enfadado comiendo vegetales

(No) soy antivegano

Escuchar aquí
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en abril, 2024

Patrocinador: mis productos de biohacking
Cupón descuento: NOTAS

#468. No es lo mismo ser antiveganos que ser antiveganista, por esto os comento unas cuantas reflexiones que me vinieron a la mente sobre por qué tiene todo el sentido del mundo ir en contra de una agenda que nos castra biológicamente, que destruye el medio ambiente y que no es ético ni para los animales ni para nuestra salud.

En los últimos años, los documentales de Netflix, los famosos y las organizaciones benéficas nos han enseñado que ser vegano es lo mejor que puedes hacer por tu salud.

Y el poderoso mensaje parece haber calado: más de 5 millones de españoles siguen una dieta basada en plantas, lo que representa un aumento de hasta diez veces desde hace una década.

Uno de los principales argumentos de venta del veganismo es que elimina la carne roja y la carne picada, que durante mucho tiempo se han relacionado con el cáncer.

Pero cada vez hay más pruebas de que ser vegano también puede ser perjudicial para la salud, sobre todo si no se toman muchos suplementos.

Problemas de salud de las dietas veganas

dieta vegana problemas

Los estudios han demostrado que los veganos tienen más probabilidades de sufrir fracturas óseas y anemia, porque la dieta restrictiva les deja sin nutrientes clave que sólo los lácteos y la carne pueden proporcionar en cantidades suficientemente elevadas.

Y aunque algunas investigaciones indican que una dieta basada en plantas puede disminuir el riesgo de sufrir un infarto de miocardio o diabetes de tipo 2, las deficiencias que provoca pueden aumentar la probabilidad de sufrir un derrame cerebral.

En los últimos años se ha producido una oleada de alimentos veganos altamente procesados -hechos para que sepan como los auténticos- que, según los expertos, son igual de malos, si no peores, para nuestra salud.

Se han dedicado pasillos enteros de los supermercados a los productos vegetales, desde quesos veganos hasta hamburguesas sin carne y helados no lácteos.

Para lograr la tarea imposible de hacer creíbles los sustitutos insípidos de las verduras o el tofu, los fabricantes de alimentos a menudo tienen que atiborrarlos de aceites poco saludables, almidón y otros ingredientes ricos en grasas saturadas, azúcar y sal.

En muchos casos, tienen más calorías y menos nutrientes vitales que los productos de origen animal.

Fracturas óseas

rotura hueso

El documental de Netflix de 2018 «The Game Changers» fue un gran éxito para el servicio de streaming, y se estima que fue el documental «más visto» de su historia en ese momento.

En él se afirmaba que comer carne podía entorpecer el rendimiento de un deportista y causar estragos en el corazón, la función sexual y provocar una muerte prematura.

Sin embargo, los estudios realizados desde entonces han demostrado que los veganos tienen muchas más probabilidades de sufrir una deficiencia de calcio que los carnívoros, lo que les expone a un mayor riesgo de fragilidad ósea y déficit energético.

El cuerpo humano necesita unos 1.300 miligramos (mg) de calcio al día para mantener unos huesos sanos, que la mayoría obtiene de los yogures, el queso y la leche.

Pero los veganos deben recurrir al brécol, las espinacas y el pan de centeno –que deben comer en cantidades ingeribles– para obtener suficiente mineral.

Cuando hay una carencia, el cuerpo empieza a reabsorber el calcio de los huesos y a utilizarlo para otras funciones, como ayudar a los músculos a contraerse o regular el ritmo cardiaco.

Los veganos tienen más del doble de probabilidades de sufrir una fractura de cadera, una lesión de tobillo u otro daño óseo en la pierna, advirtió un estudio realizado en 2020.

Consumían casi la mitad de calcio diario que los carnívoros, unos 611 mg al día frente a los 1.058 mg de los carnívoros.

Los científicos responsables de la investigación creen que la falta de consumo de calcio estaba detrás del mayor riesgo de fracturas entre los veganos.

También señalaron la pérdida rápida de peso, un beneficio citado del veganismo.

Dijeron que la pérdida de peso dejaría menos «amortiguación» a los huesos cuando alguien se cae, aumentando el riesgo de fractura.

fractura

También afirmaron que ser más ligero significa que los huesos tienen que soportar menos peso, lo que hace que sean más débiles.

tro estudio de 2022 advertía de que las mujeres vegetarianas tenían un mayor riesgo de fracturarse la cadera más adelante en la vida, en comparación con las carnívoras.

En él participaron 26.000 mujeres de mediana edad y reveló que las que no comían carne tenían un 33% más de riesgo de fracturas. Aunque estas mujeres seguían consumiendo leche y huevos, los resultados también sugieren que las veganas corren más riesgo.

Otro estudio de 2008 también advertía de que los veganos tienen más probabilidades de sufrir fracturas óseas.

Anemia

anemia

Normalmente, el organismo fabrica suficientes glóbulos rojos para suministrar el oxígeno adecuado a todas las células, permitiéndoles realizar sus funciones diarias.

Pero en los anémicos, hay muy pocos glóbulos rojos para esta tarea, lo que desencadena síntomas como cansancio, palidez, latidos irregulares del corazón y dificultad para respirar.

Los veganos tienen un riesgo de anemia mucho mayor que los carnívoros, porque su dieta elimina los productos animales, fuentes clave del hierro y la vitamina B12 necesarios para fabricar glóbulos rojos.

Según un estudio de 2019, el 6,6% de los veganos padecen anemia, el doble que el 2,9% de los carnívoros. Entre los vegetarianos, la tasa era del 3,9%.

Las mujeres necesitan unos 15 mg de hierro al día hasta los 50 años, pero después de la menopausia esta cantidad desciende a 8,7 mg. Los hombres necesitan unos 8 mg al día.

Otro artículo de 2016 también advertía de que los veganos deben asegurarse de ingerir suficientes nutrientes, tras descubrir que los seguidores de esta dieta tenían más probabilidades de sufrir anemia limítrofe que los consumidores de carne.

Hierro en la carne

Las carnes rojas, como la ternera, el cordero y el cerdo, así como el hígado, las aves y el salmón, son ricas en hierro y vitamina B12.

Pero los veganos tendrán que comer abundantes cantidades de lentejas, garbanzos, tofu y cereales enriquecidos para satisfacer sus ingestas diarias recomendadas.

Según un estudio de 2019, ya se considera que una quinta parte de los veganos tienen carencia de vitamina B12, lo que, según advierten los médicos, les expone al riesgo de sufrir lesiones nerviosas irreversibles que podrían provocar entumecimiento de manos y pies.

También corren mayor riesgo porque el organismo no absorbe tan fácilmente el hierro de las plantas como el de la carne, lo que significa que necesitarán consumir más.

Apoplejía/ Deficiencia de B12

vitamina b12

Algunos científicos sugieren que seguir una dieta vegana puede aumentar el riesgo de derrame cerebral.

Está bien establecido que evitar el consumo de carne roja ayuda a reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas, y también el riesgo de diabetes tipo 2.

Pero un estudio británico en el que participaron 48.000 personas -entre ellas 16.000 veganos- descubrió que había tres casos más de ictus por cada 100.000 personas entre los veganos que entre los consumidores de carne.

Los científicos advirtieron que sus resultados eran observacionales, lo que significa que no demostraban que el cambio de nutrientes asumidos en la dieta estuviera detrás del mayor riesgo.

Pero en el documento de 2019 sí señalaron que la carencia de vitamina B12 -más frecuente en los veganos- aumenta el riesgo de ictus.

Esto se debía a que su ausencia inhibe la eliminación de proteínas del torrente sanguíneo, lo que provoca inflamación, que a su vez aumenta la probabilidad de que se dañen los vasos sanguíneos. Éste es un factor de riesgo clave del ictus.

Las principales fuentes para los consumidores de carne son las sardinas, la ternera, el atún y el hígado animal. Para los veganos, las principales fuentes son la marmita, la soja enriquecida y algunas carnes de origen vegetal.

Depresión

depresión

Muchos creen que renunciar a la carne y a otros productos de origen animal debería hacer que la gente se sintiera bien consigo misma por proteger la vida salvaje y el planeta.

Pero cada vez hay más pruebas de que las personas que se han vuelto veganas tienen más probabilidades de sufrir depresión que las que comen carne.

Un estudio publicado este año, en el que se encuestó a 14.000 brasileños de entre 35 y 74 años, descubrió que los que seguían una dieta vegana tenían el doble de probabilidades de estar deprimidos, aunque su ingesta de nutrientes fuera similar a la de los carnívoros.

Un metaanálisis publicado en 2020 y que incluía a 160.000 carnívoros y 8.500 abstemios de la carne también descubrió que los que eliminaban la carne de su dieta tenían muchas más probabilidades de sufrir depresión.

Las personas que eligen dietas restrictivas como el veganismo tienen más probabilidades de sufrir trastornos alimentarios como la anorexia.

El arroz contiene arsénico

arroz arsenico

La mitad de la población mundial come arroz todos los días, lo que convierte a este cereal en una importante fuente de nutrición para miles de millones de personas. Pero a menudo hay algo desagradable en esos granos junto a las vitaminas, minerales y carbohidratos. Debido a la forma en que se cultiva, el arroz puede albergar arsénico, que es una amenaza para la salud humana.

Aún no está claro el alcance del riesgo para la salud, pero las cosas no pintan bien. Los estudios han relacionado la exposición crónica al arsénico con cánceres de vejiga, pulmón, piel y próstata, así como con enfermedades cardiacas. A corto plazo, puede causar problemas gastrointestinales, calambres musculares y lesiones en manos y pies.

Problemas que causa el veganismo en el medio ambiente

huella carbono

La ONU afirma que la carne y los productos lácteos (ganado de granja) representan el 11,2% de las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el hombre. Pero, ¿qué problemas suponen para el medio ambiente las dietas veganas?

Al igual que es posible ser vegano y seguir comiendo de forma poco saludable -sin el equilibrio alimentario adecuado, los veganos pueden prescindir de vitaminas, proteínas y ácidos grasos importantes, e ingerir demasiadas grasas saturadas-, hay algunos alimentos veganos que no son buenos para el planeta.

Leches vegetales

¿Sabías que se necesitan 74 litros de agua para preparar un solo vaso de leche de almendras? Eso es más que una ducha típica. La leche de arroz también es bastante «sedienta», ya que necesita 54 litros de agua por vaso. Cifras que están muy, muy lejos de las de la leche de vaca.

Aguacates

aguacates

Tanto si los prefieres en una tostada como en guacamola, los aguacates son otro cultivo que consume mucha agua. Es difícil determinar la «huella hídrica» exacta de esta pequeña fruta verde, pero algunas fuentes afirman que se necesitan 227 litros de agua para cultivar un solo aguacate, mientras que otras la cifran en 824 litros por kilogramo.

En todo el mundo se utilizan cada año casi 3 millones de piscinas olímpicas de agua en la producción de aguacate, lo que tiene consecuencias medioambientales inesperadas. Por ejemplo, Chile sufre ahora graves sequías, que se cree que están causadas por el desvío de agua de los ríos a las explotaciones de aguacate, mientras que en México la demanda de aguacates ha provocado la deforestación ilegal, ya que cada vez hay más agricultores deseosos de beneficiarse de estos cultivos cada vez más valiosos.

Aceite de palma

Desde el jabón a los dulces, pasando por la margarina y el maquillaje, el aceite de palma está presente en casi la mitad de los productos del supermercado, y es un ingrediente habitual en las alternativas veganas, como los helados y quesos no lácteos.

En teoría, cultivar aceite de palma no plantea ningún problema. El problema es que a menudo se cultiva de forma irresponsable, y el rápido aumento de la producción de aceite de palma, sobre todo en el sudeste asiático, ha provocado una enorme deforestación y ha empujado al orangután hacia la extinción. La organización ecologista Rainforest Rescue afirma que cada hora se pierde en Indonesia una superficie forestal del tamaño de 300 campos de fútbol en beneficio de los cultivadores de aceite de palma.

Fruta importada

fruta en avion

La fruta importada puede ser un problema porque a menudo se transporta en avión hasta de un país a otro en función de la temporada. Esto aumenta su huella de carbono, pero ten en cuenta que los «kilómetros de alimentos» por sí solos no siempre son la mejor medida de la sostenibilidad; algunos productos locales cultivados intensivamente pueden tener una huella mayor que los alimentos importados.

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube
  • ivoox

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría