cabecera pau ninja podcast

Sufrir para crecer: el dolor de la vida es necesario

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en febrero, 2023

#388. Charla con Darío sobre el propósito de sufrir a propósito para poder crecer como persona. El dolor a corto plazo para los resultados a largo plazo.

 

Recursos mencionados

El dolor es la experiencia de enfermedad más común en el planeta y, sin embargo, los que lo sufren suelen ser mal tratados y soportan el estigma por sentir dolor, que es una emoción y reacción humana normal, como la causa y el efecto. Cuando te tropiezas con un dedo del pie, gritas «¡Ay!» sientes dolor. Sin embargo, cuando el dolor es emocional, mental y espiritual, la sociedad tiende a ver el dolor de forma diferente.

El sufrimiento en nuestros tiempos

Conocida como la noche oscura del alma, la tormenta, el sufrimiento, sirve para algo. Te dota de recursos vitales para el crecimiento personal. Las personas más felices son las que han pasado por dificultades para emerger con una profunda sabiduría que compartir con los demás, tu respuesta a las dificultades se mide por tu actitud, y la resiliencia mental y la forma en que interpretas cómo los acontecimientos dan forma a tu vida. Sólo hay dos opciones ante las dificultades: estar a la altura del desafío y superarlo, o retirarse a la desesperación.

No es ningún secreto que ahora mismo nos enfrentamos a una creciente crisis de salud mental y que muchos de nosotros estamos experimentando cantidades increíbles de dolor y sufrimiento.

Casi la mitad de los estadounidenses, según un estudio, afirman que la crisis del coronavirus ha perjudicado su salud mental. Se predice que las «muertes por desesperación», sobre todo por suicidio y consumo de sustancias, se sumarán al aumento de la mortalidad y a la reducción de la esperanza de vida de los estadounidenses durante la pandemia de COVID y después de ella.

No debería sorprender que las ventas de libros, artículos y aplicaciones de autoayuda para nuestros dispositivos móviles se hayan disparado. Los únicos artículos más demandados son las mascarillas y los desinfectantes de manos.

Los productos de autoayuda prometen cambiarnos, hacernos mejores personas que cuando empezamos, como si faltara una parte esencial de nuestro pensamiento y hubiera que añadirla. Están llenos de promesas de reducir o eliminar lo que está mal en nosotros. Nos dicen lo maravillosos que somos, que somos únicos y especiales. Nos bombardean con tópicos débiles y con basura para sentirse bien que emite el olor no de la santidad sino de la santurronería.

No tengo ni idea de cuándo se puso de moda eso de que «la vida debería ser siempre justa y fácil», antes de que los padres ricos pensaran que estaba bien comprar el acceso de sus hijos mediocres a las universidades de primera categoría, ciertamente antes de que la corrección política cancelara la libertad de expresión y las opiniones disidentes en las universidades y los periódicos. Y, sin duda, antes de que cada pequeña cosa que va mal fuera una crisis: Marcos no sacó un sobresaliente en el examen. ¡Crisis! El nuevo jefe de Marta no aprecia su talento. ¡Crisis! Laura no fue elogiada por su profesor en su proyecto de arte. ¡Crisis!

¿Quieres oír hablar de una crisis? Lee sobre campos de concentración y gulags. Echa un ojo a algún documental sobre la gente que se muere de hambre en África. Pasa un poco de tiempo con los indigentes que viven en las calles. Esas son crisis legítimas, no tu precioso ego y tus preocupaciones egoístas.

La gente no siempre señaló con el dedo y miró al pasado, sino que unió sus manos y miró al futuro.

Los estudios han demostrado que una de las mejores maneras de superar la ansiedad que acompaña al dolor y al sufrimiento es conectarse con otros. No lo hagas solo.

4 formas de crecer desde el sufrimiento

Aquí tienes 4 formas prácticas de crecer desde el dolor y el sufrimiento:

Comprende el verdadero estado de tus circunstancias

No te equivoques, un ciclo repetido de abusos puede crear un trastorno de estrés postraumático (TEPT), un grave problema de salud mental. Sin embargo, aunque el abuso y el trauma pueden desarrollar efectos secundarios negativos, es igualmente probable que se desarrollen habilidades de afrontamiento positivas que conduzcan al crecimiento personal.

El crecimiento a partir de la crisis no es un concepto nuevo. A lo largo de la historia, los seres humanos han sido testigos de la lucha y la victoria, así como del dolor y la curación. El crecimiento postraumático describe a una persona que se hace más fuerte debido a su trauma.

Aunque esto pueda sorprender a algunos, la razón es sencilla: el dolor y el sufrimiento nos proporcionan claridad. Puede despejar los pensamientos caóticos que nublan nuestro pensamiento durante una crisis y crear el espacio que necesitamos para pensar en cómo y por qué se produjo la situación.

A menudo, una calamidad es un golpe duro que no podemos ignorar, mientras que una intrusión más suave en nuestra vida no llamaría nuestra atención. Puede abrirnos y movernos a cambiar nuestra forma de actuar.

Cómo hacer que funcione para ti

No es fácil encontrar consuelo en medio del dolor y el sufrimiento. La única salida es considerar si puede haber algún beneficio en tus circunstancias, aunque no tengas ni idea de cuál puede ser. El simple hecho de estar abierto a la posibilidad te permite deshacerte de tu mentalidad de víctima y sentirte capacitado. Tendrás que armarte de valor y buscar lo positivo en tu situación, porque no llegará milagrosamente a ti. Sin embargo, una vez que lo encuentres, empezarás a ver el regalo que te ha traído la crisis.

Aprovechar la oportunidad para construir la resistencia y la resiliencia

Vivimos en una cultura que persigue la felicidad constante y los elogios por todo lo que hacemos. Por si no te has dado cuenta, nos ha convertido en un grupo de débiles y frágiles peleles que esperan que nuestras vidas sean perfectas. Cuando algo no sale como queremos, lo catastrofizamos. Nos sentimos ofendidos por todo, porque todo gira en torno a nosotros, ¿no?

El dolor y el sufrimiento nos recuerdan cómo funciona el mundo real, no el inventado por los vídeos de YouTube y el entretenimiento sin sentido. No nos hacemos resistentes por sentirnos bien todo el tiempo. De hecho, la resistencia y la resiliencia son subproductos del dolor y el sufrimiento. Necesitamos sentirnos mal, sólo tenemos que mejorar en ello porque los malos sentimientos crean nuestros más poderosos incentivos para volvernos más fuertes e inteligentes.

Tanto la resistencia como la resiliencia requieren que nos acerquemos a nuestras emociones negativas, como la ira y la ansiedad. Es la única manera de examinarlas, rastrear sus raíces y descubrir por qué han surgido. Sólo entonces podremos entender cómo mejorarnos a nosotros mismos.

La clave para crecer a partir del dolor y el sufrimiento es aprender a aprovechar los sentimientos negativos. No te volverás más resiliente a partir de experiencias fluidas. Tendrás que experimentar el fracaso y abrirte paso a través de situaciones de mierda si esperas convertirte en una persona más fuerte e inteligente.

Cómo hacer que funcione para ti

Nuestra ansiedad por el dolor y el sufrimiento proviene de nuestro implacable enfoque en el yo. Nos obsesionamos con cómo evitar más dolor en el futuro. En cambio, los psicólogos sugieren que deberíamos dedicar nuestro tiempo a prepararnos para el dolor en el futuro. Porque, ¿adivina qué?

  • La mierda pasa.
  • La vida es dura.
  • El dolor es inevitable.
  • El crecimiento es opcional.
Es tu elección.

Afinar los valores

Si le pidieras a la mayoría de las personas que enumeraran sus valores más importantes, se quedarían sin tiempo mientras sus mentes buscan frenéticamente el significado de la palabra. Los valores, ¿no son las cosas que aseguramos en caso de incendio o robo? Nuestra mente suele acudir a las posesiones físicas, a las cosas a las que damos valor.

Parte de la claridad que aportan el dolor y el sufrimiento es la fortaleza mental para definir lo que es verdaderamente importante para ti. Cuando afines tus valores, verás cuáles son aquellos por los que merece la pena sufrir y cuáles son basura y deberían ser desechados.

El dolor y el sufrimiento hacen que cambie el suelo que tenemos debajo. Ya no se trata de una casa más grande o un coche más nuevo. Crea la necesidad de plantear la pregunta más significativa: «¿Qué debo hacer en la vida?».

La respuesta a esta pregunta nos ayudará a identificar las cosas que nos aportarán valor y significado. Esos son los valores por los que estamos dispuestos a correr el riesgo del dolor y el sufrimiento porque estamos motivados para protegerlos.

Los buenos valores conducen a una vida de satisfacción y alegría, emociones que tienen mucho más peso que la felicidad, que es transitoria y depende completamente de nuestras circunstancias externas.

Los buenos valores también forman nuestro carácter. Es fácil confundir el carácter con la personalidad, pero ambos son muy diferentes. Las personalidades pueden ser introvertidas, extrovertidas, seguras de sí mismas, enérgicas, etc., y la mayoría de nosotros nos convertimos en expertos en esto en el momento en que llega la pubertad.

El carácter implica rasgos que sólo se revelan en situaciones específicas, y a menudo turbulentas. Rasgos como la bondad, la honestidad, la paciencia y la justicia se basan en las creencias que tenemos sobre nosotros mismos y los demás.

Cómo hacer que funcione para ti

Los buenos valores se consiguen internamente; los malos valores dependen de las circunstancias externas. Tómate el tiempo necesario para encontrar la quietud que reside en lo más profundo de tu ser y reflexiona sobre los valores que colocas por encima de los demás. Identifica los momentos en los que has sentido alegría y satisfacción y luego rastrea los orígenes de esas emociones.

Encuentra tu esperanza

La esperanza en nuestro mundo se siente un poco estrangulada en este momento, pero siempre ha sido así. El mundo siempre ha tenido problemas y, sin embargo, la vida encuentra un camino, incluso en medio de una pandemia llena de dolor y sufrimiento.

¿Y si la esperanza y la desesperación son caminos hacia el mismo destino?

Si queremos crecer a partir de nuestro dolor y sufrimiento, tenemos que abrazarlo y extraer un significado constructivo en torno a él. Si experimentamos el placer sin sacrificio, no tiene sentido. ¿A qué estamos dispuestos a renunciar para agarrarnos a algo que no podemos perder?

La esperanza es la razón por la que nos levantamos por la mañana. Es el botón de nuestra mente para sentir que las cosas que hacemos cada día merecen la pena. La esperanza da estructura a nuestra mente y, sin ella, nuestro cerebro se derrumba en un charco de lástima. La ansiedad, la depresión y el suicidio son crisis de esperanza.

Tienes esperanza porque te importa. Es tan sencillo como eso. Le da a tu vida un sentido de propósito que te llevará hasta el final de tus días con gratitud y significado.

Cómo hacer que funcione para ti

Para que la esperanza crezca, tienes que encontrar un sentido a tu dolor y sufrimiento. Sin embargo, ese significado debe estar ligado a la realidad, y no a una fantasía en la que te recuestas y señalas con el dedo la culpa porque tu mundo no es perfecto, y luego esperas que una versión más grande de tus padres te ponga una tirita para que todo parezca mejor. Aunque no puedes controlar las circunstancias externas, sí puedes elegir la influencia que tu dolor tiene sobre ti.

Pasos prácticos para la acción

Hay que pasar de la información a la transformación y para ello, debes examinarte a tí mismo.

¿Qué cambios, grandes o pequeños, quieres en tu vida?

Lo ideal es hacer una lista con papel y bolígrafo, pero el teléfono o el ordenador portátil también sirven.

Escoge un cambio que sea el que más desees, y analiza:

  • ¿Qué se necesita para lograrlo?
  • ¿Por qué no lo has hecho todavía?
  • ¿Cuáles son sus temores?
  • ¿Cuál es tu motivación?
  • ¿Quizás no es lo suficientemente importante para ti?
Hazlo hasta que des con un cambio que sea lo suficientemente importante para ti, y que te entusiasme hacer, y entonces sal de tu zona de confort y pasa a la acción.

Puede ser un largo viaje, o un camino rápido, dependiendo del cambio que hayas elegido. Puede que decidas hacerlo solo, o pedir ayuda.

Pero nadie lo va a hacer por ti, eso está claro. Y no lo conseguirás si ni siquiera empiezas.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría