta con alguien, tienes que establecer tus propios sistemas. Es necesario establecer límites claros para que funcione.

El mundo está lleno de seres humanos maravillosos y solidarios

A pesar de las dificultades para encontrar el amor en la carretera, este estilo de vida nómada también puede ofrecerte destellos del mejor lado de la humanidad.

Al final, eso es lo que hace que la vida en furgoneta merezca la pena. Recordar lo hermoso que es el mundo, en más de un sentido.

Apoya al podcast

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Mándame una paloma 🕊

Más episodios de esta categoría

La vida en furgoneta
Episodio temático nº 6