Vivir con abundancia

autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en abril, 2021

¿Te gusta el podcast? apóyalo uniéndote a la comunidad.

Tengo una vida curiosa. Hay años en los que tengo dinero más que suficiente, seguidos de meses en los que mi cuenta bancaria parece un tubo hueco.

Felizmente, los años de abundancia son mucho más largos que los breves intervalos en los que raspo la última mantequilla de cacahuete del tarro y llego a fin de mes de forma infame.

A medida que avanzo en la vida y me conozco cada vez mejor, voy adquiriendo cada vez más conocimientos sobre cómo se relacionan todas las cosas. Además, y esto puede sonar muy raro, empiezo a apreciar cada vez más los meses -sin dinero- intermedios.

Si lo piensas bien, no son más que un espejo. El dinero es un gran maestro. Pero sólo cuando puedes distanciarte lo suficiente de tu apego a él y de tus emociones en torno al dinero.

Se trata de cómo ser feliz y vivir las fases en las que el dinero juega al escondite contigo.

Perdónate a ti mismo

¿Perdonarme? Sí, perdónate por no tener «suficiente» dinero. Sea cual sea el aspecto que tenga para ti. El dinero suele estar relacionado con la autoestima y la autovaloración. No es bueno que la gente que te rodea te vea como un «fracasado», pero es absolutamente mortal cuando empiezas a verte como un «perdedor».

Esto no va a ayudar a nadie, así que deja de hacerlo inmediatamente.

Odio que la gente diga: Bueno, cuando el dinero está relacionado con lo mucho que te valoras a ti mismo, la gente que no tiene dinero simplemente no se quiere lo suficiente, ergo, es su error. Deja de sollozar, empieza a amarte a ti mismo y el dinero volará por la ventana al momento siguiente.

Hmm, puede ser. Pero eso no es lo que quiero decir aquí.

De alguna manera, la vida te está mostrando esta realidad con poco dinero flotando. Sea cual sea la razón, acepta esta situación temporal; y perdónate de verdad.

Necesitas quererte más cuando estás a punto de renunciar a los viejos condicionamientos

Esto es algo crucial, y puedes enseñarlo tú mismo. Toma conciencia del momento en que sientes esa sensación de carencia, las preocupaciones marchan como elefantes en una tienda de porcelana.

Cuando te contraes porque te acaban de dar un puñetazo en el estómago con una nueva factura de la luz.

Estos son los momentos en los que es probable que te juzgues, te odies, te castigues y te culpes.

Date cuenta de esto: Esos pensamientos, o condicionamientos, han desempeñado un papel importante para que llegues a esa situación en primer lugar. Pero cuanto antes seas capaz de soltarlos, alejándote de esa cofradía infundida de estrés y del juego de la culpa, antes te encontrarás de nuevo en un lugar mejor.

Todo esto empieza por perdonarte a ti mismo por lo que te llevó allí en primer lugar.

La vida es dura, a veces se gana y a veces se pierde. No dejes que el juego del dinero te deprima.

Eres una persona increíble con suficientes talentos, habilidades y personalidad para «triunfar» en esta vida. El hecho de que estés vivo ahora mismo, es la prueba viviente de ello

Tu definición de éxito

Esta es una cuestión delicada. Parte de ese viejo condicionamiento que tenemos que soltar para movernos más libremente en la vida, independientemente de que tengas dinero o no, es tu definición personal de éxito.

Las redes sociales no nos ayudan precisamente a construir una imagen de sí mismos fuerte y sana. La gente publica mayoritariamente su última versión 8.0 sobrehumana de sí misma, y como todo el mundo lo hace, parece que no hay forma de escapar para fijar tus objetivos en los peldaños más altos de la escalera.

Pero tal vez ese no seas tú

Eres un ser humano único, con una tarea única. Tienes unos dones increíbles que nadie más tiene. Y quizá lo que realmente te hace feliz es ordeñar cabras en una pequeña y sencilla granja en las montañas españolas.

Durante unos meses, salí con la hermana de Scarlett Johansson. Bueno, no lo era, pero era una mujer increíblemente bella de Noruega. Sólo por su aspecto, una mujer preparada para el éxito en la vida. Nos separamos y me mudé de Ámsterdam, donde nos habíamos conocido. No hace mucho la busqué en Instagram. Vi fotos de un trasero de vaca, de campos con margaritas y una casita en una ladera. Y ella, con una cara muy feliz y contenta.

Dirigir una granja en una zona remota en algún lugar del centro de Noruega no está en lo alto de la escala de reconocimiento de Instagram y Facebook, de la gratificación y del certificado «Lo has conseguido».

Deja de dejar que las redes sociales te digan cómo debes comportarte. Y lo que es el éxito.

Si lo descubres por ti mismo, estarás a mitad de camino.

Tal vez estés buscando. Tal vez te pierdas a diario en los miles de vídeos sobre cómo ganar dinero ahora. Sólo recuerda una cosa. Todos los «vídeos de éxito en una semana» están provocando tu sensación de carencia.

Funciona así: No tienes una galleta. El tipo del vídeo tiene montones de galletas, y te mostrará cómo conseguir también montones de galletas. Primero, por supuesto, tienes que pagarle una galleta.

Ten en cuenta que probablemente no sean galletas lo que buscas en primer lugar.

Cuando no tienes ni idea de cuál es tu valor real para este mundo. Sigue este sencillo ejercicio.

Primero, piensa en qué ganas dinero ahora mismo. O con lo que no ganas dinero, con lo que ganabas dinero en el pasado. Esto hace que te des cuenta de que realmente puedes ganar dinero. Esto parece una estupidez, pero cuando la gente a veces entra en la llamada «contracción de la carencia» puede sentirse bastante inútil y de ahí surge la idea de que no hay forma de ganar dinero.

Ahora imagina esto, la guinda del pastel. Imagina que estás con un grupo de amigos, en una clase del colegio o con la familia. Pregúntate esto: qué valor les das. ¿Qué puedes hacer tú que no pueda hacer tu hermana, tu sobrino o tu tío? Hacerte esta pregunta tan sencilla lleva las cosas al fondo, detrás de lo que creemos que debemos ser para tener éxito.

Tal vez hagas reír a la gente todo el tiempo; conviértete en un comediante. Tal vez piensas en profundidad, sigues las noticias y desarrollas tus propias opiniones; conviértete en escritor. Tal vez te guste cuidar de la gente; conviértete en enfermera. La segunda parte también es esencial. No contemples «cuánto dinero gana eso» o lo popular que es el hashtag Enfermera en Instagram. No hay lugar para un mundo lleno de influencers.

Lo más importante en la vida es seguir las migas de pan de la alegría

Esto te llevará a tu verdadera vocación, a tu éxito personal, a la alta vibración y a una porción garantizada de felicidad a diario. Y sí, probablemente también mucho dinero.

Sigue lo que te da alegría y sé agradecido. Cuando estás en un espacio de carencia, es difícil ser agradecido.

¿Estar, qué? ¿agradecido por no tener dinero? Vamos.

Empieza a mirar detrás de ese condicionamiento. Estoy de acuerdo en que la creencia en la carencia es una de las cosas que puede ser tan dominante y empaña toda tu visión amplia. Pero es posible.

Mira lo que realmente está ahí. Nunca mires lo que no está ahí.

Es una elección, realmente, es así de simple.

A veces me sorprendo a mí misma divagando en ese desagradable pozo de emociones impulsadas por la falta. Veo a alguien por la calle, o conozco a alguien en una fiesta que huele, respira y habla de éxito. Me entra esa vena celosa que me cierra el corazón inmediatamente. ¿Qué está haciendo él o ella que yo me pierdo? ¿Qué tiene él que yo no tengo?

Ya he aprendido que esto no me lleva a ninguna parte. Y sabes que ese tipo puede pensar lo mismo de mí.

Cuando has marcado las casillas de lo que la sociedad y el condicionamiento nos dicen que es el éxito, puede que te encuentres persiguiendo eso toda tu vida, que adquieras algo o mucho de ello, y que te encuentres infeliz al final del trayecto mirando al guitarrista hippy que seduce a las mujeres más calientes de la zona, y que admiras su libertad y su verdadera pasión.

El sentimiento de carencia proviene de los condicionamientos del pasado. Todo empieza por dejar de lado eso. Date cuenta de lo que eres, no de lo que no eres. Escribe lo que has conseguido en tu vida, escribe tus talentos, mira a tu alrededor en tu casa o apartamento. En primer lugar, ¡tienes una casa! Tienes tu salud, todavía puedes comprar algunos alimentos. Tienes a tus amigos, a tu familia. Mira esa increíble puesta de sol, la luna llena que da un revestimiento de plata a nuestros sueños por la noche.

La vida es abundancia, está a nuestro alrededor.

La práctica de la gratitud empieza por conectar con lo que nos rodea tan abundantemente, de día y de noche. Empieza a verlo de nuevo más allá de la ilusión de la carencia.

El sentimiento de gratitud te lleva a sonreír, te lleva a la alegría, por el mero hecho de estar vivo, en este precioso momento que también se te regala. De forma gratuita.

¿Empiezas a sentirte ya rico? Porque lo eres. Sólo lo has olvidado por un momento. Conecta con esa riqueza, a diario, dedícale tiempo, sobre todo en tiempos de menos dinero.

«Las mejores cosas en la vida no cuestan dinero». Steve Jobs

Me gustan estos periodos porque cada crisis me hace crecer. Veo los periodos de mi vida sin mucho dinero como momentos de transformación. Me hacen ser mucho más consciente de lo que ya tengo, y me hacen utilizar mejor esos activos. Me hacen seguir mis sueños con más fuerza, incluso cuando no da sus frutos inmediatamente. Me hacen darme cuenta de que, en esos periodos de abundancia de dinero, yo era completamente la misma persona, con mis días felices y mis días no tan felices. Tener o no tener dinero no parecía importar mucho.

Dejo ir todo el miedo y el sentimiento de carencia y confío profundamente en que salgo de esta fase aún más rica, más profunda y más yo misma.

O, y sólo una cosa más. Nada sale de la carencia, ni siquiera existe. Eres más rico de lo que crees.

Apoya al podcast

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Mándame una paloma 🕊

Más episodios de esta categoría

Vivir con abundancia
Episodio de categoría nº 2