cabecera pau ninja podcast

Salvar la Tierra: comer carne de ganadería regenerativa

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en diciembre, 2022

#313. La ganadería regenerativa son prácticas de regeneración del medio ambiente utilizando los animales en su estado más natural: pastando libres. El único límite son la propiedad privada del terreno. Nadie mejor que Alejandro Carrillo para explicarme esto al detalle. Uno de los pioneros en estas prácticas desde México.

Recursos mencionados

Libro: Sacred Cow

Carne de pasto: la carne de Alejandro

Documental: Kiss The Ground

  • Web oficial
  • En siguiente episodio en el 2023, va a salir el rancho de Alejandro. Se va a llamar COMMON GROUND, COMMON GOOD.

Vídeo: regeneración de suelo en el norte de México

Charla: Alejandro Carrillo

¿Qué es la ganadería regenerativa?

Los pequeños ganaderos dicen que la ganadería, y no el veganismo, tiene el potencial de salvar el planeta.

La agricultura regenerativa, un movimiento creciente destinado a restaurar la salud y la fertilidad del suelo mediante prácticas agrícolas que imitan los ecosistemas naturales, pretende alejarse del modelo industrial extractivo que domina nuestro sistema alimentario. En su lugar, quiere adoptar un enfoque holístico que devuelva al suelo al mismo tiempo que toma.

Al emplear los beneficios naturales de los animales de pastoreo, la ganadería regenerativos puede ser la solución a la crisis climática.

Los efectos dañinos de la agricultura en el planeta

Nos inundan con informes de que la agricultura animal, y en particular las vacas, están destruyendo la Tierra. Pero eso no es cierto. Lo que sí es cierto es que la agricultura industrial de altos insumos está destruyendo rápidamente la tierra y el medio ambiente.

Las vacas pueden formar parte de eso si se industrializan. Pero las vacas, las ovejas y otros animales en un sistema de pastoreo natural pueden ser la respuesta al cambio climático.

La gran mayoría de la carne procede de granjas industriales, donde los animales se mantienen en estrecho confinamiento y se alimentan con cultivos como el maíz y la soja. Las granjas de monocultivo (como las que cultivan piensos) controlan las malas hierbas y las plagas mediante labranza intensiva, arado y productos agroquímicos que destruyen la biodiversidad de los ecosistemas que dan vida. Y la agricultura industrial no se limita a la industria cárnica: la mayoría de los cereales, frutas y verduras también proceden de granjas industriales.

El uso de fertilizantes y pesticidas químicos ha cambiado radicalmente las poblaciones microbianas del suelo. Y el daño puede tener efectos agravantes.

El uso excesivo de fertilizantes sintéticos altera los ciclos naturales del carbono en el suelo, lo que significa que las granjas necesitan mayores dosis de fertilizantes para mantener el rendimiento. Es una espiral descendente: cada vez dependemos más de los fertilizantes químicos.

Lo mismo ocurre con los herbicidas como el glifosato (Roundup); a medida que las malas hierbas se hacen resistentes, los agricultores aplican más, lo que degrada aún más el suelo. Estas prácticas agrícolas industriales contribuyen a la asombrosa tasa de degradación del suelo de la Tierra: 24.000 millones de toneladas al año.

¿Podrían las vacas combatir el cambio climático?

Los animales en un sistema de pastoreo natural pueden ser la respuesta al cambio climático.

Cuando los animales de pastoreo se trasladan de los cebaderos a las praderas, son capaces de restaurar un suelo sano, al tiempo que ayudan a secuestrar el dióxido de carbono (CO₂) de la atmósfera. Las vacas y las ovejas son rumiantes (de la misma familia que el bisonte, el búfalo y el ñu) que evolucionaron junto a los pastos en una relación mutuamente beneficiosa. Sus sistemas digestivos se desarrollaron para descomponer la hierba y, al hacerlo, ayudan a reciclar los nutrientes en el suelo mediante el vertido de estiércol.

Estos procesos reconstruyen la materia orgánica del suelo: la mezcla fértil de tierra, sistemas de raíces, redes de hongos y poblaciones microbianas beneficiosas necesarias para cultivar alimentos nutritivos. Y el mundo necesita ciertamente un suelo fértil.

Hace cinco años, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación publicó un informe en el que estimaba que sólo tendremos suelo apto para cultivar alimentos durante 60 años más.

El acto de pastar también estimula la fotosíntesis de la hierba, el proceso de extraer el dióxido de carbono de la atmósfera y convertirlo en carbohidratos. Tras un periodo de pastoreo, la planta vuelve a concentrar su esfuerzo en la reproducción de la biomasa.

Y las praderas perennes son sumideros de carbono especialmente beneficiosos: desarrollan sistemas radiculares profundos que exudan carbono en el suelo, alimentando poblaciones bacterianas subterráneas que ayudan a devolver los nutrientes a la planta. 

Los animales son muy importantes porque trabajan con los cultivos perennes. Y los cultivos perennes tienen una oportunidad mucho mayor de secuestrar carbono frente a los cultivos anuales como la soja, el maíz y el trigo.

Un estudio de 2016 de la Universidad Estatal de Michigan descubrió que si se aplicaran prácticas de pastoreo regenerativo al 25% de los cultivos y praderas de Estados Unidos, el carbono secuestrado podría compensar totalmente las emisiones de la agricultura estadounidense.

Si queremos un planeta en el que vivir, tenemos que activar nuestros pastos globales y regenerarlos para que funcionen con la mayor eficacia posible, bombeando el carbono de la atmósfera de vuelta al suelo, donde debe estar.

La industria alimentaria nos tiene engañados

Un estudio realizado a principios de 2020, una empresa de investigación centrada en la sostenibilidad, descubrió que White Oak Pastures (una granja familiar con más de 150 años de edad) secuestra más gases de efecto invernadero de los que emite.

Su cálculo analizó todos los aspectos de la granja (incluidos el sacrificio, el transporte, el estiércol y las emisiones de metano de las propias vacas) y descubrió que, por cada kilo de carne de vacuno, White Oak secuestra 3,5 kg de CO₂, lo que la convierte en un sumidero neto de carbono.

Se trata de un nivel de emisiones un 111% inferior al de la carne de vacuno convencional (un kilo de la cual da lugar a 33 kg de CO₂ emitidos). Y lo que es más sorprendente, también es inferior al de los sustitutos veganos de la carne.

En otro análisis, se descubrió que Impossible Burger (una marca de hamburguesas veganas mundialmente conocida) emite 3,5 kg de CO₂ por kilo de carne vegana, mientras que White Oak Pastures secuestra esa misma cantidad. 

Esto se debe, en parte, a que la soja modificada genéticamente (el ingrediente principal de la Impossible Burger) es un monocultivo industrial que también se cultiva habitualmente para la alimentación animal (por cierto, la producción y el transporte de piensos representan el 45% de la huella de carbono de la agricultura animal).

La industria alimentaria ha creado un maravilloso escenario desde el que apedrear la carne y alabar la planta. Culpan a los animales de corral y luego ofrecen una hamburguesa ultraprocesada como alternativa, sustituyendo un alimento producido industrialmente por otro. 

El verdadero enemigo del medio ambiente es la producción alimentícia industrial: eso es a lo que debemos prestar atención.

Cambiar de comprar de carne convencional a comprar carne cultivada de forma regenerativa procedente de pequeños agricultores tendrá un efecto mucho mayor en el mercado que el abandono de la carne de vaca. 

¿Qué crees que van a hacer los titanes de la industria alimentaria del mundo? Van a seguir sacrificando carne de vacuno y pollos por centenares de millones y, al mismo tiempo, empezarán a producir fuentes de proteínas de origen vegetal porque es una nueva base de mercado que está creciendo, y van a sacar provecho de ello.

¿Puede la agricultura regenerativa alimentar al mundo?

¿Y la alimentación del mundo? ¿Puede la agricultura regenerativa alimentar a los 7.500 millones de personas?

Existe un mito fomentado por las grandes empresas agrícolas y los opositores a la carne, según el cual no podemos alimentar al mundo sin estas instalaciones de confinamiento, pero eso simplemente no es cierto. Se produce mucha más carne de la tierra cuando se pastorea de forma intencionada.

Casi un tercio de nuestra tierra agrícola se dedica al cultivo de piensos; trasladar el ganado a los pastos lo liberaría para los cultivos comestibles.

Además, casi el 50% de la tierra de Norteamérica se considera pasto que no puede utilizarse para el cultivo; los rumiantes pueden aprovechar los arbustos, árboles y hierbas que crecen allí y convertirlos en proteínas de alta calidad para los humanos, todo ello mientras mejoran el suelo del que se alimentan.

Presta atención a la cadena de suministro

Siempre hay una simplificación excesiva de un asunto: la gente no tiene tiempo para profundizar en el tema en cuestión. Pasar de «la carne de granja es mala» a «la solución es no comer carne» es una especie de tendencia natural.

Lo más importante que pueden hacer los consumidores es tener los ojos abiertos a la cadena de suministro en sus elecciones alimentarias.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.