cabecera pau ninja podcast

Mi adicción a YouTube: ingeniado para enganchar

Escuchar ahora
autor del podcast

Autor: Pau Ninja
Último episodio en octubre, 2021

¿Te gusta el podcast?
Entonces te encantarán los episodios premium y la comunidad.

#243. Las redes sociales tienen equipos no sólo de ingenieros sino también de psicólogos y expertos en neurología para que nos enganchemos a sus productos. Conmigo lo han conseguido y últimamente estoy probando como solucionar esta adicción.

¿Por qué es adictivo YouTube?

Es evidente que nuestra dependencia de las redes sociales y de Internet ha aumentado drásticamente. Se calcula que 210 millones de usuarios en todo el mundo pueden tener una adicción a las redes sociales.

Una adicción a las redes sociales se caracteriza por un impulso incontrolable de entrar en las redes sociales y dedicarle mucho tiempo y esfuerzo, que perjudica otras áreas de tu vida. Puede conducir a un aumento del estado de ánimo, de la saliencia y de la tolerancia cuando se utilizan los medios sociales, así como a síntomas de abstinencia y recaída cuando se limita el acceso a los medios sociales.

Esto puede atribuirse al entorno inductor de dopamina de las plataformas de los medios sociales, ya que provocan los patrones adictivos del juego o del consumo de drogas recreativas a través del flujo constante de «me gusta», seguidores y comentarios. Esto se conoce como la economía de la atención; donde la capacidad de atención de los usuarios online es un bien limitado en el cambiante entorno digital.

Sin embargo, YouTube tiene otros factores que contribuyen a su naturaleza adictiva:

Gratificación del contenido

La información es un bien que muchos usuarios online buscan a través de las redes sociales. Este tipo de contenido puede estar en varios medios, como imágenes, texto, emoticonos, concursos, vídeos, etc.

YouTube presenta información valiosa en forma de vídeo a sus usuarios, donde la gratificación del contenido puede incluir también la creación de comentarios y vídeos de opinión. La plataforma fomenta la creación de contenido original y único bajo cualquier género de vídeo. Por lo tanto, hace que los espectadores estén más inclinados a comprometerse con el contenido debido a algunos de sus contenidos educativos que proporciona.

Gratificación social

YouTube permite a sus creadores de contenidos y a los espectadores crear relaciones sociales a través de los comentarios, los suscriptores y los «me gusta». La gratificación social puede ser un factor impulsor para los usuarios online que anhelan la interacción social y que están más inclinados a participar en las comunicaciones online y en el comportamiento de compartir en los medios de comunicación.

La popularidad de ciertos «E-Influencers» ha establecido además una sólida comunidad de fans, que fomenta la ilusión de unión y pertenencia dentro del espacio digital. También da al espectador una sensación de relación y de comunidad al ver cómo se desarrolla la vida personal del creador en el vídeo. Por lo tanto, crea una lealtad del público hacia el creador.

Gratificación del proceso

La gratificación del proceso satisface el entretenimiento, el paso del tiempo y la autoexpresión. El contenido de vídeo en YouTube actúa como una televisión digital, que proporciona diversión y gratificación de paso para los espectadores. También proporciona a los creadores de contenidos la autoexpresión para crear contenidos entretenidos e interactuar con los fans.

Esta interacción aumenta el compromiso de los espectadores y da la percepción de un mayor disfrute de los mismos. La oportunidad de adquirir conocimientos mediante la visualización de vídeos educativos en YouTube anima a la audiencia a seguir viendo más.

Gratificación tecnológica

YouTube es cómodo y fácil de usar. Es fácil de usar gracias a su sencilla disposición y diseño. La página de inicio de YouTube ya muestra vídeos recomendados para que elijas. También es conveniente la ubicación, ya que puedes acceder a YouTube a través de un ordenador, una tableta o un teléfono. Por no mencionar que su contenido es gratuito.

Con un acceso tan fácil a la plataforma, esto motiva a los espectadores a ver, participar y crear contenido en YouTube.

Youtube: Me he enganchado

Lo peor de todo es que te condiciona para recibir contenido.

El contenido es importante, sobre todo si intentas aprender algo, mejorar en tu oficio o si buscas inspiración. Pero también es un peligroso camino de ida. Si estás «programado» para recibir información, todo lo que haces es consumir, un vídeo tras otro. A menudo, sin tener en cuenta su contenido o calidad. Lo sé muy bien.

Ver Youtube puede ser, en el mejor de los casos, informativo y educativo. Pero también puede ser un mal hábito, una pérdida de tiempo y, en el peor de los casos, puede hacerte sentir miserable, al igual que ver a toda esa gente guapa en Instagram con todos sus dientes brillantes y filtros extravagantes.

Casi no uso instagram, por si te lo preguntas.

Así que vale, me he enganchado. Sí, he probado el límite de tiempo por programa en mi smartphone. Es demasiado fácil de eludir. Hace tiempo que Youtube ha superado su propia utilidad en mi vida y ya no puedo justificar que lo vea todos los días, sólo para hacer o ver algo.

Como la mayoría de las cosas en la vida, nada es claramente «bueno» o «malo», sino que necesita una «moderación inteligente». Así que obviamente necesitaba un nuevo sistema.

Las cosas tenían que cambiar

En primer lugar, ya no me llevé el smartphone a la olla. Hace tiempo que borré todas las redes sociales en él, pero seguía utilizándolo para ver Youtube con regularidad.

Uf. Tardé varios días en ser capaz de sentarme allí, ocupándome de mis propios «asuntos», sin sentir la necesidad de ver los últimos vídeos recomendados. Finalmente, mis pensamientos empezaron a derivar de nuevo. Entré en el «flujo» con bastante frecuencia. Como una especie de extraña «meditación» (idea de libro, ahí mismo). Odio tener que decírtelo, pero algunos de mis artículos fueron concebidos en la olla.

Empecé a prohibir mi smartphone y también mi tableta en mi habitación. Una cosa inteligente, que ya estaba acostumbrada a hacer, pero que de alguna manera volvió a ser… débil. A los pocos días de esa prohibición, naturalmente, empecé a leer de nuevo, para conciliar el sueño. Eso es genial, porque leer es más exigente que ver algo, así que me dormí mucho más rápido que con Youtube.

En general, he sustituido «Youtube durante los tiempos muertos» por «leer un libro, durante los tiempos muertos». De este modo, ahora puedo leer cómodamente 2 libros al mes, incluso con una agenda apretada, y me expongo mucho menos a esa pequeña pantalla tan quisquillosa. Es una victoria total, por así decirlo.

¿Pero cuándo veo Youtube?

  • NO para vídeos de gatos (tengo dos gatos, ¿qué pensarían?)
  • NO para vídeos de bromas (los he visto todos)
  • NO para consejos de escritura (prefiero leer consejos de escritura)
  • NO para matar el tiempo (ya he perdido bastante)

SINO para ver TUTORIALES o documentales sobre

  • cómo arreglar mis dispositivos
  • la dieta carnívora
  • guía de tiro con arco
  • Ted Talks

Sigo disfrutando de algún que otro creador de contenido independiente, hablando de películas y libros aquí y allá. Pero eso es todo.

Mi tiempo de uso de Youtube ha bajado de unas 5 horas al día a unas 3 horas a la semana (el tiempo que pasas en Youtube cada día constituye una adicción para ti, es una línea muy personal a trazar).

Puedo vivir muy cómodamente con eso. Sigo disfrutando mucho de los documentales, pero prefiero verlos en Netflix y Amazon y no dormirme, prestándoles la atención que merecen.

Cómo la regulación estricta de Youtube mejoró mi vida

Bueno, para que un artículo ya largo no sea más largo de lo necesario, esta es la respuesta corta:

  • Mejoró mi capacidad de concentración, duermo mejor y me duermo más rápido, tengo más tiempo activo para ser productivo en un día. Mi producción escrita se duplicó.
  • Mi cerebro ha vuelto al «modo de creación» en lugar del «modo de consumo» y ahora escupe activamente nuevas ideas e inspiración para mi escritura (incluso cuando no está en la olla), con mucha más frecuencia que antes.

Conclusión

Yo diría que, si quieres tener una producción constante de tu trabajo creativo, tienes que regular la entrada (de cualquier medio). En cantidad y calidad. Ten cuidado con lo que alimentas a tu mente. El consumo excesivo de cualquier medio puede llevar a un comportamiento de consumo unidireccional en tu cerebro. Incluso tendrás síntomas de abstinencia, si el aporte no se mantiene. Créeme, lo he experimentado.

Será difícil para mí no volver a caer en los viejos hábitos, como con todo lo que quiero cambiar o eliminar, pero mi mente está preparada y disfruto mucho más creando una o dos horas extra cada día, que viendo a alguien hacer cosas estúpidas para la cámara, ganando millones con ello.

Si esta breve visión de una de mis luchas te ha empujado a regular tu uso de Youtube, ¡me alegro de haberte ayudado! Abandonar Youtube es difícil, el aburrimiento puede volver a entrar en tu vida, pero el aburrimiento puede dar lugar a grandes ideas. El aburrimiento en el siglo XXI es poco frecuente, pero merece mucho la pena, créeme. Haz que este sea el año en que recuperes tu enfoque. Regular tu uso de Youtube y dar la bienvenida al aburrimiento de nuevo en tu vida son sin duda dos grandes pasos en la dirección correcta.

Sobre este podcaster ninja

podcaster En internet soy Pau Ninja y aunque tengo muchos blogs de mil temáticas que me parecen interesantes… Sólo tengo un podcast. Este. En la senda hacia el conocimiento cambié la katana por un micrófono para combatir la sed de curiosidad.

Más episodios de esta categoría